Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A g C VIERNES 16 DE ENERO Dñ 1934- EDICIÓN 1. PAG, 9: íjifi Jefe del ejército de Filipinas fue re Compensado con la gran cruz de San Fernando. Terminada la campaña regresó á la Pea (finsnb i Le. is- Tido un rec oimiento entul JS: abíH, POLAVIEjA POLÍTICO Estimulado por la opin ón pública, el ge acral Polavieja creyó llegado eí momento de intervenir en la política, y con el fin de encauzarla por nuevos derroteros publicó jsu famosa carta- manifiesto de 1. de S? ritiembre de 1898. Fue un momento ínteres. inte de la política española. Tenía el general pristiano á su lado, y más ó menos ostensiblemente, al insigne demócrata Canalejas y apoyaban el intento- -que se inició, para romper moldes, con aquella carta leída, en el Congreso- -periódicos tan significados en el liSeralismo como El Impartía! e! Heraldo y El Globo. Los señores conde de Romanones y Gasset prestaban también su acraies cencia á la creación del partido que había de lograr la fusión del espíritu conservador y catolicísimo de Polavieja cor ¡ía propagandas radicales de Canalejas. No prosperó el intento; pero el general Polavieia persistió en su deseo de colaborar en la política activa, y cuando eí señor Silvela formó Gabi Gabinete íe fue confiada la fe cartera de Gnerra. Su actuación fue breve, y poco después volvía casi por completo á ía vida privada, aunque sin abandonar los cargos milicares, pues aun desempeñó la Capitanía general de Madrd, cuyo nombramiento ocas: onó. Según se recordará, la ciVs en que salieron tíel Gobierno el Sr. Maura y su ministro de la Guerra, el general Linares. Propuesto estuvo, por cierto también poco antes, para el mismo cargó cuando fue designado el Sr. Weykr, y esta designntión originó la salida de! Gobierno de los Sres. Silvela, Dato y Gasset. El nombre del general Polavieja fue, pues, tm: do á dos cris s de mucha celebridad en estos últimos- años, CONDECORACIONES El general Polavieja se- hallaba en posesión de las siguientes condecoraciones; Cruz del Mérito Militar. Medalla de Alfonso XII, con los pasadores de Píimp ona. Trcviño, EJgueta y Oria. Encomienda de Carlos IlL Gran cruz roja de! Mér to Militar Gran cruz de Isabel la Católica. Cruz sandia de San Hersn- enegiído Placa de la misma Orden. Gran cruz de la Corona de. Italia. Gran cruz de San Hermenegildo. Gran cruz de San Fernando. Medallas de Filipinas 3 de Leales Voluntarlos de aquel archipiélago. Gran cruz de la O den. portuguesa de San Be: i to de A vis. Medula de oro de ía T a de S. M. el Rey. Medalla, de rilata Conmemorativa e ía JRegencia. Cruz de primera chse de la Craz Roja de Servia. Gran collar de Carlos IIL Comendador y gran cruz; cíe la Ordei: portuguesa de Saní- ago Medalla de bronce conmemorativa de la proclamación de Nuestra Señora de Monserrat como Patrón a de los somatenes cafalane. Gran cruz de la Cruz Roja de Rusia. Medalla conmemorativa de Ja guerra rusofaf- onesa. iridia conmemorativa de ía Sociedad 1 Cruz Roja de Roma. Medalla conmemorativa del Centenario de lo Sitios de Zaragoza. Medalla de oro del Mérito, de Chile. Medalla conmemorativa del Sitio de Gerona. Cruz del Mérito del Estado, de Méjico. Cruz del Orden Teutónico, de AustriaHungría. Medalla conrrpmoraíiva de los Sitios de Astorga. Gran cruz de la Orden de Danilo I, de Montenegro. Gran cruz del Águila Blanca, de Servia. En 189 5 se le concedió ei título de marqués de Polavieja. A B C, ante la pérdida de tan ilustre soldado, envía á la familia doliente ei testimonio de su más sent. do pésame. HUELGA GENERAL Ayer mañana, á las once, se reunió la comisión aibitraL Ai abordar los puntos del conflicto presente, la representación de la Compañía dijo que no está autorizada para resolver en armonía con las aspiraciones obreras en lo concerniente á la jornada de trabajo, á la supresión de los contratistas, á la reducción de la jornada para el personal de tráfico y tracción, y á. que las bases acoroadas alcanzasen á los obreros del departamento de Huelva. En atención á estas dificultades se suspendió la sesión á la mía de la tarde con la retirada de los delegados de los mineros, que presentaron la siguiente nota: Reun da la representación obrera de la comisión arbitral, y en vista de la negativa de la Dirección de la Compañía de Ríotlnto de conceder plenos poderes á la comisión arbitral para que como tal dictam ne en la interpretación de las bases origen del actual conflicto, y tratando de imponer otras nuevas, que hacen más violenta la situación de aquellos trabajadores, pues, entre otras cosas, se anuncia al despido colectivo de 1.000 obreros, acordamos retirarnos de la susodicha comisión arbitral, convencidos de que los señores representantes de! Gobierno t- enen ya sobrados elementos de prueba para opinar sobre el particular. Esta nota, que se entregó al Sr. Azcárate, la filman todos los representantes de los mineros, Sres. Egocheaga, Martín Moreno y Fernández Muía. A la seis de la tarde recibió el Sr. Sándh- z Guerra á los reportas, y dijo: -Xo me ha visto esta tarde ni el señor A- ate ni el Sr. Posada; pero, por refere icia u edigna de manifestaciones que este tii. no ha i echo acerca de los últimos trabajos de la cow sión arbitral, sé que es absolutamente cierta la ruptura entre los reprc: enf antes de los mjneros y los demás mierrbros de la comisión arbitral. Los tres dc p dos obreros se han retirado. Sin duda- -agregó el ministro- -esta decisión responde á maquinaciones de carácter político y a un movimiento de finalidad electoral en. Huelga y en la comarca minera de Ríot: nto. Y esto no se compadece con el hecho de haber sido satisfechas las aspiradores de aquellos mineros en el laudo de la comisión arbitral respecto de los tres puntos que, en orden á los jornales, contenía la base 11 de las que, como soludúii. se aprobaron y firmaron en Noviembre. Y repuso- un e MINEROS DE RIOTINTO -Pero es que precisameriTé por incum plimiento de las demás bases en 1. de año por parte de la compañía, ha surgido ahora el nuevo conflicto. Y como son dos cuestiones las que separadamente se han traído á la comisión arbitral, una vez resuelta aquélla, quedaba por estudiar y resolver todo lo de este año: poraue no habían comenzado á regir en i. de este mes las bases que el director y los obreros firmaron y que no necesitaban de glosas ó aclaraciones en el momento de aplicarse. Que es lo que había dado margen al lock- out y determinado esta resurrección de la huelga, -No sé- -exclamó el br. Sánchez Gue rra- porque como dije, no tengo referencia directa de lo ocurrido en el seno de la comisión arbitral. No he visto á Azcárate. -La pr ncipal dificultad está en determinar si se va á ap icar ó no la jornada acordada de ocho horas y media, y si, como se convino en Ríotinto se va á reconocer á los obreros el poder prescindir de ios contratistas. ¿Pero esto últ mo está en las bases? -Se les deja el camino expedito en la base tercera para expresar su voluntad en este punto, para lo sucesivo. -No sé- -insistió el ministro- Vc emos ío que me manifiestan los representantes del Gob erno en la comisión arbitral. La realidad es que el conflicto vuc- Kv á estar en pie con mas gravedad que en el pasado. otoño; y la huelga general será allí inevitable, si á una exquisita prudencia y a! conocimiento exacto de los tenn nos del problema no se ajusta la. conducta de las autoridades y. la resolución de la superioridad sobre el terreno de la más absoluta in- 11 dependencia en su ntervención. Porque, según tod? w las trazas, se hu enfocado mal el problema en sus dos e. -rremos, y el Gobierno, trr. s una confianza optimista, no evita que se jucrr, t e con fuego. El subsecretario de Gobernación, que recibió anocae á los periodistas, manifestó que aun había esperanzas de que no se llegue á la ruptura definitiva; oero que si ésta ocurre, se debe á la actitud de algún elemento de la Comoafiía. que no considera aceptable ep su totalidad el fallo de los ár bitros; actitud inadmisible, puesto oue la persona ó entidad que se someta a un arbitraje, de antemano acepta el laudo íntegro. representantes de los obreros de kíotinto en la comisión arbitarí se reunieron ayer en la Casa del Pueblo, con el Comité de la Federación Nacional de Trabajadores, y adoptaron acuerdos reservados. Él Sr. Egocheaga y los demás compañeros en la comisión mencionada conferenciaron anoche teleiomcamente con los óbi sros de Huelva de donde les dijeron que el resto del Comité de huel a de Ríotinto había ingresado en ¡a cárcel. También les manifestaron que íioy pensaban celebrar un mitin en Nerva, para protestar contra lo que ellos juzgan un atropello y acordar la actitud que han ae adoptar en lo sucesivo. Los individuos del Comité, que se liallaa en Madr d, después de la conferencia que celebraron anoche con el jefe del Gobernó, han suspendido su regreso á Huelva, y, esperarán la llegada á Madrid de los representantes de la Compañía, que han anunciado su viaje desde Londres. Huelva 15, 3 tarde. En las minas de Ríotmto continua el paro general, pues sólo trabaja escaso número de obreros en las bombas de- desagüe f en algunos otros de- i partameates,