Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
JUEVES 22 DE ENERO DE 1914. EDICIÓN ivolver al punto de partida, y no ha sic o tam- 1 poco posible la salida para el Peñón y Alhu- I cenias del Virgen de Afri ca. También ha sufrido bastante deterioro el material de campamento. En el Vicente Pnchol han llegado á MeliIta, procedentes de Almería! 400 reclutas. En f territorio reina completa tranquilidad. EÍI Tetuán 110 ocurre novedad. uPAOn. Leales viene, como suele suceder en la ¡está en el palco contiguo y á dos dedos ele vida, á la que han procurado acercarse los! enterarse del supuesto enredo de su esposo. Quintero en su nueva comedia, el primer Aprovecha esta coyuntura el zivo de desencanto de amor. Félix de la Rosa, no- López de Corra para ped rle al jefe del Gobierno, como recompensa á su silencio, vio de Cristina, no es al fin más que un vulgarísimo cazador de dotes, y como ta liada menos que la cartera de Hacienda. al enterarse de lo ocurrido, busca un aiY hétenos aquí á López de Coria hecho roso pretexto para no olver á poner los ministro, personaje, Mecenas de tus infipies en aquella casa. nitos ingleses y hombre completamente teY desde tal punto comienza el cxo. Io cíe liz en cuanto el mismp día se produce una 5 Leales, á los que volvemos á encontrar, crisis total en el Gobierno y él se encuenIMPRESIONES TEATRALES íespués de infructuosa estancia en mé- tra fuera del compromiso de formular un rica, en Madrid, y en la ca a de una fa- programa fi ímciero y en posesión de su milia de parveniis, una deliciosa y carica- derecho á las 7.500 pesetas de cesantía, turesca familia, que constantemente pone que llenan sus aspiraciones. LOS LEALES en evidencia su plebeya condición. La obra de los Sres. Muñoz Seca y PéEstamos en Guadalema, pueblo del maEn casa de estos ricos improvisadas vol- rez Fernández está escrita con mucha grapa moral de España, dondp han localizado vemos á encontrar á D. Adelardo de cq- cia, y provoca fácilmente la risa, sobre to los Quintero, como en anteriores obras irerciante de antigüedades; á D. Rodri- do, cuando el protagonista lo interpreta aa suyas, la acción de sti nu pva comedia, es- go, el viejo, que se ocupa en escribir sus actor de la ¿excepcionales condiciones de trenada anoche con éxito franco en el Es- memorias, que darán mucho que hablar, y Simó Raso, que estuvo admirable. á Cristina y Lucita. La primera aporta su pañol. Con éste colaboraron en el éxito de LóEn estas exploraciones por las entrañas grano de arena á la convivencia familiar, pez de Coria las señoras Toscano, López- v le Guadalcma han descubierto esta vez los dando lecciones de piano; la segunda, en Simó, la señorita Calvo y los Sres. MesQuintero una interesante familia, los Lea- una nueva fase de sus inquietudes, la ve- beoaier, Csho Marchante y La Riva les, cuyos individuos, pintorescamente con- mos dispuesta á ser actriz. trastados, nos los presentan con la enérEntremezcladas con la acción sentimenENFERMO GRAVÍSIMO gica sensación de las aguas fuertes, sor- tal se suceden en este acto, cuya mitad, la prendidos y documentados con la sutil ob- presentación de la familia arrivista es servación y galanura que tan significada una de las más asombrosas pinturas saineValencia 21, 9 noche. Al anochecer ha tescas que han hecho los Quintero, escenas personalidad les ha valido. Esta familia de los Leales, que ocupa muy felices, que acreditan la maestría de sido viaticado el capitán general, Sr. Al en Guadalenm una brillante posición, su- los ilustres autores sevillanos. Tan hondo dave. Condujo los Sagrados Vasos el vicario fre inopinadamente un ru do golpe de la es el trazo caricaturesco de aquellos improvisados que en el acto segundo nos presen- mayor, acompañado del clero castrense. Nuadversidad. I Un mal negocio, un funesto negocio de tan los Quintero, tan deliciosos los tipos, meroso público se aglomeraba á la entrada minas, en el que candidamente fió D. Ade- que lo cómico absorbe por completo la ac- de la Capitanía. Una compañía de Otumba, con bandera lardo Leal, más que convencido á remol- ción sentimental de la comedia, sobrepoy música, rindió los honores. que de un caballerete de ¡industria que le niéndose á ella. En el acompañamiento figuraban el ar, decidió á tan dudosa empresa con su emLos Leales, por la perseverancia de su baucadora charlatanería, precipita á los esfuerzo, logran al fin hacer frente í la zobJspo y todas las demás autoridades, reLeales á 2 a más espantosa ruina, al más vida decorosamente, atendiendo con cierto presentantes de las Corporaciones, comisiodesolador de los infortunios. D. Adelardo, desahogo á sus necesidades. Y para que el nes de jefes y oficiales y Htiníerosísimás; hombre débil, fácilmente sugestionable, por triunfo sea completo, Lucita, la frivola, la personalidades. El señor arzobispo se hizo cargo del Sanla noble confianza de su Espíritu caballe- desencantada, realiza su mejor obra: la fe resco, un poco dado al idealismo y á la licidad de Cristina, volviéndola al amor, y tísimo en el rellano superior de la escaleutopía, reconoce su fracaso y casi sollo- de quien jamás había sospechado, de un ra, y lo subió hasta la alcoba del ilustre zante refiere á sus deudos el desastre. De nombre que supo amarla en silencio, inten- enfermo, á quien dio la comunióa, pronunciando luego una brevísima pfáfica y eñ su pusilanimidad, tanto como de su ciega sa, lealmcnte. La comedia gustó mucho y valió á los tregándole un crucifijo con indulgencias. torpeza, se duelen con acentos de reconEl g- eneral Aldave estaba acompañado de vención, de una parte, el abuelo, D. Ro- Quintero largos y nutridos aplausos cuandrigo, el viejo, como le llaman todos, ad- tas veces aparecieron en el palco escénico su familia y muy sereno. Dijo que se encontraba algo mejorado y conversó con el mirable encarnación del buen sentido, en á la terminación de los actos. Nieves Suárez, María Pa ou, Anita Mar- prelado. quien se vinculan los viriles I sentimientos de Sin embargo, se teme un funesto desenla raza y el donaire español, castizamente tos, que destacó su papel con admirable zumbón y cáustico como iin epigrama, y expresión de realismo, la verdad misma, en lace Rodriguito, el hijo, mozo me aun no co- una palabra; la señoia Sánchez Ariño; PeSEMÍTICO noce, ni tiene por qué, sino la parte ama- pe Santiago, Ricardo y Rafael Calvo, Perico Sepi lveda y, el Sr. Portes, dieron á la ble de la vida. I De aquel consejo familiar, al que asiste comedia eficacísima interpretación, com- DANCO ESPAÑOL DEL también el tío Doroteo, otro curioso tipo partiendo con los Quintero los apir- usos de RIO DE LA PLATA tornada. de los Leales, cuya erudición se nutre en la En suma; un éxiro muy brillante para SUCURSAL. PE MAlas hojas del calendario, y que se celebra los Quintero y una obra muy saneadita ALCALÁ, 3 á raíz de la derrota, surge la voz animo- ra la taquilla del Español. sa del abuelo, que somete- lia situación al El Directorio de este Banco ha acorda Aniorós y Blancas hpn pintado para Los siguiente dilema: ó degradarse, ó trabado el reparto de un dividendo activo á, jar. En aquellos espíritus salios y bien tem- Leales tres excc entes decoraciones. iLOPEZ DE CORIA cuenta de las utilidades del ejercicio 1913- 1 plados no hay que decir que la idea de hallar 1914, en la forma siguiente: en el trabajo el modo de rehacer la vida Pesos, 6. moneda legal, á fas acciones Pedro Muño ¿Seca y Pedro Pérez; Ferencuentra unánime aprobación. Todos se nández estrenaron ayer en Cervantes un integradas hasta el 30 de Junio áe 1913. disponen al esfuerzo comúnj desde D. R J- lindo juguete en dos actos titulado Lopes Pesos, 4,80, moneda legal, á fas acciones drigo, que, á pesar de sus años, aun se sien- de Coria. que obtuvo el aplauso unánime integradas al 30 de Septiembretfé 1913. te con energías para hacer frente á la ad- de la concurrencia. Pesos, 3,60, moneda legal, á ios certifica versidad, hasta las hijas de D. Adelardo, López de Coria es uno de los muchos dos de acciones con 60 por 100 pagado. que aceptan, Cristina, con abnegada resig- frescos que viven de su audacia, explotanEl pago se verificará en las oficinas de, nación, que tan bien cumple á su ánimo, do su ingenio y su flexibilidad moral, con esta sucursal á partir del día 21 ésj corrienHeno de voluntad, su primdra y ejemplar cuyos elementos, administrados discreta y te contra presentación del citpóít número coud- ción, y Lucita, casi coLn secreto pla- oportunamente, escalan todas las a turas 13, á razón de francos 2,20 pQf peso na -cer: bien es cierto que su espír tu inquie- sociales. cional argentino, moneda legaí, y los franto, que le lleva á la constante desilusión Unido á una mujer de suelea imagina- cos al camlr o del día anterior ai én que se? de las cosas apenas conocidas, lo que hace ción y compenetrada con su marido en ese efectúe el pago, de- dticklos los 1 impuestos ¿que D. Rodrigo, el viejo, la diga siempre c- pec alísimo y lucrativo suvoir foire, ur- del Estado español. que quisiera ser siempre lo que no es le den unja escena muy graciosa de celos en El dividendo sobre los certificados sera promete á cada instante nuevas emociones el palco de un teatro, de la que hacen víc- pagado previa presentación de íos títulos que ella persigue con insaciable curiosidad tima nada menos que 1 presidente del Con- nominativos á los efectos del esíámpiH, ad 8 al Y con la catástrofe económica de los j se jo. caja señora, cc osa como una turca, Madrid 20 de Eidero de 1914. LOS ESTR ENOS EL GENERAL ALDAVE