Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
¿A. JB C, J U E V E S 8 DE MARZO DE 1917. EPICÍONÍ 2. a PAG. 11. ferentes á la acción de los submarinos. Ya hicimos constar que el ministerio francés de Marina, ha suprimido esta información, y tampoco el Almirantazgo inglés da cuenta detallada de los torpedeamientos. Es de suponer, $i n embargo, que 110 que. darán en el secreto los resultados de la campaña submarina; y de todo lo que autorizada y fidedignamente se publique en la Prensa extranjera y en las revistas marítimas daremos cuenta á los lectores de A B C. La mejor mantequilla q PIRINEOS. GUERNTOA (VIZCAYA) Depósito: Hernán Cortés, lák Teléfono 5.307 NOS UNTO VZCAY Riquísimo bonito salmonado en escabeche. Latas á kilo y 1 2 kilo. En todas tiendas. Conservas Albo LOS PQRERES PE W I L S O N Y LA CUESTIÓN CONSTITUCIONAL En virtud de la Constitución, el presidente de Los Estados Unidos es jefe del Ejército y de la Armada y tiene ao sólo el derecho, sino el deber de tomar la iniciativa en lo que concierne á las medidas paira la defensa y la protección de los subditos norteamericanos. Cierto que á las Cámaras únicamente incumbe el declarar la guerra. Pero ahora no se trata de la declaración de guerra, sino sóh de aplicar medidas de carácter defensivo de que el presidente no puede prescindir, pero para las cuales convenía la cooperación del Congreso, porque podían acarrear la ruptura de hostilidades. I e todas modos, Wilson, con el beneplácito de la Cámara, por 403 votos contra 13, en k relativo al armamento de los buques mercantes, y aunque sin la venia del Senado, ha hecho que se remitan 2.750 cañones para los barcos mercantes. Desde luego las Cámaras, aunque no han votado los poderes, han votado los créditos. Aunque acaba de expirar la legislatura y Ihasta Diciembre no debe funcionar el Congreso elegido el 7 de Noviembre último, el presidente puede hacer convocatoria extraordinaria de esta nueva legislatura para obtetoer los poderes que la antigua no le ha poncedido. Sabido es que el Senado se renueva por berceras partes, y la Cámara de los representantes en totalidad cada dos años. Las elecciones del 7 de Noviembre puede decirse que no han alterado la composición del Senado; pero con la Cámara ha desaparecido la gran mayoría democrática y casi se equilibran los dios grandes partidos. No parece que el presidente, Wilson quieta renovar ante el nuevo Congreso su petición de plenos poderes; pero, según noti. cias, de Washington, los amigos del presidente han manifestado á diversos senadores que de ningún niodo sería declarada la guerra sin haber convocado al Congreso en sesión extraordinaria. París 7, 6 tarde. Comunican de Washington que, reunido ayer el Gabinete en la Casa Blanca, discutió ampliamente cuál podía r er la actitud de VMIKHI desde 1 punto de vista constitucional. Además del procurador general. Kan sido asaltados enrnentes juristas. Tojos han convenido ei que el presidente debe usar en toda su plenitud los derechos que le concede la ley, sin que solicite atribuciones especiales del Senado, mientras no se modifique el reglamento de esa asamblea. EL RMAMEfcT- -DE LOS BARCOS M E R C A T S París 7, 8 mañana. De Nueva York comunican al Matw que Wilson ha solicitado del procurador generad (atforney) que representa la más elevada autoridad jurídica norteamericana, que le informe en el término de veinticuatro horas si legajmente puede prescindirse de la ley, de 1819 prohibitiva del armamento de los buques mercantes. El procurador general, Gregory, ha respondido, antes de que finalice el plazo, que todos los juristas norteamericanos están de acuerdo en que no debe tenerse en cuenta la vieja ley de 1819, según la cual los buques mercantes norteamericanos no debían atacar en ningún caso á los barcos de una potencia enemiga. Ahora bien- -agrega ese funcionario en su informe- Alemania no es nación amiga de los Estados Unidos, puesto que entré ambos países no existe relación ofi- x cial alguna, y por otra parte la ley de 1819 fue promulgada con motivo de una situación internacional que hoy no existe. Wilson preside en este instante un Consejo de ministros. Los de Marina, Guerra, Hacienda, Negocios Extranjeros é Interior opinan que el presidente debe desvanecer suiescrúpulo jurídico y autorizar el inmediato armamento de los buques mercantes. La determinación del presidente, que se aguarda de un momento á otro, créese que será favorable al armamento de esos barcos. EL PROBLEMA IRLANDÉS El corresponsal de un periódico íi anees ha comunicado desde Londres lo que sigue: En, la Cámara de los Comunes, T, P. O Conner presentará una proposición para que se concedan sin demora á Irlanda las instituciones libres que á ese país se tienen prometidas desde hace tanto tiempo. En el debate que se entablará sobre esa moción, sir John Lonsdale, jefe de los. unionistas del Ulster, presentará una enmienda en la que reclame la aplicación á Irlanda de la ley de Servicio militar obligatorio. Será, pues, un debate muy animado. Según el Daily Mail, Mr. Duke, ministro de Irlanda, ha examinado atentamente la situación á instancias del primer ministro. Además, parece que Lloyd George ha prometido á los nacionalistas que el Gabinete de Guerra se ocupara especialmente de la cuestión. Afirman los nacionalistas que, en lo sucesivo, sólo podrá gobernarse á Irlanda por algunos de estos dos métodos: ó mediante la concesión del honte rule y de instituciones libres, ó con un régimen de coerción. Ahora, que la actitud de los Estados Unidoshace más necesaria que nunca la pacificación de Irlanda para que los naturales de este país residentes en América del Norte puedan influir en favor de los aliados. NOTA DE AUSTRIA- HUNGRÍA Como se recordará, á la vez que el Gobierno alemán, el de Austria dirigió á los neutrales una nota comunicando el bloqueo submarino. Había ea el texto de esta nota alguna diferencia respecto del alemán, y esto determinó e: que Norteamérica aplazara la ruptura con Austria y demandase algunas aclaraciones. Austria- Hungría contesta, ahora con una nota sosteniendo que los barcos mercantes no pueden llevar cañones, y, por lo tanto, si los llevan, no pueden aspirar á que los buques de guerra, y entre ellos el submarino, se les acerquen pacíficamente, sino que deben espexar siempre la agresión, Sostiene que, según el Derecho universal, no se ha permitido nunca que los buques mercantes se opongan al derecho de captura por los barcos de guerra, y que todo buque mercante armado está considerado ante el Derecho como corsarios, y están sometidos á la destrucción. Recuerda que, en la segunda conferencia de la paz, que se ocupó de todas las cuestiones del Derecho de la guerra marítima. no se hizo mención alguna áe! armamento de barcos mercantes. Hace constar que Austria- Hungría ha mantenido sus buques mercantes sin armar, y avisó oportunamente á los neutrales para que no confiasen á los barcos arma- dos sus personas y sus bienes. Y, por último, declar que, no obstante todo lo dicho, los barcos de gueria austrohúngaros que encuentren un buque mercante enemigo armado le darán un aviso, si la situación lo permite, y tendrá en cuenta el salvamento de las personas. Londres y, 6 tarde. La impresión dorni- nante en Washington respecto de la nota, austro- húngara es que Austria, adhiriéndose expresamente á la teoría alemana de la guerra submarina, desea, sin embargo, evitar la ruptura. Las autoridades oficiales se inclinan á creer que el Gobierno no romperá las relaciones con Austria, sólo porque Austria sostenga la tesis germánica referente á la guerra submarina. LA SITUACIÓN FRENTE OCCIDENTAL El parte inglés menciona nuevos progi eJ sos de sus tropas en las cercanías de Bipav. i me, que las aproximan á la estación de Achief. También dice que han realizado un rcid sobre las timcheras enemigas al Este de Bouchavesnes. En el pequeño croquis adjunto puede apreciarse cómo marcha el envolvimiento de la ciudad, cuya suerte preocupa tanto á todos los escritores militares. Un traio grueso marca el frente de los ingleses, EL A 1 AOUU IXGL. ES A BAIMtCME