Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Jg WIII i cio público. has para evitar, tó deságradafoles y lufd 4 el trabajo. VEÍ señor vizconde de rectifica; v ilSéillaOjóbieniiS 5i absgv I pártído co seryadqr dos anos antes, entonces formaban parte del Gobierno amigos miy, gni cad os dej Sr; -Sánchez de Toca; Seocupa; también, íoFgrañ: fcofflpeteíicias! de los batallones de. cazadores alpinos. 1 Ej señor ministro de la GUERRA le con- t e s t a c o nb r e v e d a d Insiste en iue a, las farailiaS Jde los otee- reí ierro Xjar jos- católicos se les hace imposible; la existenciá por el boyeoít que les hacen los de Ja Union general de ferroviarios. De eso tiene la culpa el Gobierno, porque sigue, una política de excesiva tolerancia con ciertos elementos, la consecuencia inihc diaía de lá- cuales la- relajación d e la disciplina social y la permisióar de que seas ¡perseguidos ¿sos elemerstos áe -orderí y vejados eri su dignidad y en sus más sagrados 1 interesesiporloá; ¡pérturbadofes de profesión. El Sn RUIS JIMÉNEZ: Yo, -tengo gue atenerme á los preceptos de- la ley. Nó puedo eiercer: jnás que unái. acción previsora y restricta- dentro de ciertos límites. El Sr. JÜN. 0 (al vizconde de Val de Erro) Los requ s católicos? tiran piedras y tiros v hasta datí- puñaladas. El señor vizconde de VAL, DE ERRO: ¡Yo- no hablo e n nombre de los re wtés, sino de los obreros católicos. El. Sr. SAN- Z ESCA TIN (al Sr. -Ju 11 py) ¿Qué es so de os requeiésf Expliqúese S. S. ¿AVquién- tiran? ¿Cómo, y c u á n d o? i1 -ú ¡v -v v El señor margues de ALHUCEMAS corta; este incidente: con gran oportunidad. E 1 señor ministro de, la GOBERNACIÓN termina afirmando que al Gobierno no puede, alcanzarle responsabilidad alguna por los hechos denunciados) Si cayeran éstos dentro del Código penal y- no los persiguiera y castigara, entonces podría exigrrsele responsabilidades. El Sr. SÁNCHEZ DE TOCA: No pensaba- intervenir en este- debate. Pero, en vista de. la última declaración del ministro de la Gobernación, eludiendo su- responsabilidad en actos de violencia realizaidos como consecuencia de la pasada huelga ferroviaria, tengo necesidad de levantarme á hacer constar que el Gobierno paga ahora sus culpas. Una de éstas fue la. de suspender las garantías constitucionales por decreto, estando reunidas las Cortes, y otra, la de entrar en tratos con las representaciones obreras p ara romper los expedientes incoados por os lo Tribunales militares, que habían restablecido el orden y la disciplina social. El Gobierno obró con gran ligereza con- cediendo a los elementos de perturbación tina beligerancia en. el trato de potencia k potencia, de lo cual es corolario inevitable esa actitud que ahora da por- frutos- sucesos tan reprobables como los Renunciados por el vizconde de Val de Erí o. i- Eso no tiene otro nombre que íelajacióa de la disciplina social, y de esto es resporr, sable 1 o Gobierno. El señor ministro de la GOBERNACIÓN se sorprende de. la catilinariaque dirige al Gobierno el Sr. Sánchez de Toca. No parece ese proceder como nacido en, hombre Xi gobierno, representante de un partido de orden. No le sL- rprendería que de ese modo Hablara el jefe de los socialistas, Sr. Iglesias, El Gobierno se vio precisado- á suspen der las garantías constitucionales obligado por un- estado social! anárquico que originaba- la- huelga ferroviaria, complicada con la Üe ipincros de Asturias y eon la aparición de pasquines amenazando al Gobierno. R l decreto- de suspensión, es decir, el procedimiento utilizado para suspender- las v; rj? raiTt- ías no puede -ser- censurado por ei ST. Sánchez de Toca, porque estaba redac- -t do- én- ios. -mismos términos, que el que A su tiempo, el señor vizconde de Val de Erro, dé- aciiérdo con el ministro de la Gobernación, explanará la interpelación correspondiente á este asunto, y entonces el debate se. desarrollará con toda amplitud. El Sr. JUNO Y: Sólo quería contestar al generalísimo de Jos reguetés, D. Cesáreo Sanz Escartín. El Sr. SANZ ESCARTÍN (D. C. Yo no- soy generalísimo de. nada Los requetés son una organización dentro del partido jaímísta, que cumple fines determinados. El Sr. JUNOY- formula en seguida un ruego al. ministro de Gracia y Justicia acerca del alcance del proyecto; de ley de amnistía. Eí Sr. ROJG- BERGADA anuncia una interpelación, sobre protección al; trabajo doméstico. ORDEN DEL DÍA Se vota definitivamente el proyecto ley. -sobre pbvencio. nes de Aduanas. REFORMAS MILITARES Continúa este debate. El señor. general OCHANDU ¡nace oportunas observaciones á la base 1 tercera, que trata: de- la. constitución, del Ejército de primera línea y de su distribución en divisiones prgámeas. l Le contesta, por la comisión, el señor LÓPEZ PEREGRINV t 7 El GENERAL solicita que se auméntela Caballería en la cuenca del DueEOj oponiéndose 3 a comisión, -por falta- de recursos, El sdjípr arzobispo de TARKAGONAV p a r a alusiones. El Sr. SEDO propone ue se conceda á los- obreros de las industrias- metalúrgicas Ahora, en lá. crítica; siíiuación. én. que. iips los mismos beneficios en, -cuanto: ái servicio encontr bamos, tós íaómentos apremiaban. militar que- k ios picadores de carbón en ías Hace una exposición detallada dea. ori- ssináa carboníferas. gen y desarrollo de las negociaciones- que, A s- tt- juicio, para; contar oonttir- Ejército á jsti juicio, estuvieron justificadas. qu e responda a las exigencias de- -la defenCree que. se ha tratado al; Gobierno. con s a d e la. Patria es preciso, indispensable, gran injusticia, y- se pope, á la disposición una potente industria militar privada j capazde. los senadores para discutir extensamen- -de- prestar al Ejército cuantos, elementos- te este asunto, pues el- debate de hoy sólb de combate necesite. -i ti en- e carácter episódico. El señor ministro de la GUERRA- decla El Sr. SÁNCHEZ DE TOCA duda de r a que esta discusión debía haberse plaiique le convenga al Gobierno un debate so- teadó al tratarse de la base son esponáie- e bre esta materia- á las industrias- militares. Recuerda que cuando las autoridades mi- Sin embargo, se; -anticipa á iiíaus- íestarse Miares habían resuelto la huelga ferrovia- de acuerdo con el Sr. Sedó en que debe viria- fue cuando el Gobierno procedió en la gorizarse y fortalecerse la indusíriíf- miliíar, forma- que ahora se lamenta. base de- un buen Ejército. Hay que desvanecer la leyenda de que v. A éso tiende este proyecro, y se debavirá es ahora cuaaido se. ha reconocido persona- á. su debido tiempo. lidad jurídica á fios Sindicatos de obreros, El Sr. AMÁ 1 1 para alusiones, se ocupa Eso estaba ya consignado y reconocido ampliamente de la ley de Reclutamiento y- reemplazo del Ejercito, señalando sus deen las leyes sociales Tenía razón el Sr; -Gúllón cuando afir- fecto? y, sus omisiones. Juzga necesario que se haga cumplir. eon maba que vivimos acéfalos, sin dirección ni toda severidad, pues no debe, tolerarse que organización. Rectifican los Sres. RUIZ JIMÉNEZ, ningún ciudadano eluda el cumplimiento de SÁNCHEZ DE TOCA y VAL DE ERRQ. sus deberes militares- para con la- Patria, El señor marqués de ALHUCEMAS estando en condiciones legales para ello. Advierte á la comisión y al ministro que ruega al Sr. Juñoy que aplace intervenir hasta que se regularice el debate pues el con 22 compañías de Intendencia d ej; an. desdesarrollado- hoy tiene que suspenderse, organizado el- Ejército pues con esas co m- pañías. só. lo no puede atenderse el continporque es irregular. gente general n ¡las divisiones, ni en paz ni, Cortés. Í K- V v en guerra. iYlno acudió par idó cpiiseryador- alas El señor- ministro de la GUERRA pro- ü nuncia breves palabras de réplica. i E! Sr. IZQUIERDO retira una enmierida presentada á la base cuarta y anuncia: que acaba de entregar otra á la comisión. Se suspende este debate y se. levanta la sesión á las siete y media. DESDE LA TRIBUNA: Encuentra un contrasentido eñ lá. distribución de ametralladoras á las tropas- de Caballería. Jístima- que, al contrario de Ip qu se consigna. en el proyectó, se defe; conceder tina ametralladora más á las unidades de Caballería independientes que á las divisionarias, pue estas tropas están fortalev cidas por lá aftH ería de montan -nuestros Todos los españoles estamos desacuerdo en asegurar que las cuestiones diplomáticas- son en estos tiempos las que más deben, interesará la nación. Buena prueba de ello es que en, las. candidaturas que la fantasía periodística ó popular lanza para ese- Ga. bínete nacional de: que aíocadamente se viene, hablando, se. cuida de designar para el ministerio de Estado un hombre- prestigió- so. El propio conde de Romanones cuidó dé hacer valer el nombramiento del Sr. Villanueva para tal cargo. En esta unanimidad de pareceres y de ansiedades, llega el jpre- supuesto de reconstitución nacional. Después del Sr. Villaiiueya el. Sr. Gimeno estudió detenidamente, los asuntos diplomáticos. Estos, desvelos; de ambos prohombres han cristalizado; con grandiosa sencillez, con laconismo admirable en es as palabras que; constan en el estado explicativo de la inversión de, los fondos que se solieran para reconstituir la. Patrfci Sección: segunda. Ministerio- de Estado. Para adquirir la casa pars, ia Legación de E t ó a? a Ijáo ¡Y; aquí una. linea de puntos suspensivos nos conduceíi á una. cifra: 400.000 pesetas El presuptiésto de iPecpnstitación. no dice stíás. BSQS puntos suspensíyos nos Jievan á la felicidad como llevaron á Pulgarcito hasta su casa ias medrepitas blanéas con que faé inafcan 4 Q á camjiip caán 4o. sus quisieron exiraífia o- en EjSíainc