Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C DOM) NG. 0: 7 D E S E P T I E M B R E D E i 3. E D I C I Ó N 1. PAG. 4. la Academia. ¿Por qtié no fue académico? Víctor Hugo, en su citado libro Cosas vistas (del cual la casa Nelson acaba de hacer na excelente edición, en la colección de las obras completas del poeta) Víctor Hugo escribe con fecha de 14 de Enero de 1850: Charlaba yo en la Academia con pwpin á propósito de Balzac. Dupin me ha interrumpido: ¡Diablo, diablo! ¿Quería usted que Balzac entrara del primer golpe, bruscamente, en la Academia, sin mus ni más? Usted me cita ejemplos de escritores que han entrado de ese modo: Patin, SaintMarc Girardín, Brifant. Pero eso no prueba nada. ¡Balzac de pronto en la Academia! Medite usted sobre ello. ¿Puede acaso hacerse eso? ¡Usted ño piensa más que en una cosa, y es que Balzac lo merece r Nada se puede añadir- -tratándose de estas cuestiones- -á la última frase del gran poeta. Y ahora, para terminar, la filosofía del caso: de los casos 3 e Vigni, Baudelaire, Balzac y tantos otros. Las Academias no implican ni inteligencia ni obtusidad. Se puede ser académico y tener talento; se puede ser académico y no tener talento. Las exclusiones que las Academias han hecho- -ó puedan hacer- -de hombres de positivo mérito, tampoco pueden servirnos para establecer una regla general. Hombres eminentes no han sido académicos; hombres verdaderamente eminentes lo han sido. En Francia no lian sido académicos ni Balzac, ni Flaubert, ni Baudelaire, ni los Goncourt, ni Zola, ni Daudet. En España no lo han sido ni Larra, ni Espronceda, ni Bécquer, ni Costa, ni Clarín, ni Pi y Margall. En Francia, en cambio, lo han sido Chateubriand, Taine, Renán, Lamartine, Víctor Hugo, Heredia. En España lo han sido Quintana, el duque de Rivas, Zorrilla, Pereda, Castelar, García Gutiérrez, Ayala, Menéndez Pelayo. Tal es la conclusión á qae se llega cuando se miran las cosas con una perfecta indiferencia. AZORIN. LA NUEVA. ESCUADRA EL ACORAZADO ESPAÑA Hoy será entregado á nuestra Marina, en El Ferrol, el acorazado España, primera de las unidades que han de constituir la nueva escuadra. Este acorazado será uno de los baixos más hermosos que ¡surquen los mares. He aquí algunos de los datos de lo que pudiéramos llamar su historia: La quilla de este barco, fue puesta el 5 de UN ARTISTA NOTABLE EL DISTINGUIDO TENOR DEL TEATRO DE APOLO, DE MADRID, D. CESAR VERCHER, QUE HA OBTENIDO UN GRAN TRIUNFO COMO CANTANTE Y COMO ACTOR EN LA OBRA DEL MAESTRO VIVES E L PRETENDIENTE amor fue. el de un adolescente entusiasta y romántico. B? lzac pensó en la Academia francesa como un recurso para su vida dé necesidades y angustias. No era mucho lo que producían las dietas de la Academia; pero, en fin, algo era. Carlos ISÍodier patrocinaba la candidatura del novelista. He aquí la carta que le dirigió Balzac: Mi buen Nodier, mis escasos medios de vida son la causa de que presente mi candidatura á la Academia; le ruego que intervenga con su influencia en mi favor. Si no puedo ingresar en la Academia á causa de la más honrosa de las pobrezas, no me presentaré en los días en que la fortuna me haya favorecido. En el mismo sentido escribo á nuestro amigo Víctor Hugo, que se interesa por mi. Dios os conceda salud, mi buen Nodier. Escribía Balzac estas líneas en 1843; fue ésta una de las tres ó cuatro veces que el novelista presentó su candidatura. En 1839, habiendo manifestado también Balzac sus pretensiones á uno de los más viejos académicos, Alejandro Duval, éste le dijo señalando su cama: -Señor, he aquí la cama en que he de morir dentro de muy poco. Balzac replicó espiritual y generosamente -Al contrario, creo que le quedan a usted muchos años de vida; la prueba es que vengo á pedirle su voto. Probablemente no seré elegido ni esta vez ni la siguiente. Según todas las probabilidades, no habrá vacante antes de tres años. Así, pues, hasta dentro de seis no cuento con usted. En las tres elecciones en que Balzac presentó su candidatura, obtuvo dos votos en dos de ellas, y ninguno en la tercera. Una de las veces presentó su candidatura Víctor Hugo; Balzac, al saberlo, retiró la suya. No salió triunfante Hugo, sino el duque de Noailles. Balzap escribía luego: La Academia ha preferido á Noailles; es sin duda alguna mejor escritor que yo. Pero yo soy mas noble que él, porque me he retirado ante Víctor Hugo. Además el duque tiene muy buena posición, y yo, ¡ay de mí! tengo deudas. Balzac- -no es preciso decirlo- -merecía aber entrado desde el primer momento en LA MARINA ESPAÑOLA I EL ACORAZADO ESPAÑA QUE HOY SERA ENTREGADO A NUESTRA MARINA EN EL FERROL