Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
gesto ó un ademán que ño sea sancionado en seguida, Anoche tuvo instantes maravillosos. Sus escenas con. Manrique y con Borras fueron, talento. de las que quedan Aquella turbación ante Las señoras Méndez y Lasheras y los PEARES- ORENSÉ- iSPAÑÁ el hombre amado que n o suelta prenda Sres. Ruiz Tatay, Viñas, Muñoz, Cántala aquel dolor por su brusca partida. son. dos piedra y Gonsálvezse mostraron en todos emociones de purísimo, arte que ponen á, la. los instantes dignos del difícil empeño que Barcenas donde estén las más altas actrices. acometían, con, la absoluta complacencia Borras, en un personaje de comedia, sin del auditorio. estridencias ni retorcimientos, probó la Federico Oliyerisupo presentar la escena magnitud Id- e sus dotes escénicas. La escena con la suntuosidad y. el- verismo á que nos. en que le ofrece á Carmen su nombre y su tiene acostumbrados. fortuna es de una dificultad que á lío pocos LAIJA. AMANECER actores les. hubiera puesto, en ridículo. Borras puso en su voz tales acentos de emo- El público de teatros preocupábase estos ción, dio á su figura tan noble sobriedad: de días atrás con una innovación de tres paademanes, que. no era un histrión cumplien- labras: Borras en Lara. ¡Borras en L a do su deber, era la verdad misma. ra! -se repetían, cada vez más perplejos. La mejor prueba de que acertó Borras Y es que no conciben la. varonil figura del está en que el público no se llamó á engaño actor catalán sino dando saltos y rugidos de al no verle en calidad de fiera. fiera, estrangulando á la primera dama, coGraciosísima, Merceditas Pardo. Teñí, siendo á puñaladas al segundo galán ymuá su cuidado la nota cómica de la obra, y í riéndose a chorros al filial de la obra, bien supo destacarla con un donaire encantador. ¡por ía estricnina, bien del tifus exanteTodas sus frases, todos sus desplantes de- mático. liciosos, hallaron eco en las risas de los es- Y lo malo es. que la rutinaria creencia pectadores. determinaba, un funesto prejuicio nada beMaría, Luisa Moneró, acertadísima. Se. neficioso para la comedia que tenían que 7 WBCA EEeJSTRAÉfV lá ve adelantar por días. Muy bien. la. sever, sin muertes ni chillidos, tranquila, esSantiago 1909, Valencia 1510 ñora Sánchez Ariño, á. quien sé ía aplaudió piritual hasta en sus dolores. Buenos Aires 1911, PuartoRico 1 S! 1 en un mutis. Y, dé los- demás, merece niéj- i- Por eso el triunfo qtie anoche obtuvo el ción especialísima Luis Manrique, á quieti Sr. Martínez Sierra- fue más considerable; correspondió el personaje más desairado de IDAJíSÉ. EN HOTEI ES, RÉSTÁXJporque su lucha con el público (que tal son la comedia. Ocioso es decir que el notable, hoy los estrenos teatrales) tenía dos natuSANTS Y E? T 3 3 SANÍVTOKIO, CRUZ, 21 galán tuvo que ponerse la antipatía co ED ralezas: la obra nueva y ía destrucción de mo si fuera una peluca ó una, flor, en 1 a... un prejuicio. Cigarrítos SEÑORITAS. Esmerada elabora- americana. Amanecer, la. hermana más reciente de ciOn. Petaca de 20; 1) 25, ptas. En estanisps. Al final de todos los actos fueron autor. La sombra del padre, es otro acierto que é intérpretes llamados á escena muchísi- v- añadir al ya triunfar catálogo del autor de mas veces. y ovacionados con calor. Canción de cuna. Mariano viéné. Carmen espera, que, al fin, Amanecer, esta comedia, Es la comedia una obra humana, honrada- va á decidirse Pero eí- joven trae por. interés dramático, bellísima primores porsú por sus litera- mente pensada yescrita, sin buscar erápl ü- único objeto un adiós, acaso para siempre. rios y por su admirable interpretación. ha d. 6 so en reprobables efectismos, tan fáciles Parte. lejos, vmny lejos. á ver si hace- fortu- i I noche a para un dramaturgo de la experiencia del na, ¿ufnd (3: tia; l: v; ez; lajdeja trasidé: sí U í í i ser más celebrada cadapúblico. y llevará á L Sr. Martínez Sierra, y más disponiendo de En el tercer acto es Carmen la péñora bombonera inmenso I M I H W f f l I f l l W un elemento como Enrique Borras. Todo de Rovira. Royira. era su principal, un hom- lo que allí sucede y en la forma en que su- bre laborioso y. honrado, á quien sus negó- j E C O S V A R I O S cede es perfectamente verosímil y lógico cios rendían importantes ganancias, y Cary hasta: fatal. men há cometido el heroísmo de casarse, Carmen García es una muohachita bien con él, hace- irés años, atenta sólo á devolver DE. SOCIEDAD perteneciente á una familia que disfruta á su. madre y á- su Hermana el bienestar Ayer tarde, á las cuatro, se verificó j a de w a posición envidiable, así en lo social, perdido. conducción del cadáver del vicealmirante, como en lo financiero. Conocemos á. CarJulián Rovira está de tal manera ena- j D. José de la Puente al cementerio dé Núes. men en uno de los días grandes para, una; morado de Carmen, que para casarse con tra Señora de la Alrríudeha. mujer: el de recogerse él pelo y alargarse ella ha transigido hasta, con su falta de x i Al acto asistieron numerosos jefes y ofi- la falda. Y en ese día no podía faltar un amor. Cuenta con su fidelidad únicamente. J cíales del Ejército y la Armada y muchas muchacho de buena figura á quien dedicar Para que ella llegase á quererle algún día veladamente los contoneos de su primer fuera preciso matar antes su primera pa- personalidades. i Reciba, la distinguida familia, del ilustre... andar de mujer y las coqueterías más inge- sión, la de Mariano. I marino la expresión de nuestro sincero. nuas. Mariano, que tal se llama el galanY he aquí que Mariano, ¿parece de nuevo duelo. cete, marca también sus preferencias por ante sus ojos, y lo que pudo determinar el. Entre, los muchos cargos que el finado- Carmen, y casi- llega á pintarla su amor. conflicto supremo; viene precisamente á conPero en aquella alma virgen, abierta al Des- jurar el martirio. a. nírníco de Carmen. Ma- desempeñó figuran el de gobernador de Bar- tinó, surge la primera catástrofe de pronto, riano, ahora que la ve rica y con editor lobac, primer, comandante de Ja fragata Nu inopinadamente, con la misma brutalidad y. responsable lá declara su amor; mas ella, manda, escuela de guardias marinas; jefe. exacto aturdimiento que en la vida. La rui- entonces, le rechaza con asco. Su alma está de la estación naval en Nueva York; jefe na se presenta en ¡aquel hogar risueño; el salvada. y. nada, leimpide ya amar á su mari, de. armamentos en él arsenal de. la Carrajefe de la familia huye, abandonando á su do, de quien se propone ser en adelante la ca; gobernador, general de Fernando Poo; comandante del acorazado. Vizcaya, direc- esposa y á sus hijas, y las tr. es infelices mu- esposa, la ámig la colaboradora... tor de la Escuela de. torpedos. de, Cartage- jeres, lanzadas al naufragio, son ¡azotadas Si la nueva comedia del Sr. Martínez. na; comandante de Marina de Huelva; jefe, por las olas. Sierra consiguió interesar desde el primer En el segundo acto volvemos á encon- momento y encadenar la atención del espec- del personal del ministerio de Marina; snb- secretario, con el Sr. Sánchez de Toca, en. trarlas. Nadando desesperadamente, se han tador hasta e l fin, ¡provocando el aplauso en el mismo ministerio; director general 4 e la refugiado en un pisito humilde de Madrid, repetidas ocasiones, no fue menor el éxito, Marina mercante, comandante de Marina- han admitido algunos huéspedes de esos merecido por sus intérpretes. La excelente; de Valencia, jefe del Estado Mayor Cenque no pagan y viven éstos y ellas gracias compañía de Lara albergaba- en su seno aí tral dé la- Armada y almirante d e. la, Es- al titánico esfuerzo de Carmen. Carmen se lion, y era fuerza alternar dignamente. cuadra. sobrepone al infortunio, y trabaja y conCatalina Barcenas tiene en el papel de sigue mantener á flote (aquellos restos de. Carinen todos los matices de ingenuidad, Todas las misas que se digan hoy en la -aquella, embarcación que zozobró. Y cuan- de feminidad, de que es ella maestra insudo casi se considera feliz, con la sana feli- perable. La Barcenas se ha hecho un lugar iglesia de San. Andrés de los, flamencos... cidad que da el trabajo, el pesimismo dé la en nuestro teatro, ha impuesto su manera serán aplicadas por el- eterno descanso dci vida vuelve á ponerle delante al galancete, al público con tan hondas raíces, que difí- alma de te señorita María Luisa Tova- aquel... cilmente dirá, nada en escena ni hará un que falleció hace nueve años; 1 Ya se lo demostró cumplidamente, la concurrencia colmándola de justas, demóstraciones Jde simpatía cuando encarnaba el complejo y vario espíritu de Salomé con una inspiración tan alta y tan fina como su PUBLICIDAD 1 A su padre, el teniente, general. D. Auto- i; i Ci. n ir