Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C? JÜTEVKS 17 P E SEPTIEMBRE DE 1914. EDTCIOMr. PAG. 15 siíca y gestionar de los mercados ingleses e italianos la importación de medicamentos y productos que antes se traían de Alemania. En esta Junta estarán representados algunos ministerios. Por lo mismo, el correspondiente decreto lo dictará la Presidencia. En el Consejo se aprobaron los siguientes expedientes: De Fomento. -Proponiendo que elsegun- 1 do grupo de obras del pantano de María Cristina se divida en dos, dando gran impulso á ¡as obras para remediar la crisis obrera. Solicitando se autorice la celebración mediante concurso del contrato de adquisición de un motor eléctrico para varar embarcaclones en el puerto de Cartagena. Obras de dragado y de saneamiento del ¡puerto de El Ferrol, autorizando á la Junta para que las ejecute por administración. SIN CONSMRMACION El Gobierno ignora en absoluto la reyerta que se supone ocurrida á bordo de un buque alemán mercante en Pernambtrco, y de la que, según se dice, resultaron muertos algunos marineros portugueses y españoles. EL SR. LERROUX Barcelona 16, 8 noche. La Policía ha establecido un servicio de vigilancia en las proximidades de la casa donde se Halla aiojado el Sr. Lerroux, aunque nada hace temer que se altere el orden. EL PRESIDENTE Desde la estación del Norte, adonde concurrió á recibir á los Reyes, se trasladó el Sr. Dato á Palacio. El presidente informó á S. M. de los telegramas y noticias que del extranjero había recibido el Gobierno de anoche á esta mañana, y asimismo de los últimos partes de Marruecos, que no acusan novedad alguna allí. Al mediodía acudió el Sr. Dato á su despacho de Gracia y Justicia, donde recibió á los periodistas. DE GRACIA Y JUSTICIA El Sr. Dato ha dictado una Real orde n pbr la que se dispane que ¡as vicesecretarias de Audiencia sean en lo sucesivo provistas con aspirantes de la carrera judicial aprobados, en tanto les llega el turno para ocupar plaza en las Juzgados. Hoy pondrá el ministro de Gracia y Justicia á la firma del Rey un decreto que afecta á la Dirección General de Prisione. s. Por él se aplica ¡a libertad condiciona á! os pesados comprendidos en la ley que últimamente votaron las Cámaras. A la vez que dicho Real decreto, publicará ía Gaceta e! correspondiente reglamento EL. CASO ÜNAMTJNO Se- ha celebrado en la Universidad de Salamanca ía elección de vicerrector. Tomaron parte en 3 a vofación 31 catedráticos, y resultó elegido por 24 votos don Enrique Esperaba. El Sr. Unamuno había presentado su candidatura para el cargo, y Dbfuvo cuatro votos, incluido el suyo propio. Entre este candidato y el rector de la Universidad. Sr. Cuesta, se pr- omovió un incidente, que dio lugar á que el primero se retirase de! salón en unión de otros catedráticos. El ministro de Instrucción pública ka sido informado de ío ocurrido en carta suscripía por el rector, en la que se! afirma, según parece, que el Sr. Unamusío preten- PUBL- 1 CIDAD RECOMENDADA ha puesto á la ye nta la segunda edición de su número pritnero, tan espera ia por sus coleccionistas y oorresponaales. Pedidos á PRENSA GRAFTDA, Hermosllla, 57. y á la librería de San S art i, Puerta del Sol, 6, AGUAS DE MARMOLEJO. (Jaén. Han obtenido Gran Premio v Medalla de Oro en Exposición Internacional de Londres de 5 914. Son infalibles para la curación da enfermedades del BAZO Temporada oficial del Balneario, de I. SeDtiemare á 15 Noviembre. Se expenden embotelladas en todas las Farmacias y Droguerías. LA ESFERA dio hacer una severa crítica sobre el hecho de su reciente destitución, y dio lugar á que el Sr. Cuesta llamara al orden á aquel catedrático. EL CUEKPO DIPLOMÁTICO En el sudexpreso llegaron ayer á Madrid los embajadores de Inglaterra, Alemania y Austria. Hoy emprenderán tamb én su regreso á esta corte los embajadores de Francia é Italia, que han pasado el verano en San Sebastián. CONFERENCIAS Ayer visitaron al presidente del Consejo, en su despadho de Gracia y Justicia, el marqués de Comillas, el gabernador de Zaragoza, Sr. Isasa; el fiscal de la Audiencia de íadrid y el presidenta del Círculo Mercantil, Sr, Zurano. LOS CARDENALES Uno de estos días irán á Ps lacio, á cumplimentar á S. M. los cuatro t ardenales españoles que concurrieron al último conclave. EL CONDE DE BOMANONES El jefe de ¡os liberales, que llegó ayer mañana á Madrid para reciba á los Reyes, celebró par ¡a tarde confereí cias con varios ex ministros del partido que fueron á visitarle. CURIOSIDADES dia. Hecho esto, el d: ámetro VT- XII se encuentra en la dirección Norte- Sur, y, por consiguiente, ya se está orientado. Para comprenderlo fácilmente bastará con. considerar el reloj como una esfera solar. Recuerdo el día que me enseñaron este procedimiento para orientarse. Habíamos ido varios amigos al campo, y después de almorzar subimos á la cumbre de una montaña; la niebla nos envolvía por completo, no permitiéndonos divisar los valles ni los pueblos, que en días claros formaban un paisaje de lo más pintoresco que se puede imaginar. Uno de los excursionistas afirmó que el Norte estaba á nuestra izquierda; otro dijo lo contrario; pronto se formaron dos bandos, y la discusión se hizo general. El chiquillo que nos servía de guía, aprovechando un momento de pausa en nuestra discus; ón, dijo: Vamos hasta el final de esa otra montaña, á un pinar muy alto que está por encima de la niebla; allí habrá sol. y yo diré á ustedes dónde está el Norte. 1 Nos despertó la curiosidad lo dicho por el muchacho, y todos emprendimos ia ascensión, siguiendo sus pasos. En efecto, tras no pocos apuros llegamos al pico más alto donde brillaba el sol en todo su esplendor, mientras la niebla se extendía á nuestros pies. Allí, en las alturas, escuchamos la voz del guía, que nos explicaba con cierto airedllo de vanidad satisfecha el procedimiento de orientación que acabo de transcribir. DY SAFFOEJX DE LA CORTE LA FAMILIA REAL Ayer mañana, á las diez y cuarto, llegaron, en tren especial, SS. MM. los Reyes, acompañados de sus augustos hijos y de la alta servidumbre. En el mismo tren llegó el ministro de jornada. Una compañía del regimiento del Rey, con bandera y mús; ca, se hallaba formada en e! andén para rendir á los Soberanos ¡os correspondientes honores. En la explanada de la estación del Norte se situó ek escuadrón de la Escolta Real. La infanta doña Isabel, acompañada de su dama particular, la señorita de Bertrán de Lis, acudió á recibir á los Reyes. También estaban en el andén los ministros de la Corona, los cardenales Almaraz y Herrera, el ob spo de Sión, los señores La Cierva, marqués de Figueroa y de Comillas, conde de Romanones, el subsecretario de Estado, D. Rafael Ferraz, que duran te la ausencia del marqués de Lema ha actuado con verdadero tacto al rente de dicho departamento; las autoridades de Madrid, y muchos senadores y diputados. Descendieron del tren ¡os Soberanos, é inmediatamente sus augustos hijos. Estos, acompañados de su servidumbre, se dirigieron acto seguido al Alcázar, mientras Sus Majestades recibían los homenajes de los allí presentes. Realzaba su hermosura nuestra bella Soberana con sencillo traje negro y sombrero del mismo color, adornado con plumas blancas y negras. D. Alfonso vestía uniforme de capitán general, de diar o. Su Majestad ci Rey revis ó ¡a compañía que rendía honores, ¡a que desfiló ¡uesro ante SS. MM. Ocuparon los Reyes un coche descnbierto y, precedidos por los batidores de ía Escolta Real y seguidos del resto del escuadrón, se encaminaron á Palacio, siendo aclamados frenéticamente pof ía mudie- BRÚJULATM IMPROVISADA Cuando se pasa ün día en campo con gente joven, todo el mundo se vuelve niño, y, recordando la época de su infancia, se juega al ratón y si gato, al ei. cond. ite, á la pelota y á cuanto represente mov miento; pero llega un momento en qtie el descanso se impone, y entonces, paia evitar que decaiga la- general alegría, es preciso acudir á medios ingeniosos que cespierten interés y sirvan de distracción. Seguramente, á la mayoría de las personas reunidas en pleno mor te, si se les pregunta dónde está el Norte se quedarán suspeíisas y vacilará para p oder contestar, porque s n una brújula no cs fácil orientarse, ignorando el procedimiento siguiente: Si hay sol y se tiene un reloj en marcha, se coloca sobre la palma de la mano, sujetando entre el dedo del certro y el anular un lápiz ó cualquier otro objeto en ¡sentido vertical, y se va dando vuelta al reloj, hasta que la línea de sombra proyectada por ¡lápiz cruce la esfera per el centro de lajnita- d de la hora que marque. Por ejemplo, si son las tres, por la una y me-