Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
RUPTURA DE AUSTRIA Y SERVIA PROBABLE CONFLAGRACIÓN La impresión en París CRÓNICA TELEFÓNICA DE NUESTRO K E D A C T O R) EUROPEA EL ULTIMÁTUM RECHAZADO. -NOTA ALEMANA: CONMINACIÓN A LAS POTENCIAS. LA VOZ DEL PAPA. -CONSTERNACIÓN GENERAL tuación es angustiosa. Jamás el peligro de una conflagración europea pareció tan inminente. París está desconocido. La gente se ha desparramado por las calles y arrebata las ediciones de los diarios apenas aparecen. Los tres conatos de manifestaciones populares han sido ahogados por la Policía. Un par de centenares de individuos, agrupándose en los grandes bulevares, comenzaron á gritar ¡viva la guerra! El momento es gravísimo aquí. El presidente de la República se halla de viaje, y el presidente del Consejo de ministros, que le acompaña, y que ha sido llamado á toda prisa, no podrá llegar á París antes del lunes próximo. La suprema esperanza es la anunciada intervención del Papa cerca del Emperador de Austria: pero el Emperador es una sombría Su avanzada edad le ha privado de toda muestra de energía, y los hombres de Gobierno de Austria quieren precipitar los acontecimientos, temerosos de que más adelante las circunstancias no sean tan propicias como ahora. Por lo que les telegrafio á ustedes, la guerra parece inevitable. Es media noche. La animación en los bulevares es extraordinaria. Por todas partes se oye la misma frase, que consterna á las gentes: ¡Es la guerra! ¡Es la guerra! JOSÉ JUAN CADENAS. 1 GUERRA INEVITABLE París 25, 12 noche. El ultimátum de Austria nos ha proporcionado veinticuatro horas de extraordinaria emoción. ¿Es la guerra europea, la tan temida guerra europea, la que se nos viene encima? Mentiría si os dijese que la gente está tranquila. Existe el temor á la guerra, porque en París todo el mundo está convencido de que Alemania la desea. Todos los asuntos han quedado relegados á un segundo término. Hoy los embajadores de Francia y Rusia en Viena han hecho una gestión cerca del Gobierno austríaco, que fracasó. Austria se ha negado á conceder un nuevo plazo á Servia. Así ha transcurrido la tarde entera en París, esperando las noticias y mirando á los relojes á medida que la expiración del plazo concedido por el ultimátum llegaba á su término. A las seis y media de la tarde, el Gobierno francés celebraba Consejo, y la noticia corrió por París como la pólvora. No cabe duda. Es la guerra. Servia se niega á capitular y no acepta las condiciones del ultimátum. Las tropas austro- húngaras se pondrán en marcha esta misma noche, según los últimos despachos. Todo el mundo vuelve la cara á Rusia, ipues todo dependerá de lo que ésta decida; pero el Gobierno ruso no adoptará ninguna resolución, según o que se dice ahora, hasta mañana á las diez. Entre tanto, se sabe que el ministro austríaco, con todo el personal de la Legación, ha abandonado Belgrado; que el Rey Pedro ha regresado precipitadamente á la capital de su reino, y que los ministros austríacos celebran un Consejo con el viejo Emperador, incapaz de oponerse á nada por la extrema debilidad de su cerebro. En la Bolsa estalló un pánico horrible. Antes de la hora de la cotización se supo que había una orden de venta de cien millones de renta francesa por encargo de la plaza de Viena. La cotización se cerró á 78, el tipo más bajo que se ha conocido, después de la guerra del 70. El público está consternado, aunque no creé que el conflicto se extienda, pues tanto los alemanes residentes en París como los mismos franceses protestan de que las alianzas nos lleven á una guerra por complacer los caprichos imperialistas que reinan en Viena. Esta es la impresión de la gente sensata. Una nota oficial de San Petersburgo anuncia la decisión del Gobierno de Rusia de no dejar desamparada á Servia. Algunos despachos de Rusia afirman que recientemente M. Poincaré dio seguridades al rninistro servio de que Francia no permití ría jamás el menor atentado contra la soberanía de Servia. Si estas noticias se confirman y Francia y Rusia de acuerdo se oponen á la invasión austríaca, no cabe dudar que la guerra es inevitable, pues no es de creer que Austria se humille y retire para modificarlas las condiciones de su ultimátum. Esta misma inquietud que reina en París existe en Londres y en Berlín. La si- 9. Explicaciones sobre la interviú celebrada por funcionarios servios; y 10. Que se tenga al comente al Gobierno austríaco de la ejecución de ias medidas exigidas IMPRESIONES PESIMISTAS París 25, 10 mañana. Las fiestas franco- rusas celebradas eti San Petersburgo. v las sesiones del proceso Caillaux han sido causa de que la Prensa francesa no preátase los días anteriores la atención debida al conflicto austro- servio. Hoy los periódicos dedican amplia información al grave conflicto, que amenaza seriamente ala paz europea y reflejan unánimemente impresiones pesimistas. La Prensa estima exagerada la actitud de Austria, y considera que las peticiones formuladas en el ultimátum constituyen una provocación. LA ACTITUD DE SERVIA París 25, 11 noche. Telegrafían de Belgrado que el pueblo se halla excitadísimo y que reeprre las calles en patrióti- cas manifestaciones, dando vivas á Servia y mueras á Austria. Anoche celebró el Gabinete servio una reunión, en la cual se tomaron acuerdos importantísimos. Los m nistros trataron de la apremiante y depresiva nota enviada por el Gobierno austríaco, y después de unas hotas de discusión acordaron por unanimidad rechazarla, en términos corteses, pero enérgicos. El jefe del Gobierno servio, M. Patchítch, visitará esta tarde, á las dos, al ministro de Austria- Hungría en Belgrado para entregarle la nota- respüesta de Servia. En el texto del documento se afirmará que Servia no es culpable del asesinato de los archiduques, y que no tiene por qué pedir perdón ni humillarse. Servia- -se dirá- -está dispuesta á discutir acerca de la manera de evitar las agitaciones antiaustriacas; pero no acepta ingerencias vergonzosas. Los estudiantes servios residentes en París han recibido orden por telégrafo de marchar á su patria, donde- se incorporarán á sus regimientos. Casi todos saldrán en el Orienté Expreso esta misma noche. PREPARATIVOS EN AUSTRIA Viena 25, 10 mañana. Aunque entre los elementos financieros hay todavía esperanza de que Servia acepte íntegramente la nota austríaca; predomina la impresión de que el plazo, que expira esta tarde, será seguido de la declaración de guerra. El Gobierno tiene ya redactada la nota, declarándola con arreglo á los preceotos del Derecho internacional, y se ha acordado que si el conflicto estallase, el Emperador Francisco José dirija uu manifiesto al pueblo. La agitación contra Servia se extiende por todo el Imperio- v en Badén se hin promovido ruidosas manifestaciones en favor de la guerra. Se ha reunido el Consejo de ministros, y cuando termine, el presidente irá á. conferenciar con el Emperador. En los círculos bancarios reina tranquilidad, á pesar del conflicto planteado. La situación internacional LO QUE PIDE AUSTRIA París 25, 9 mañana. Las peticiones que Austria ha formulado en el ultimátum que ha dirigido á Servia son diez, que concretamente se refieren á los siguientes puntos: 1. Supresión de ciertas publicaciones. 2.1 Disolución de una Sociedad, cuyo nombre se cita. 3. Revisión de los reglamentos de instrucción pública. 4. Destitución de los oficiales y funcionarios culpables de la propaganda antiaustriaca. 5.1 Colaboración en Servia de los órganos del Gobierno austro- húngaro para la supresión del movimiento subversivo seguido contra la integridad del Imperio. 6. Relativa al complot de Sarajevo y á los delegados austríacos. 7. Castigo de un oficial y de un funcionario acusados de haber tomado parte en el complot. 8. a Castigo de algunos funcionarios de la frontera. en las (Humas páginas de esíe número el suplemento semanal de