Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A BC. MIÉRCOI ES, i DÉ SEPTIEMBRE DE 1915. EDICIÓN 1 PAG, ia. ra dispondría de más facilidades para de: ir la ultima palabra que en el caso de per tianecer neutral, ya que en todo momento lodría amenazar con su, retraimiento de la ticha. Extensamente trató el ministro el tema íe Bélgica, aunque no afirmó, como lo hizo más tarde en la Cámara, de los Comunes, que Inglaterra no t oJia ser simple especta. dora de nuestro intento de avasallar no sólo Francia, -sino Bélgica y los Países Bajos. Añadió en seguida que acaso me importaría tener conocimiento de que si los hechos no se desarrollaban en la forma que esperaba nuestro partido militar, ó si, como deseaba él mismo y muy sinceramente? anhelábamos también nosotros poner rápido fin á una guerra que tan fatal había de- ser á- Europa, hallábase dispuesto, mientras continuara en el Poder, á mediar á favor nuestro. Lejos de su espíritu- -prosiguió- -toda idea de aniquilar á Alemania. Su único deseo era el restablecimiento de- la paz en el plazo más breve posible y bajo aceptables condiciones. Y, por último, la limitación de la catástrofe que amenazaba, al mundo civilizado. Hice notar á mi interlocutor que el papel de arbitro podría desempeñarlo mucho más fácilmente de no abandonar- Inglaterra la neutralidad. Sir Edward Grey replicó que, á su juicio, la participación de la Gran Bretaña en la lucha pondría término á ésta más pronto que si permaneciera neutral el Reino Unido. DE TODAS PARTES INFORMACIÓN VERANEANDO- GENERAL NOTAS RÁPIDAS DESDE SAÑ SEBASTJAN ct ATR 0 COSAS MADRID AL DÍA Tributados los correspondientes honores y hechas las descargas de ordenanza, Agosto recibió cristiana sepultura. Descanse en paz el finado, y que no observen peor conducta los meses sucesores. Muley Haffid, ex Sultán de Marruecos, nos honró con su visita. Con curiosidad infantil observó las complicadas tareas de nuestra maquinaria, interrogando con la mirada más que con los labios, y re filando en ella inteligencia y bondad. Es todo un simpático que dicen los franceses, y conste que no es esto procurar una mortificación al noble desterrado, que sólo pierde su impasibilidad si se le habla de Francia. Haffid fue visitado más tarde por el presidente del Consejo en el hotel que le sirve de albergue. Llegó de San Sebastián el ministro de la Gobernación, y no trajo más que aires de yodo de la Zurrióla. A buscarlos marchó el ministro de la Guerra, que había suspendido la noche anterior su viaje. El jefe del Gobierno tuvo pocas cosas que decir: que de lo. de! Real no hay nada acordado en definitiva, pero que se hará algo, si no para Pascua, para Navidad. Los Reyes regresaron de Covadonga á Santander, Ert San Sebastián hubo banquete d magnates liberales. -El tiempo, en Madrid, marca extra. Por la noche, clausura del Retiro, p lo mismo que el tiempo es inmejorable. El duelo, gorra en mano, se despidió en la Puerta de- Hernani. UNA VISITA Regocíjaos, buenas almas que. veraneáis en Recoletos; San Sebastián sabe también lo que es calor. Durante la semana que acaba de expirar, á poso si expiramos con ella los- buscadores de. fresco. Ahora es cuando me he convencido de que la columna termométrica dé la plaza de Guipúzcoa está pintada para no alarmar alguna que otta vez al veraneante incauto; pues, á pesar de; lo que decía ese termómetro la temperatura de estos días atrás 1 aa sidp impropia de la estación veraniega q ue- ños cobija. Por aquí se escuchaba á todas, horas la consabida exclamación: ¡Uf, qué calorazo! ¡Cómo estará el asfalto de la Puerta del Sol... Y es que el madrileño piensa siempre- i Madrid: con diversión ó con aburrimiento, con calor ó con frío, qué pasará en Madrid. ¿qué le dicen á usted de Madrid? ¿ha visto usted lo que cuenta Fulano de Madrid? ¡Madrid, Madrid siempre... El veraneante- cortesano es como el novio que está de monos se ha distanciado de su Dulcinea, la ha dejado para flirtear unos días. con otra; pero se pasa el tiempo preguntando por éUay hablando de ella, pensanIJQÜIDACIOX FEUGBOSA do en. que muy pronto volverán á arre Según cálculo del Instituto bancario sui- glarse Por eso os digo, hermanos que seguís zo, los aumentos introducidos por los gasen la corte: Regocijaos, que aquí también tos de guerra en la deuda de cada nación representan hasta ahora la siguiente cuo- hace calor. Claro que esta alza. en la temperatura es ta para cada ciudadano: sólo los aumentos de la deuda, sin repartir la que existía an- tan fugaz como aquella neutralidad italiana. El Sindicato de Iniciativas no podría tes de la guerra: consentir que durase. 80 francos en Suiza. Pero, al cabo, ¿qué importa la inclemen 134 en Hungría. cia del tiempo? ¿No hemos venido á diver 196 en Austria. tirnos? Pues ¿á quién le queda un instaníe 260 en Alemania. libre p. ara pensar en el calor? 340 en Francia. El número saliente de la semana tuv o 505 en Inglaterra. por escenario la magnífica posesión de los ¿Qué pasará después de la guerra, cuan- señores de Brunet. A, festejar el santo de fo la liquidación de los. gastos, mucho ma- la encantadora dueña de la casa v de su rgres- aún, llegue directamente al bolsillo lindísima hija María Luisa acudió medio de cada particular? San Sebastián, y se sirvió en el parque un te verdaderamente espléndido, bailándose El Tesoro de Italia ha pagado al minis- después hasta las- ocho de la noche, á los terio de la Guerra en Junio pasado liras castizos sones de un piano de manubrio. 460.173.782, lo que representa un aumento Madrid ¡Siempre Madrid! de 383.918.631 liras sobre el año anterior. -Nuestro director, D. Torcuato Luca de Las sumas pagadas al ministerio de Ma- TeAa, y su amable esposa han dado tamrina son 50.992.325, ó sean 29.832.295 liras bién un te en su elegante Villa Esperanmás que el año pasado. za para obsequiar al ministro de la- GoberACCIDENTE E 3 JT EE TAMESIS nacióiv r. Sánchez Guerra. Por- cierto que nuestro director (que reLondres 31, 4 tarde. Los periódicos di- gresará á la corte dentro de pocos días) ha cen que durante! a instrucción de los alum- sido recibido en audiencia particular por nos de la Escuela de Conrawaí en el Tá- Su Majestad la Reina doña María Cristina, mesis zozobró una canoa, pereciendo n quien tuvo para el insigne periodista fraoficial y 15 alumnos. ses de gran cordialidad EL EMPERADOR PE SAHARA Y ya que me he metido en el negociado de- salones y parques, no puedo terminar 1 esParís 31, 6 tarde. El millonario Jac- tas líneas sin volver á ocuparme de la arques Lebaudy, el famoso emperador del cKigenerosa princesa Kastrioti, que dio él Sahara que residía en Nueva York, y que último sábado- un gran banquete en el- hotel sev había hecho notar por sus excentrici- Cristina, al que asistimos cerca de cien perdades, sobre todo después de la guerra, -lia sonas. sido recluido en un sanatorio de Kowden. Conque ya ven ustedes que si pega- el calor algunos días nos defendemos bien. EOS ITAIÍIANOS Bar Madrid. es Madrid. Pero ahora nos haParís 31, 7 tarde. Informes de Atenas llamos en vacaciones; y ya lo dijo el sabio: aseguran que el Gobierno otomano deten- Vacaciones sin costa son Vacaciones- per drá como rehenes á ciertos subditos de didas. Hilas. Italia. LOPEZ- -MONTENEGRO. El ex Sultán de Marruecos Muley Haffid honró ayer tarde con su visita la casa de Blanco y Negro y A B C. Acompañaban á S. M. jerifiana el distinguido intérprete D. Fernando de la Escalera, el doctor D. -Ángel Mur, el profesor de español D. José Lezner, el secretario del ex Sultán, Sidi Mohamed, y su ayudante militar, Kaddur. Nuestro a. ugusto visitante y su séquito fueron recibidos á la puerta de nuestro palacio por el ingeniero de Prensa Española, D. Fernando Luca de Tena, y algunos redactores, y recorrieron detenidamente todas las dependencias de las oficinas y de los talleres. Muley Haffid, que tiene una inteligente noción de la industria moderna, adquirida en sus largos y frecuentes viajes á las naciones más adelantadas de Europa, se mostró complacidísimo durante su visita á nuestros talleres, elogiando con frases que por ser dirigidas á esta casa nos resistimos á reproducir las innovaciones introducidas en el arte tipográfico y en el fotograbado y Huecograbado español por la empresa de Prensa Española. Nuestros fotógrafos impresionaron algunas placas de la visita de S. M. I. y su séquito. Poco, antes de las cuatro, Muley Hafña abandonó la casa de A B C para dirigirse aJPalace Hotel, donde le visitó el presidente átl Consejo Sr. Dato. MULEY HAFFID EN A B C