Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C VIERNES 5 DE JUNIO DE 1914. EDICIÓN 1. PAG. 3. iose con lo que encuentra digno de solaz, Baste decir que las invitaciones iban susy en que llena la sala durante algunas no- criptas por los cónsules de España, Boliches; algunas nada más, porque el cine ha- via, Cuba, Ecuador, Honduras, Ohile, Perú, ce mucho tiro Luego está demostrado Argentina, Venezuela, Uruguay, Colombia, también que el teatro no ha dejado toda- Guatemala, El Salvador, Panamá, Costa Rivia de divertir á ¡a gente, y que para la ca y Nicaragua. gente aun es el teatro el rey de los especOfreció el banquete el poeta José Santáculos; tos Ghocano y brindaron por el creciente ¿Qué pasa, pues, para que el arte escé- éxito de Mercurio los cónsules de España, nico no pueda vivir hoy? Ya está dicho Cuba, Nicaragua, hasta la saciedad: que muere por asfixia; los Sres. Gusiavo Panamá y Uruguay y que el cine alargó sus miles de tentácu- Gaparroso y otros. Solano, Rey, Lorente, los de largo metraje é hizo presa en Al dar las gracias el Sr. Brar. yas, dijo el teatro. Eso es todo. Sin el cine, los detractores del teatro seguirían encontrando que aceptaba e. 1 homenaje poroue, aunque de perlas los chistes andaluces y los chu- encarnaba en él, bien claro estaba que á la Prensa en general se dedicaba. los pasionales y los valses melosos. A la fiesta concurrió todo Pero ¿quiere decir esto que hoy se pre- intelectual hispano- aaiericano. el elemento fiere la película porque gusta más que ía zarzuela, por ejemplo? De ningún modo. Lo prefieren unos por el aquél de los 50 ICOTAS FORENSES céntimos, y otros por el incentivo de ías tinieblas. Y conste que no soy tan injusto que niegue la existencia de los fieles del cine por MUERTE PEÍ, SR. COg. las películas; los hay; no se puede negar; pero con todos ellos podrían sostenerse á TA. ULTIMA SESIÓN 10 sumo un par de empresas, y el teatro esAyer tarde terminó la vista de la causa taría hoy tan boyante como en tiempos de Las campanadas y de El tambor de grana- seguida contra la camarera Natividad Verderos... V así no ocurriría lo que hoy su- gara por muerte de D. César Costa. cede: que se estrena una obra, que gusta Informó, en primer término el letrado una enormidad, que alcanza sus buenas de la acusación privada Sr. Núñez Matutreinta representaciones en Madrid, y que, rana, quien, coincidiendo con el fiscal en luego, en provincias, no se hace una vez muchos puntos de los que sirvieron de base ni por averiguar lo que lleva dentro. á la primitiva calificación, hubo, sin emY ya que hablamos de provincias, bueno bargo, de mantener sus conclus ones proserá reconocer que las empresas provincia- visionales, por entender, y ¡cálmente así nas, lejos de darle la batalla al cine, como lo expuso, que no existían suficientes elemenlas de Madrid, se ha n echado al surco, y tos en los autos para demostrar ¿concuoponen una resistencia tan débil que daría rrencia de una circunstancia que. como la risa si no fuera éste un asunto tan serio. alevosía, tan por completo hacía variar el Las temporadas de provincias duran ho- aspecto jurídico de la cuestión. gaño muy pocas noches; y en esas i ocas, Refirió la ida de D. César Costa, para dan siempre el repertorio del año pasado, quien como es lógico, tuvo frases encoy del anterior, y del de más allá... Si ¡a miásticas, y negó en absoluto que fuera compañía es dramática, ya se sabe: Juan el hombre vicioso, mujerie io y depravado losé, De- mala rasa, La muerte civil... Si que algunos han supuesto por error. es cómica, La cuerda floja, El amor arte Examinó la prueba practicada en el juipasa. La victoria del general... Si es de cio, y después de definir el concepto del dezarzuela, La viuda alegre, El conde de Lu- lito que en su opirt ón ha realizado Nativixemburqo, La alegría de la Huerta... Ocu- dad Vergara, terminó abogando por un verre con estos empresarios como con los redicto de armonía con su tenores zarzueleros: que todavía están en calificación culpabilidad en que de este mopues entendía Marina, y los más progresivos no han pa- do, huyendo del rigor del representante de sado aún de Bohemio la ley y del opuesto extremo- -la inculpaY, con todo ello, el cine provinciano, en- bilidad- defendida por el patrono de la cantado de haber nacido. procesada, había de acertarse con la fórmuBueno, y qué: ¿está bien demostrada la la de verdadera justicia que todos perseinocencia del teatro en esta deserción del guían. público? A continuación hizo uso de la palabra el Pues lo esté ó no lo esté, tenga yo razón Sr Edo defensor de Natividad Vergara. ó haya estado haciendo el ridículo, maña- para rebatir los argumentos expuestos por na terminaré este jeroglífico, procurando los acusadores. exponer la solución. Fundándose en l a prueba testifical, sostuvo que su representada era mujer formal, R LOPEZ- MONTENEGRO cuya vida nada dejaba que desear. Combatió los prejuicios que en muchos NORTEAMÉRICA casos como éste llevan á la ¡ente k formar conceptos equivocados y atribuir á los que por desgracia suya tienen que desempeñar determ nados oficios ó alternar con los profesionales de juerga faltas de moralidad y defectos que distan mucho de ser ciertos. En Nueva Orleáns se ha celebrado una Es verdad- -decía- -que el Sr. Costa cofiesta como homenaje al fundador y direc- noció á mi representada cu un café; pero tor de la revista mensual Mercurio, el espa- ¿puede hacerse de esto un argumento que ñol D. José Branyas. perjudique á Natividad Vergara? Para testimoniar su admiración al bri ¿Qué culpa tiene ella de no ocupar una llante escritor, que ha organizado la redac- más elevada posición sociad? ción y colaboración de su revista entre las Acud endo siempre al testimonio de las más conocidas firmas de España y Amé- compañeras y amigas de Natividad, derica, y ha conseguido que su periódico al- mostró que ésta hallábase enamoradísima cance una tirada de más de 200.000 ejem- de D, César, siendo e te amor, por nadie plares, le ha sido ofrecido un banquete, que negado ni desmentido, la única razón que la impulsó á realizar su crimen. fue tín acontecimiento. Negó que la agresión fuese alevosa como el fiscaii sostuvo, y para justificar la atenuante de falta de intención, recordó las declaraciones que la procesada prestó, tan tq en el sumario como en ej juicio, y, sa gún las cuales, no se había propuesto al Herir á su amante otra cosa que señalarle en venganza de su desvío. Esto producirá pésimo efecto, será muy lamentable, como entiende el fiscal; pero es un hecho que nadie, sin grave riesgo de sufrir una equivocación, que en estos ca sos puede ser fatal, se atrevería á desmentir, y por ser ello cierto, hay que recouo cer á favor ¿e mi patrocinada la atenuante expresada. Al terminar el brillante informe del señor Edo, el presidente de a Sección de JJerecho, Sr. Ortega Morejón, hizo el resumen de los debates con gran imparcialidad y elocuencia. El Jurado, tras breve deliberación, emitió veredicto de inculpabilidad. EJ acusador privado y eí fiscal solicitaron y obtuvieron de la Sala que la catisa pase á revisión de nuevo Jurado. NOTICIAS V COMENTARIOS TRIBUNALES INFORMACIÓN POLÍTICA CONSEJO E Presididos por el Rey, se reunieron ajar mañana en Palacio los ministros. Este Consejo no tuvo más duración que la de costumbre. El presidente, en su discurso, informó á S. M. del resultado del debate sobre Marruecos en el Congreso conforme á ¡o que en la misma Cámara ya expuso el Pr. Da 1 Esto es: que e! Gobierno había concretado sus propósitos, u deseo de ir lentamente evolucionando su política en el Xor e efe África, á medida que. Ja realidad. ley suprema á que los gobiernos tienen que atemperar su actuación, lo permita, en e sentirlo de licuar a nuestra ¿ona de influencia 1 n normalidad que ha de tener por baje u. i cv tado de paz que hoy no podemos considerar completo, en la zona cíe letuán especialmente. Añadí- -decía el presidente- -que babuinos solicitado para esta obra, que tiere carácter nacional, tanto por lo JJC con la política exterior se relaciona como cu cuanto afecta al protectorado, la confianza que se otorga á todo Gobierno para ol robustecimiento de la autoridad y r; s blccimiento del orden en cualquier -ictin; pero sin perjuicio de q ic luego se fiscalicen nuestros acias y se residencie nuestra, conducta. A tal respecto manifesté A S. JI. que el jefe del partido liberal, señoi ccnJie. ríe Romanones, había respondido con actitud noble v patriótica á este requerirninií? tkl Gobierno; y que al Gobierno iji: rao le hevbía sido muy sensible que I35 trace cues reformista, democrática y regíor: a Í 3 ta, y con ellas los tiadjcionalis tas é mtegriíta? no hubieren considerado que áebtaü robustecer la autoridad del Gobierno para U ardua lenta labor que tenemos que realizar, sin que nos extrañase no contar coa la oposición republicana, que ve esa cite probfema de Marruecos algo que pudiera ser utiltzable para fines meramente polU eos y de partido. Asimismo hice notar que todas esas fuerzas v; nían á sumar y repíc sentar la quinta ó sexta parte del total áe lo diputados. Después me referí a l estado de algunas huelgas y comuniqué á S. M. que por el mq- A UN ESPAÑOL