Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
5 JS DE ESPECTÁCULOS y compartieron con los autores los aplausos Josefina; Nesíosa, Hortensia Gelabert y lo Sres. García Ortega, Gatuellas y Calle. APQLO. LA ÉSTRE. Asi llama Arruches á una zarzuela, en tres cuadros, inspirada, según dice el. cartel, en un cuento. extranjero. Este cuento por loque nosotros, anoche pudimoy ver, es Bola de sebo, de Maupassant. Arniches es un autor muy hábil, probado lo tiene en su ex- tenso repertorio, y esta habilidad, la confianza en sí mismo, le lleva á veces, como ahora, á empresas arriesgadas, á intentos peligrosos, á abordar con un alarde de técnica los asuntos más delicados. Indudablemente, Arniches, como persp- na culta y de buen gusto, quedó encantado leyendo Bola de sebo, ese cuento admirable, acaso. el mejor de la maravillosa colección. de Maupassant, y, sugestionado coa la lectura, pensó llevarlo al teatro; La estrella de Olympia es el fruto de aquella inspiración, y aunque Arniches, puso en la obra cuanto de teatro sabe, y es mucho, -el cuento queda- reducido á unas escenas hábiles, en las que se pierden todas las emociones, todas las bellezas de la obra que lo inspiró. Arniches ha visto la obra por el lado cómico y sorteando delicadezas, retorciendo frases y desquiciando situaciones, hizo rélr con los dichos de unos personajes que hablaron la obra como si fuera. un saínete. Es, -en definitiva, un cuento. de Mawpassant co mentado por un tipo de López Silva, La música, de La estrella de Olympia es de Rafael Calleja; se repitió un numera del tercer cuadro, que es un inspirado pasodóble, cómicamente accionado, con marcado sabor de numero de opereta. Interpretaron la obra con gran acierto. Erhilia Iglesias, Rafaela Leohis, Carmen Sobejano, la Moreu, Casimiro Ortas, Fis ii che r, Gorgé, Rufárt y García Valero. i Al. finarsalieron á. escena los autores La obra, muy. cuidada y bien presenta- ida: se estrenaron tres decoraciones de Mu AS T ífiíKNANDO EN. EL, TEATRO DE LA PRINCESA 1 DÍAZ D E MENDOZA Y MARÍA GUERRERO (CARICATURAS P O R- Í R E S N O) EN -E ZARZUELA. EL DELITO llevado á escena, dos escritores de 1 gran temprolija labor en el- libro y Es el drama estrenado anoche, drama de peramento cuyaexcusa todo elogio: García en el periódico pasión- y desangre, á Ja- manera violenta y Sanchiz y Fernández Ardavín, ctiya prerápida del teatro siciliano, rudo y fiero. sencia en escena fue. requerida por él ptibliMiguel y Amparo se conocen en un obra, co. al final de los tactos. dor de alfarería, donde ambos trabajan. El primer acto se desenvuelve, con natu Pronto se establece entre ellos una recí proca simpatía, á la que sucede un. más ralidad y está dialogado ágilmente; el segundo es de. dramática; encendido sentimiento: el amor. Pero Am- el tercero y elsobria intensidad fundirse en epílogo jpáro, con sus vacilaciones, con sus resef un solo acto, ya que eldebieran virtualmente drama riel vas, bien nos da á entender que hay en su pudiera B A R B I E R? E N S U E R O pasado algún secreto que le impide aceptar más, y- condensarse en dos actos. Por lo desalvo algunos ligeros reparos, traYa- tiene la empresa del popular coliseo resueltamente aquella felicidad que Migue tándose de una primera producción, hay que de Bárbieri su correspondiente participa- i le brinda, Amparó: lucha, corrió temerosa reconocer que García Sanchiz y Fernandez de que, algún día la fatalidad destruya, la Ardavín descubren en El- delito -muy exce- ción en el gordo de Pascuas. Y no es que naeva vida que el amor y la confianza de lentes condiciones. Representaron ¿1 drama haya jugado precisamente en el 48.685; ¡pero, ü 5 puesto su dinero- en otros núme- Miguel le prometen; pero, al- fin, accede, Se casa y. Ja íeli? pareja ve colmada- su veiiíura, que trae ai poco- tiempo sobre jequel hogar uña! nueva alegría: un hijo. El fantasma que. torturaba el corazón de Amparo parece haber huido, ya que en ella reSác- ieron- la confianza, y la calma; pero, súbitamente, la- torpe iusidia de un mal hombre clava en Miguel la fría hoja de un puñaL Entre Amparo y él se interpone algo despiadadamente implacable y fatídico: la 3 ey. Amparo está: casada con otro, con un presidiario, del que se separó avergonzada, y al que nunca pudo; querer. Pero este ¡hombre se presenta- de improviso, reclapáadola, haciendo valer sus- pretensión, que 1 este paso le autoriza su Suero. Miguel, sftie conoce por Amparo toda la. verdad, no it resigna á desprenderse de su amor, á separarse de. ella, y se dispone bravamente éotttra todos, contra la mispa ley, que quiete arrebatarle- lo. que considera como suyo. Amparo es recluida y condesiada. Miguel séit fin á su trágico infortunio cobrándocp? i- la vida de su rival la justicia por- sti 1 EATRO CERVANTES lía $2 SK 4 A fB ClTSA DE LArtrcyTC C m f