Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
JL? LUNES PE. DE 11916. EÍ IgiION 1. PAG. 9. tregaba, se rendía plenamente, cod todaá sus fuerzas, con toda su sangre. Momentos antes de sufrir, la operación, quirúrgica, cuando, la agravación de su enfermedad hizo necesaria intervención, pidió un espejo, y al contemplarse con las mejilias hundidas, la faz demudada y lívida, exclamó, rebordando las palabras de Hamlet en el, cementerio: ¡Pobre. Yorik ¡Quién sabe si en aquel momento, llevado de la preocupación de su arte, en quiea todo fue sinceridad, -no trataba- de retener en su memoria aquel gesto torturador para reproducirlo algún día sobre la escena! Porque Tallaví, que con admirable ente- reza, ha soportado su enfermedad, no vis- lunibr. ó. hasta los últimos momentos, precedidos de una horrorosa agonía, que pu- diera morirse. Por el contrario, confiaba en que muy pronto estaría en condiciones de trasladarse á la sierra dé Toíbx, donde sé repondría, y allá para. Mayo, pensaba reanudar su campaña, que había sicb; bri- ttantísima, en Vaüadolid, Salamanca y Zamora, de donde pasaría al Noroeste y. Ñorte de España, para terminar en San Sebastián. Pero en- Zamora, la últíiriá. noche qué traba jo, y de- donde rápidamente- hubo de trasladársele, á Madrid porque ya lié- vába. varios días sin que en: su estómago pudiera: ingerir ni una gota de aguja, para que pudiera concluir la representación hubo necesidad de suministrarle dos inyecciones de cafeína. Tallaví ha muerto en la plenitud de su triunfo y en el apogeo de su vida, á los cuarenta años. De sus grandes éxitos, Hamlet. Espectros, El cardenal, Tierra baja, Magda, El abuelo y tantos otros, no podremos olvidarnos. Con emoción, con el más profundo desconsuelo escribimos estas líneas, porque no sólo nos unía á Tallaví un sentimiento de admiración por su arte incomparable, sino que también lloramos al amigo, al hombre bueno, sencillo, cordial, efusivo, al que placía más que todo vivir en la íntima confraternidad de unos pocos, pero leales Camaradas. Tomás Borras, Manolo Merino, Rafael Barón, no le han abandonado un momento. Ellos íian sido áus buenos y solícitos enfermeros. Santa paz disfrute el eximio artista, con quien tan implacable se mostró la vida. Al morir, tan gran vacío deja en la escena española como en nuestro corazón. El entierro, que será hoy, á las tres de la tarde, constituirá seguramente una expresiva manifestación de duelo. BESUMEN SEMANAL DE TODAS PARTES LOS CONCURSOS DE A B C No todo había de ser regocijo en un tan hermoso. como el d e á j í SOTAS NECSOLO- CIGAS, A B C abre un concurso. para premiar, el mejor trabajo periodístico inspirado en el siguiente asunto: Tallaví, que. supo de muchos, dolores, de EVOLUCIOKr. EN LA MANERA DE mucfras ingratitudes, y de muchas ínisérias, VER EL QOT O TE DESDE SU APARI- ha muerto cuando, la vida, -menos hostil y menos implacable, descubría á sus ojos riCIÓN HASTA NUESTROS DÍAS. sueños horizontes. i- Los concursantes deberán. ajustarse á las La energía, de, su temperamento, su. fe siguientes bases la convicción Primera. Los trabajos han de ser. iné- ciega, segura, en el triunfo, llegar, sé imíntima que Tallaví tenía de ditos y rigurosamente originales, y su ex- pusieron alfin; pero en el largo y doloroso tensión ño podrá ser superior á la de tres camino, ¡cuántas inquietudes conturbaron columnas de A B C. (1.650 palabras; apro- su alma! ximadamente. Tallaví, que fue por, muaho tiempo disSegunda. Los autores, entregarán sus cutido, -tuvo que. luchar con la indiferencia originales en la secretaría de A B C, Serra. de los públicos, qué, lejos de, admirar á no, 55, los días laborables, de tres á Siequien honraba el, arte dramático, español te. de la tardé, ó los enviajan por corred á con el noble eimpeno; de incorporar á su. rela misma secretaría, escritos. á máquina y pertorio las obras maestras de. la- dramaturseñalados con un lema que debe. ser iguail al gia universal, entendía que era un atrevique llevará un sobre, cerrado que contenga miento y un vanidoso alarde. Y como se su nombre y dirección. le juzgaba así por entonces, lejos de senTercera. El plazo de admisión de los tir la placentera caricia, del estímulo, veía trabajos expirará el 31. de Marzo próximo. derrumbarse todas sus ilusiones ante aquel Cuarta. Un Jurado compuesto de emi- mortificante desvío de las muchedumbres. Y así, por unos años, en su errabunda nentes literatos y periodistas, cuyos nombres no se harán públicos hasta que lo sea. vida farandulera siguió, hasta que poco á su fallo, -elegirá los trabajos- acreedores á poco, con la obstinación del que está cierto de vencer, lentamente, pero asegurándolo los premios. Quinta. Se otorgarán: un premio de con firmeza, á pulso, obra por obra, fue lle 1.000 pesetas, un segundo de 250 y un ter- gando al corazón, del público y adueñándose con la, tiranía del talento de su voluntad y cero de 100. Sexta. Los trabajos premiados se publi- de sus simpatías. Tallaví, en su- última temporada del Escarán en A B C. pañol, breve, pero enaltecedora de su fama, y recientemente en el Infanta Isabel, había NOTAS RÁPIDAS consolidado su nombre, ya indiscutible como uno de los actores más preclaros de la escena española. El teatro de Ibsen y de Tiempo suculento; Madrid, loquito de Sudermann de Shakespeare, más. expresivo tenía en, él su alegría, se entregó á las ocupaciones pro- Verbo. pias de su sexo en día de fiesta y de sol. Actor de facultaLos quintos de este año, sorteados en la des, Tallaví enormes y complejas y desde en toda la lira, mañana de ayer, festejaron el número alto las cumbres vibrabatragedia. en la que esde la ó bajo, obtenidos con iguales transportes de plendía el relampagueo genial de su arte, júbilo: canturreo, guitarreo, copeo y ten- hasta la apacible comedia de cómicos tonos, te tieso. Los alpinistas formaron nutrida de la que era natural é ingenuísimo intérromería á la sierra, donde hubo sol, nieva prete, todos los géneros de la dramática le para resbalar, júbilo, expediciones en bu- fueron familiares. Tallaví, que no era un rro y tumbos. actor de improvisación, sino de reflexivo y Solemnidad magna, la de la Biblioteca documentado estudio, sentía un gran, entuen honor del Gran Capitán, con asisten- siasjnq por su arte, que aquilataba en sus cia del Rey y elocuentes discursos del ge- más nimios detalles, analizando y viviéndoneral Primo d e Rivera, el obispo de Sión los personajes mucho antes de representarlos. Visitaba muy frecuentemente hospitay D. Antonio Maura. Acontecimiento delportivo, el del parti- les y casas de salud ipara observar de cerca do futbolista definitivo para alcanzar el cam- los casos patológicos que había de reprodupeonato de Madrid (región) Público in- cir después sobre el retablo; sé asesoraba menso: contendientes, el Atíüetic y el Ma- de los m ás afamados especiaKstas, leía y drid Club, y triunfante, éste, que izó en consultaba los mejores tratados, y esto le su campo el pabellón entre las salvas de permitía dar á estos personajes tan conciencia estudiados una enorme sensación de ordenanza. Inauguración de la temporada taurina en realidad, el escalofriante i efecto que nos la corte y sus arrabales, pero nada más produce la última escena de Espectros, aquel que con cuatro novilladas. La principal, grito desgarrador át Oswaldo. El público en pje aclamaba con frenesí animada en la sombra, con emociones, pero al gran, actor, maravillado, y Tallaví, autosin hvíe. La política, á peces, para mayor satis- sugestionándose para conseguir aquella de- soladora impresión de rerisína, editaba tan facción popular. Dolorosa noticia de última hora de la intensamentek sus nervios, que jnás de una tarde, la del fallecimiento del excelente y vez le ocasionó tan violenta crisis que fue precisa la intervenc ón- facultativa. Se enpopular actor Talía í, rTALLAVI MADRID AL DÍA LA SALUD EN MADRID El estado sanitario de Madrid durante la semana anterior fue el mismo que viene observándose desde hace tiempo. Fueron numerosos los padecimientos catarrales y reumáticos. Las defunciones por tuberculosis, catarros crónicos del aparato respiratorio y lesiones orgánicas del cora- 2 Ón han, constituido ia cifra mayor de Afijas. Los ataques agudos han sido escasos, y algunos se han caracterizado por su rápida malignidad. Pocas infecciones eruiptivas y escasas las de naturaleza tifoidea, paratiíoidea y de tifus exantemático. La viruela es la que sigue con algún aumento. En la infancia siguen presentándose los catarros y las enteritis con alguna abundancia. Las fiebres eruptivas son también escasas en número, y generalmente bc nignas.