Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C SÁBADO 5 DE OCTUBRE DE 1912. EDICIÓN 1. PAG. 11. SINIESTRO ESPANTOSO EN UNA ESTACIÓN. DESCARRI- y sin abandonar el maletín en que llevaba los certificados. y una saca fúe contenía vaLAMiE. TO A TODA MARCHA Alicante 4, 3 tarde. Al llegar esta tarde el tren correo de Andalucía, que venía á gran velocidad y- ccn un retraso considerable, descarriló; no pudo ser detenido gor ¡el maquinista, y la locomotora, al precipitarse fuera de los rieles, rompió uno- de los muros de faene, da de la estación, atrayesó algunas de las dependencias de la misma, arrollando cuanto se oponía á su paso, y fue á empotrarse junto á la escalinata que da acceso á la estación. El pánico que se produjo, lo mismo en las personas que iban en el tren, que en las que presenciaron el suceso, es indescriptible, y ¡el estrépito al chocar la máquina contra los tabiques de la estación y al causar el derrumbamiento de éstos, fue enorme. Las víctimas causadas por el siniestro son ímmerosas, y entre ellas figuran algunos muertos y muchos heridos de gravedad. El tren tenía su. llegada á esta estación %l as doce, y llegó á las dos y nueve minutos de la tarde; de la de Albacete había salido con una hora y cincuenta minutos de retraso, por haber tenido que esperar du rante todo ese tiempo el cruce con otro tren. Para desquitarse de. este retraso el maguinista había forzado la velocidad, que era aproximadamente la de 80 kilómetros por llora; al llegar á las inmediaciones de la estación, y cuando quiso frenar, al acercarse) á la pronunciada pendiente de San Vicente, se encontró con que los frenos no respon dían, y el tren se precipitó como una exhalación al penetrar en el interior de la estación. También contribuyó á que el maquinista no pudiese aminorar la velocidad el hecho de patinar las ruedas sobre los rieles, que estaban humedecidos á consecuencia de las últimas lluvias. La máquina, seguida del ténder, chocó Contra los topes y derribó éstos, horadó los muros de la estación, atravesó el local en que está situado el despacho de billetes, para ir á empotrarse junto á la escalinata de entrada, derribando una de las columnas de piedra del vestíbulo. El muro de la fachada se desplomó sobre él patio de entrada, y al penetrar la locomotora en el despacho de billetes, arrolló S lá encargada de éste, Dolores Gara, que á se salvó milagrosamente, y á muchas personas que estaban junto á la taquilla. La noticia del suceso se extendió rápidamente por la ciudad, y al tener conocimiento de que había gran número de víctimas, personáronse inmediatamente en la estación los médicos de las Casas de Socorro y algunos particulares, que desde los primeros momentos se consagraron á asistir a los heridos. Muchos de éstos fueron conducidos al hospital, y otros, los más graves, fueron transportados en camillas por los soldados del regimiento de la Princesa al inmediato cuartel de la Guardia civil, que fue habi litado para Casa de Socorro. También acudieron ai lugar del suceso las autoridades y un numeroso público. Muchos de los viajeros que iban en el tren, al darse cuenta de la inminencia del siniestro, tuvieron tiempo para arrojarse á la vía; entre ellos figura el ambulante de Correos D. Tomás Navarro, el cual sé tiró lores. También se arrojó á la vía el revisor Carlos Villagómez. Guiaba la locomotora el maquinista José Sevilla, natural de Ái: nté, y llevaba de fogonero á Fidel Abaa, de Córdoba. Ambos pertenecen al depósito de Córdoba, y recientemente fueron trasladados aquí para presta servicio. El conductor del tren era Juan Antonio Hernández, y el guardafreno, Francisco Chocaiío. El cuadro que ofrecía el andén no podía ser más espantoso; debajo de las ruedas de la locomotora, y entre un montón de astillas y cascote había algunos cuerpos humanos horriblemente mutilados. Eí personal de kt estación, ayudado por los soldados de la Princesa y por muchos paisanos, se dedicó desde los primeros momentos á extraer los muertos y los heridos. LAS VICTIMAS Alicante 4, 5 tarde. Entre los heridos que en los primeros momentos han sido asistidos figuran los siguientes; Antonio Vives Ponce, de treinta y cuatro años, de Requena; Rosa Cordó Martínez, de treinta y cinco años, de Valencia; Blas Camoyanga y Borra, de treinta años, de Orchet; Ana Paya Martínez, de cincuenta y tres años, de Petrel; Vicente Paya Blanes, de treinta y cuatro años, de Alcoy, y José Si era Parra, de treinta y cinco años, de Benejama. Todos estos heridos se hallaban junto á la taquilla, comprando billetes para marchar en el correo de Andalucía, que tenía su salida á las dos y media. Ninguno está, por fortuna, de gravedad. lían sido asistidos además: Francisco Gabriel Seguí, de veinticinco años, soltero, con erosiones en las rodillas; Pío Jover, con conmoción cerebral; Juan Benajama, Tomás Lledó Martínez, de Valencia; Tomás Lorca Moreno, todos con erosiones, -y Manuel Maestre, abogado, con conmoción cerebral. En el servicio sanitario de la estación fueron asistidos: Felipe Navarro, de Elda; Juan Falcó, de Elche; María Ceres, de Viílena, y Adolfo Huertas, de Alicante. El ambulante de- Correos D. Tomás Navarro sufrió algunas ligeras contusiones. También están heridos eí guardafreno Francisco Chocano, el revisor Carlos Villagómez, el maquinista José Sevilla y el fogonero Fidel Abad. El estado de estos dos últimos es grave. La expendedora de billetes Dolores Gara tiene dos heridas graves en la cabeza; acababa de disfrutar tres meses de licencia, y sólo hacía una hora que se había encarga do de la taquilla al ocurrir el suceso. Entre los heridos graves figuran el carabinero José López, y otro, un joven de diez y siete ailos, Rafael Curcio, natural de Alicante, á quien ha sido preciso amputar los dos pies. Los muertos son: el notario de Monóvar D. Matías Güell, que tomaba- billete en el momento en que la máquina penetraba por la taquilla, y murió horriblemente destrozado. Ángel García, de oficio jornalero; regte j saba de Argel, y murió aplasta 3 c por la lo comotora. Hay además, sia identificar, un compás ñero del anterior, que tenía la cabeza separada del tronco, y una mujer con la cabeza aplastada y que iba humildemente vestida. Los cadáveres han sido trasladados al depósito del cementerio. OTROS INFORMES Alicante 4, 8 noche. El Juzgado se personó inmediatamente en el lugar del suceso y pudo comprobar que la máquina se hallaba en excelentes condiciones de funcionamiento. El maquinista ha declarado ante el juez? que echó los frenos antes de llegar á la pendiente. El administrador de Correos ha dado cuenta á la Dirección del admirable comportamiento del ambulante D. Tomás Navarro, y de que la correspondencia ha lie- gado intacta. El gobernador fue llamado ai teléfono por el Sr. Canalejas, y con él celebró una extensa conferencia. En la ciudad ha producido el hecho srenerai sentimiento. El público ha arrebatado esta noche los periódicos de manos de los vendedores, DE KUESTKO CORKESPONSAI A B C EN ROMA EL LEGADO PONTIFICIO EN VIENA El cardenal van Rossum, delegado apostólico en el Congreso Eucarístico de Viena, apenas regresó á Roma fue recibido en audiencia solemne por el Papa. El cardenal, según el uso, entregó al Papá la cruz, hostil, que era ei atributo simbólico de la representación de Su Santidad. Realizada esta ceremonia su eminencia entrega al Pontífice la gran medalla de oro que k ¡ha sido enviada como regalo por él Émpe- rador de Austria. Esta medalla tiene de diámetro 450, milímetros. En el anverso ostenta el retrato de Pío X, con una dedicatoria á la Eucaristía, y en el reverso se representa al Emperador; Francisco José depositando su corona imperial y real á los pies del sagrado Ostensorio. Arriba la fecha: 14 de Septiembre, MCMXII. Esta medalla tendrá verdadero valor numismático, porque su troquel se ha inutilizado después de haber acuñado dos únicos ejemplares: uno para el Emperador y otro para el Papa. Después el cardenal van Rossum dio al Papa cuenta verbal de lo ocurrido en el Congreso y entrególe del mismo ün informe escrito muy detallado. En su viaje de regreso, el cardenal pasS por la ciudad de Trento, donde depositó la primera piedra de la iglesia nueva que va a ser dedicada al Santísimo Sacramento. Pero además ha realizado una misión muy; importante. La diócesis de Trento se halla dividida en dos partes: una, septentrional, en el Tírol, donde se habla alemán; otra, meridional, en el Trentino, donde el idioma es el italiano. El obispo, monseñor Endrici, se encuentra á veces con dificultades de ua origen marcadamente nacionalista. Pues por la intervención del cardenal- legado van á disminuirse estas dificultades, ó tal vez í disiparse por completo. La diócesis va á ser dividida en dos, según las tendencias lingüísticas, y la parte septentrional será sometida á la autoridad un vicario alemán, del obispo de Tren ío, habilitado con nuincxosas. facultades ca-