Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DE TODO EL MUNDO, POR, CORREO, CABLE, TELÉGRAFO Y TELEFONO -A B C EN- ITALIA DE TODO EL MÜN DO, POR CORREO, CÁB LE, TELÉGRAFO Y TELEFONO M libre... Pero cuando enjmos áe cpntéf nuestro rico pan cande. I; cuando, recordamos la Sabrosa libreta ó la exquisita rosca con su suegra apetitosa- ¡no hablemó y; a del sublime panecillo largo! cuando ijjejti: samos en esas. gollerías que ustedes. tíénen ahí y vemos estos bollitos de pan. de color indefinible que aquí nos ofrecen 4 la hora de comer... palabra, de honor, que se nos quita el apetito... Por mi parte, he suprimido el pan... Mediodía... Salimos de oír la misa. Acostumbrados mis ojos á la luz; de oradué penetra en las naves de San Pedro, por las cúpulas inmensas, el sol ahora me üéslütñbra y ciega... Desciendo lentamente por reí centro de la plaza, y con la ftiiradá quieroabarcarlo todo... Sublime locura. 1 -de aquel Pontífice rico de magnificencia y: fantasía... Para poder atender á los gastos dé esta ciclópea construcción ordenó Julio; íl la venta de indulgencias que. indignó: á. Latero, revolucionó Alemania y creóla feeiorma con el séquito de guerras que ensangrentaron todo el siglo xvi... ¿La Saint- Barthelemy, la revojuéióti. tele Inglaterra, la revocación del edicto de Ñin- tes, las luchas de España en media Europa la fundacipn. de los Estados Unidos, la. creación de Prusia... ¡Ke aquí, el origen. dé. todo estq! La venta de indulgencias decrétájfa por Julio II para llevar, á cabo la. réaiización de éste, sueño de piedra y mármoles preciosos, de jaspes y de pórfidos... Esta di vina maravilla que, de todos los rincones Sel mundo, los peregrinos de la fe venimos pia dosos á reverenciar... JOSÉ JUAN CADENAS. EDITADO POR LA EMPRESA PERIODÍSTICA PRENSA ESPAÑOLA gocijo de la concurrencia... No... Estos periódicos, á pesar de cuantos esfuerzos hacen, no dirigen ni gobiernan la opinión... Un concierto de silbidos me despierta... El público romano discurre por su cuenta... Este Salto de la cama. y. abro la ventana de mi: demuestra es ya, un síntoma. excelente que habitación... La calle está ocupada por fuer- nación... el. progreso intelectual de una 1 zas de Infantería, Carabineros reales: y i ENTERE! XiA F A Z X LA. GTTEKítA Guardia municipal... El Corso aparece Km- Pero, de todas maneras, existe, aquí, en pió... Por: la Piazza Colonna no transita un alma... Y, sin embargo, los silbidos surgen: los actuales momentos, cierto malestar. Esáe todas las bocacalles, de todas estas estre- tas mismas manifestaciones, este lujo de. enísimas callejuelas que rodean las amplias. fuerzas del Ejército en las calles no son vías de la Roma moderna... Yo no he oído para tranquilizar á nadie... Por si esto fuenunca silbar así... Es, una verdadera or- ra poco, ha comenzado el éxodo de los exquesta, en la, que hay sonidos que se des- tranjeros que en Roma habitaban... Precia tacan: agudísimos, largos, interminables... pitadamente abandonan, sus negocios los Muchos de estos silbantes -podrían ga- austríacos y alemanes que aquí, residían narsé la. vida como solistas, pues no hay largos años, que. se- habían creado relaciopito, ni flauta, ni pífano que pueda hacer- nes de amistad, lazos de parentesco y afecles la- competencia... Es el virtuosismo ción. Ayer abandonó su palacio la embajadora de Austria, seguida de su servid- el subido... ¿Qué pasa? -me pregunto... Y en la dumbre... Los corresponsales de los periócalle, me entero de que acaba de llegar- el dicos austríacos y alemanes se han trasla Sr. Giolitti, y, naturalmente, los partida- dado á Suiza... Esta mañana atravesaron xios de ¡la intervención italiana, los nacio- las calles de Roma para dirigirs. e á la esnalistas, se han reunido para hacerle una tación los alumnos del Seminario Germámanifestación de desagrado... Es domingo... nico... Sus largas sotanas rojas se desta No. hay nada que hacer... El sol écha- chis- caban bajo los rayos de un sol abrasador... La población contempla en silencio la par pas. ¿En qué pasar mejor la mañana? ÍPero advierto que la gente ve con disgus- tida de los trenes abarrotados... La Prensa, t o la manifestación, entre otras razones, con sus exageraciones, contribuye al aloca porque le ocasiona la molestia de no po- miento de los pobres extranjeros que Se jder atravesar las calles céntricas. Coches, van... automóviles y peatones tienen que dar una En tanto, la gente se pregunta: suelta penosa; los tranvías sé paran an- -Pero ¿entramos en el conflicto ó no. tes de llegar al término de su viaje. entramos? í Nadie lo sabe... Se habla de la presión El Sr. Giolitti es partidario de la neutralidad italiana, y los nacionalistas no inglesa, de ciertas amenazas disimuladas, co. quieren respetar el derecho que el Sr. Gio- mo la qué parece entreverse en las líneas litti tiene de pensar como le acomode... El siguientes, publicadas en el Secólo: Se Sr. Giolitti ha sido largos años presidente anuncia oficialmente que, á partir del 13 del Consejo, dispone de una fuerza políti- de Mayo, Inglaterra prohibirá las exportaca grande, preparó la campaña de Italia ciones de carbón destinadas á los países neuen Trípoli y contribuyó al engrandecimien- trales; Esto quiere decir que si Italia no to de su patria... Bueno; pues porque hoy se decide á tomar las armas en este plazo, cree que Italia no debe intervenir en la no recibirá más carbón y no le recibirá hasta que no adopte la resolución de entrar en guerra, le silban... al de Inglaterra. Basta reDel Gobierno no se sabe nada, porque el conflicto en ladoúltimos cuatro meses, Itacordar que los nada dice... Los ministros son impenetra- lia ha importado de Inglaterra dos millones bles... Han movilizado, y, como es justo, de toneladas de carbón... Si el carbón le tratan de sacar ventajas de la situación... Queda la Prensa... Y ésta sí que. no; ca- falta unas cuántas semanas, la industria y be duda que es partidaria de la guerra á los ferrocarriles italianos sufrirían terribles todo trance... Hay periódico que no se con- perjuicios. Como se ve, Inglaterra acude á los granforma con nada... ¿Que Austria no quie. re acordar las concesiones que. Italia de- des medios para buscar las bayonetas que le sea? ¡Pues guerra! ¿Que da lo que se k faltan; quiere alargar las fronteras de la pide? -No importa... ¡Guerra! En fin... guerra; pretende encender la lucha en EuAyer, un diario importante de Roma enea- -ropa, entera... Como Sansón, se propone debezab a su información con un título á seis rribar las columnas del templo... ¡Y á todo columnas que decía al pie de la letra: Las j esto sin declarar el servicio obligatorio en concesiones de Austria han llegado dema- el Imperio británico! El Gobierno italiano, el Monarca y la siado tarde. opinión prudente vacilan... Italia, sin haber Luego ¿Austria ha hecho concesiones? ¿Y estas concesiones han- llegado demasia- entrado aún en el conflicto, sufre indirectado tarde? Pero ¿es que puede ser tarde mente los perjuicios de la guerra... La es nunca para impedir. una guerra? iso. In- casez de carbón agravaría aún más la situa dudablemente, los periódicos no saben lo ción... Ya la. falta de trigo que venía de. que se dicen, El bélicq- ardor que os ins- Rusia ha- obligado al Gobierno á decretar la elaboración de un tipo de pan que, se llapira no les deja meditar lo que escriben. Y. creo observar que el. público romano no ma el pan único y que es el que aquí co. tiene una ran confianza, en los periódicos... memos... Miento... Yo lo probé un día, y Anoche mismo asistía yo, a la premiare de por mí, ya pueden estar seguros de que no una revista iri iaicual los fautores, ponen se; agotan ¡as existencias. ¡El, pan único! de oro y a 2 ulWláIPr ¿sa, -y. írt de ver el re- Y no digo que sea malo este pan. ¡Dios me Roma, Mayg 1915. A B C EN BERLÍN- W LAS OPERACIONES EN POLOJÍÍA Mudio más importante que las, recientes victorias obtenidas en los. Cárpatos, por las tropas imperiales es, á, nuestro juicio, la: maniobra ó movimiento iniciado por el mariscal Hindenburg en la región de Libau, Los lectores ya tendrán noticia del áyainpe de. las tropas alemanas hacia la ciudad dé Riga, enclavada en territorio rusO: pero íié hecho, por su población, alemana. Esté avance se continúa rápidamente, porqué las fuerzas empleadas en él son en su casi totalidad de Caballería, y así, vemos que las etapas superan á lo que podría esperarse dé un Ejercito que marcha por terrenos: donde los caminos rió existen y por regiones que ahora cpmienzan con la primaveraa ser hospitalarias. El Estado Mayor ruso debe haber sufrido una desagradable sorpresa al ver que la. actividad ofensiva dé sus adversarios se exteriorizaba tan vigorosa á un mismo tiempo en dos puntos tai opuestos de la línea de batalla; Según paréce, al iniciarse el avance de las tropas alémanas en la región- de Riga, en San Petersburgo- quisieron quitarle- importancia, aseguranda que con él no pretendía el mariscal Hmdenburg sino una finta és decir, ocultar su verdadero plan. Deducían esto, porque ya en el transcurso. de- la campaña, el general: Hindenburg había usado áe parecida éstratagema- nara llevar á cabo ótíé