Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Á B C. VIERNES 28 E FEBRERO P E $91 EDICIÓN 1. PAG. 6. m, v. i a el reqüerimíenlo, no coa el proposito de perseguir á ese Sr. pues ni éste señor puede molestarnos n i precisa nuestro honor de la protección de los Tribunales lo hacemos- para, si contra lo que presumimos, fuera cierto lo denunciado, castigar á los autores de tan execrable delito. Tales son, conciudadanos, los puntos de pista de estos representantes vuestros frenjte á las maniobras de los que pretenden entorpecer la reconstitución de la Hacienda municipal y formar estado de opinión perjudicial al vecindario. 1 Meditad sobre los fundamentos en que poyamos nuestro criterio, y preparaos, en el caso de que os parezcan acertados, á sepundar la campaña que iniciemos para dejfender vuestros intereses, que juzgamos gravemente amenazados en los actuales momentos. Madrid, 27 de Febrero de 1913. -Áfvairez, Villamil, Barrio, Barro, Carnicero, Ca! ra, Noguera, Pascual Acebedo, Rodríguez Reyes, Rosón, Rozalem, Talavera, Trompeta. (Eduardo) Trompeta (Enrique) Garicía Quejido, Valdivieso. v Perdidas producidas por la substitución délos Consumos Quien lia ganado con la substitución, del Impuesto de Consumos acordada por la leyBe 12 de Junio de 1911, no. lo sabemos. P jQuien ha perdido si, y vamos á demostrarlo con cifras. LO QUE PERDIÓ EL TESORO Perdió la Hacienda, pública, que en 1910 gantes de la supresión) recaudó 58,68 millones, y en 1912, 49,76. Pérdida, 8.920.000- (pesetas, por este concepto. La Hacienda pública, que en igio recaudó 191,35 millones por contribución de inmuebles, cultivo y ganadería, en, cuyo impuesto. está, incluida la exacción urba tía, y que en 1912, por haber cedido el 20 por 100 á los Municipios, obtuvo 189,03 ¡Pérdida, 2.320.000 pesetas. L a Hacienda- pública, -que por. -igual cesión ingresó 44,52 millones en 1910 y 44,04 en 1912 por la contribución industrial y ¡Se comercio. Pérdida, 480.000 pesetas. Total de pérdidas para él Estado hasta ahora, 11.720.000 pesetas. Estos datos están tomados de la Gaceta del 31 de Enero último, en la que se insertan los de la Intervención general del Estado referentes á los ingresos líquidos- del último quinquenio. Claro es que esta pérdida no corresponde exactamente á la dtesgraváción de Consumos en Madrid 1, porque existen otras poblaciones donde también se, ha suprimido el impuesto; pero no puede egárse que es pérdida absoluta para el Estado, por la supresión del citado impuesto, -la de pesetas 21.720.000. Sigamos. LO QUE PERDIÓ EL AYUNTAMIENTO 12 Ayúntamíecto de JMadrid, antes de desgravarse en 1907 eí impuesto sobre losv vinos, recaudaba por Consumos 24.710.000 pesetas, y en 1908, ya desgravados, pese- ías á 9? aíSoj, íÍ a fi g se, mantuve gn 9O) y? ü? unida a. las 560.000 que ofrecían los reóursos substitutivos de los vinos hacían un total de 17460.000 pesetas. Aunque la cantidad de substitutivos 5 sea el 20 por IQQ sobre las contribucioses ¿el impuesto de carnes, bebidas, alumbrado, solares, inquilinato y espectáculos, es casi igual á la cobrada por- Consumos, es lo cierto que á consecuencia del régimen deducido de la desgravación total produjo al Ayuntamiento de Madrid un déficit de 3.400.000 pesetas en 1911 y dtev 1,790.000 en 1912. Pérdida para el Ayuntamiento en ambos años, 5.190.000 pesetas. La pérdida para el Estado y para el Ayuntamiento es hasta ahora de 16.910.000 pesetas, ó sea en cifras redondas de 17 millones de pesetas. Las cifras referentes al Municipio pueden comprobarse, primero, en ías declaraciones que el Sr. Ruiz Jiménez hizo a El Economista, y pe este periódico insertó en su número del 8 de Febrero actual, y ser gmido, en ía. página 223 del presupuesto del Ayuntamiento para 1913 Certiinaemes. LO QBE PERDIÓ EL VECINDARIO Los precios de los artículos no han descendido desde Jupio de 1911 hasta ahora, según ha reconocido el- presidente del Consejo en. su declaración del 24 3 el corriente, según saben todos los vecinos de Madrid y según podríamos demostrar mediante la divulgación de ao estudio que tenemos hedió. El vecindario no ha teniSo ventaja por esa parte; pero, en. cambio, ha sufrido perjuicios al pagar ías siguientes castidades por el arbitrio áe inquilinato: 1.843.000 pías, de Junio á. Diciembre de 1911 4.165.000- -de Enero á Diciembre de 1912 6.008.000 pesetas en. total. Aparte de que se mantiene el impuesto sobre las carnes, que ofrece 7.6 ao- ooó pesetas, en. el orden social tampoco se han observado grandes ventajas, porque continúa la línea fiscal ambulante y la fija n las estacioaes, que cobra el arbitrio de pesas y medidas sobre las verduras y hortalizas (tomates, judías, guisantes, habas, ajos, patatas, espárragos, coliflores, etcétera) sóbrelas aves, sobre los pescados, em; batidos y huevas, que no se introducen con fines industriales de especulación, pero que recarga el producto y mantiene para su cobranza la Mnea fiscal y el personal adecuado. (Apéndice número 4, página 139 del presupuesto para 1913. EL REPARTIMIENTO VECINAL Y, por último- -y esto EO se ha divulgado suficientemente todavía- se cobrará en 1913 un millón de pesetas en concepto de repartimiento vecinal, según el apéndice número 41, inserto en las páginas 213 á 217 El obrero, cabezaje familia, -que hoy no pague inquilinato, tendrá que abonar lo siguiente, porque su sueldo se estima en la base 15 en tres pesetas diarias durante 260 días de trabajo, ó sea en 780 pesetas I por 100 sobre 780 pesetas. 7,80 ptas, 4 por ico por gastos de cobranza... 0,31 I por 100 gor partidas fallidas. 0,07 Total 8,18 Esta eaíttiáaá tendrá que ser pagada por todos los obreros mayores de. diez, j ocha aaos y füénmés é séseaía píe a s gan el inquilinato. A este efecto se hará; mm áecjaracióif primada que tendrán que s u s í í r todes Íp 4 vecinos de Madrid, mediaste padrón, paira que declaren sos rentas y ufSMades. El asffitío tiene tanta, importancia, qué las tarifas Hegan á 84 millones para extraer. de esta suma ía parte correspondiente al repartííBiento. Hemos visto, pues, que la sustitución de Consumos no ha determinado aiagjíña ventaja económica, ni al Estado, HI- al Ayuntamiento, ni á los vecinos. ¿Por qué entonces, se acsxdé? Para satisfacer los deseas de unos se ñores qije fiablaban en. miases: comicios señores llamados liberales de ía extrema, iz- quierda, y radicales; señores, en fin, cuya misión- es gritar como arbitristas, sin ofre. -i eer soluciones concretas- Se abolieron los Conscsies para conse- í gak ña. efecto político. Después de hecho, bien está; pero consmostraéo con cifras y a base éS estudio, que la stspresióii de los Constase a podía beEeficisr á íiadie, JTBO ha feesáeisdo, porque ías leyes econóliiicas son ümnfófelés y t! e- r raen KÍI eíeeto previsto. Los paríiáarios de IMfé Georjge, qu soa legióa eatre ios r. aáicÉ. esy f tíéüen pre i guíitársel a s a maestro. El reparfimienfo vecinal Cerno, por desgracia s a y s á e muy Metí él- eciadario de Madrid, tes Gm atüps con otro nombre y bajo etiquetó- -dfetínta, sub sisten, El arbitrio 4 e pesáis jf íEedMas el de la earae, el de y- korisilizasjj ¿qué son sino Consumos. dís lzáiáos? Además, se ha creádo- el- i Sto de ¡tí quilinato, que grava los feo re que cons tituye un intruso aborreciMs fae. se mete, con toda sserte de abusos j vi íencias eñ la casa misma deL contriíragnaííe. Pero comió esto era poco feáavía; como, al fiii, según han eomeatááo Iradatorjámente ios elei eatos repubHcases y socialistas, del. Manicipio, tenía algosas, ejccepciones este isípaesto esi beneficio áe ks. eíases hu- r mudes; como todo esto era poca, repetimos, nuestro paternal Ayantamieato, 110 querien- do r u sadíe escape á- la- feartm- a- dfe pagar, ha consignado eíi su presupae o para 1913 un gravansesi contra tos exeeiteados, y que se tíenoBiina repartimiento ptúnaí Este ímpaesto, del que ÜOS- capamos dé- teaidaiHeQte ea otro artícti recae sobre los vecinos cabezas de fásica que no satisfagan ctfeta por el itnpu egÉ de inquiMnato es áecir, sobre tos tíadadanos pobres, qnien. es habrán de satisfacer en virtud del suevo arbitrio oche pesetas airoalés, n o alcanzando priyiteg áígtmo s ni ava para Jos qne BO sean cabezas é fefes de hogar, pues atraque no lo f aerast si han cumplido los diez y ocho años; i aatísíarátí el impuesto de refereacia, en rá i de cualquier. utilidad qste perciban, sea. ssíeÉfe ó jornal. ¿So creen los pacientes védEños de Ma- drid que ha- Segado el memsst de acudir. en manifestación, si lo perimtg él estada de las calles, al Ayuntamiento? ¿Me creen que ha sonado la hora de visitar eüectivameíit el agradecimiento que sopo m diligente y proba gestión adasisístrativá. Es tai deber de gratitud á q e se han hecho acreedores, y que está en el caso d