Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. MARTES 6 DE FEBRERO DÉ 1912. EDICIÓN 1 PAG. 6. evaporad ores, un, destilador, un refrigerador, una bomba de agua potable y circulación y una bomba de agua salada. Cada cámara de máquinas e, stará ventilada por cuatro, ventiladores eléctricos: Tres de ellos para la expulsión del aire viciado, y el restante, para la renovación de aire fresco. Habrá dos cámaras de calderas, con seis calderas acuo- tubulares en cada cámara. Xas calderas, serán del tipo Yarrow de tubos grandes y construidas con todos los adelantos más modernos. La presión de trabajo será 16,5 kilos por centímetro cua- tirado. En cada cámara de calderas habrá cuatro ventiladores movidos á. vapor para mantener la presión de aire para trabajar á toda- s las presiones necesarias, Las máquinas auxiliares de cada cámara de calderas comprenden: dos bombas de acción directa para alimentación de las calderas, una bomba de acción directa para servicio de contra- incendios, de sentina y paira expulsar las cenizas, un eyector para expulsión directa de cenizas al mar y una máquina movida á vapor, para izar las cenizas hasta cubierta cuando, esté el barco en puerto. Habrá también una máquina de compresión de aire en la cámara de calderas de proa para la limpieza de los tubos de las calderas mediante un. chorro de aire. En el taller de forjas, los Reyes vieron funcionar un enorme martillo que forja, los pescantes para los botes del España. En el de calderería de hierro vieron cómo se hacían los tubos para la ventilación; examina ron los muelles de hierro para los pañoles y los camarotes é importantísimos aparatos en cobre para los tres acorazados. Terminada la visita á los talleres, los Reyes visitaron el dique nuevo y el plano inclinado. D. Alfonso, con algunas de las personas que, le acompañaban, bajó al fondo del dique con gran agilidad, enfocado por las máquinas de los fotógrafos. El ingeniero: constructor, Me. Frechons, le explicó detenidamente el funcionamiento, mientras el gerente de la Constructora hablaba con 3 a Reina, que se había quedado en la parte alta. Cuando D. Alfonso, después de oir las explicaciones del ingeniero, volvió á salir del- dique, sé abrieron las nubes y descargó, furioso, un formidable chaparrón. CAMBIO DE CORTESÍAS. EL REY EN EL WEY MOUTB La escuadra española, al fondear anoche en el puerto, saludó como es de rigor, con las salvas de ordenanza, á la plaza, al es. tandarte Real y al buque inglés. El comandante del crucero británico pasó en seguida á bordo del Pelayo para saludar al jefe de la escuadra española. El Rey, con el ministro de Marina, estuvo esta mañana a bordo del Wey Mouth. La tripulación se hallaba- formada en, la cubierta. Al subir el Rey, los marinos dieron. los hurras d e ordenanza y las. cornetas batieron marcha. El Rey visitó las dependencias del buque y aceptó el lunch con qti e le obsequiaron los oficiales ingleses. E l Rey fue despedido con iguales- honores y muestras de entusiasmo que á su Helgada á bordo- del crucero. A causa del furioso temporal el Carlos V ha sufrido algunas ligeras averías de escasa importancia. LUCE EL SOL. APUESTA GANADA. LOS ESTUDIANTES DE SANTIAGO El. Ferrol 5, 6 tarde. A las; tres de la farde se, abren las nubes, y entre un jiróir de cielo azul asoma el sol, un sel pálido, en Estado y Marina, k c qjíesa- de San fermo, pero sol ai fin. los, marqueses de la Torrecilla y Viana, el; El Rey ha ganado su apuesta. Porque el duque de Santo Mauro, los ayudantes y; Rey esta mañana, en su visita á los talleres otras personalidades. del arsenal, y cuando más despiadadamente Los Soberanos fueron recibidos por los estaba diluviando, apostó con Mr. Víckers consejeros de la Sociedad cojistructora, ios una caja de águilas imperiales á que la tar- ingenieros y las autoridades; 1 de abría para que se. pudiera celebrar dig. uaDespués de hacer una breve visita al asmentie, con todo el esplendor de la Natura- tillero, SS. MM. se dirigen á la tribuna re- leza, el memorable acontecimiento de la. gia con las personas. de. su séquito, los mibotadura. nistros y autoridades. Las calles son un hormiguero. En las que La orquesta... preludia Ja, Mar- cha- Real, y conducen al astillero ha, sMo necesario sus- suenan de. nuevo, atíeriaiiíkr el espacio, tos pender la circulación de coches, porque. el apteisosy. iws- vivas. fea legión de fotógra. gentío invade el arroyo y no hay manera- fos, apostados. -áAas ladas- rdeia tribuna, deshumana de circular. cargan febrilmente sa s Hiáqmáas. SUS Majestades ecnaaarsas- sillones en la Han llegado, los estudiantes de Santiag. o. Recorren alegremente la población, dando t r i b u n a vivas á los Reyes, á España y á la Marina Detrás, se colocan los ministras, la duquede guerra. El público aplaude el paso de los sa de San Carlos, les altos funcionarios paestudiantes y corea sus vivas. Una febril ex- latinos, las señoras de los consejeros de la citación sacude al ípueblo en masa. Constructora, condes- a de... Ztibiría, péñora s Los alrededores del arsenal presentan un, de íbarra y Urquijov EÜÍS- S Wiekers y lady aspecto imponente. Scott; los consejeros, las autoridades y ios ANTES DE LA BOTADURA. LA TRI- marinos, y se da la e- rdea para el lanzaBUNA REGIA. ÚLTIMOS DETALLES miento. El instante es de solemnísima emoción. A las dos y media de la tarde se abre de Cesan los aplausos y los vítores; todos enpar en par la gran puerta central del arse- mudecen; todas las liradas se fijan en el nal, por la que han de entrar los invitados. hermoso buque, próximo, a- lanzarse al agua. Estos empiezan ya. á venir. Son los misEl vasto panorama del paisaje ponía un mos dé esta mañana, los mismos de la fiesta marco soberbio en el soberbio cuadro. En del Alfonso XII y de la función en el tea- el fondo de la ancha Bahía, detrás de las. tro. Muestran en la puerta las tarjetas que tribunas, el casco terminadodel. España y. los acreditan y van tomando asiento en las el casco á medio concluir. dttAlfbuso XIÍ tribunas. Todos ellos llevan: la medalla con- En el mar, el Giralda, con... el péndóií moramemorativa de la botadura, de las cuales se do de Casulla; el Pdaya- y eí Carlos V. los han entregado á los Reyes dos magníficos cañoneros Hernán Cortés y, Marqués de Moejemplares en oro y brillantes. litis, el hermoso tiansatfaiifieo. y multitud. A los lados Este y Oeste de la grada se de barcos mercantes y yates ¿recreo, y dehan abierto dos nuevas puertas, destinadas trás, más lejos, el crucero. Wey Month, á la entrada del público. -Los espacios se haRodeando el mineása- semicírculo de la llan perfectamente marcados por medio de bahía, las- colínas próximas, con sus suaves cables. No obstante su amplitud parecen colinas, alfombradas de- verde, y sus blaninsuficientes para la muchedumbre que de- cas casitas jahanadas- j, y, -á- uno y otro lado, sea presenciar el acto, solemne ele la. bo- corno dos. centinelas avanzados los castillos. tadura. de La Palma y San Felipe, y en todas parSe ha hecho al público toda clase de pre- tes, en los fuertes; en. los barcos, en los edivenciones, con objeto de evitar sensibles ac- ficios, en el arsenal, la bandera de: la patria cidentes, cuya responsabilidad declina la desplegada al vienta. Sociedad. A las cuatro meno- s. cuarto la augusta La tribuna regia es un primor. Está ador- madrina alzóse de su asietiip, y esbelta, ernada con tapices, banderas y guirnaldas guida, espléndida á e- feermosura, dirigióse de flores. Sobre los estrados están los sillo- hacia la mesita de. caoba en donde estaban nes destinados á los Soberanos. depositados el macito áe ore- y el cwicei, y Descansando én la grada se levanta ma- con mano firme y pulso. segur da el golpe, jestuosamente el casco del acorazado pin- y bajo el afilado cincel: queda roto el deltado de rojo y negro. gado cordón. Casi, simultáneamente caen En la proa, pendiente de un cordón for- las pesas retenidas. Se oye; un leve crumado con cintas gualdas y rojas, hay un jido... ramo de flores, y en el extremo, la botella La Reina, emocionada, palidece. El moque se ha de estrellar contra el casco cuan- mento es de intensa, de hondísima, emoción. do la Reina corte la cinta. Un momentd que, eomo dijo después el se. A la izquierda: de la tribuna regia se le- ñor García Prieto, en. su. discurso, por lo vanta el altar en ét cual el obispo de Sión grande y por 16 solemne, pareció que era bendecirá al España cuando éste se deslice un. siglo: hacia el agua. Todas las miradas, que estaban fijas en La brigada, de obreros que ha de tomar la Reina, el parte en los trabajos del lanzamiento, auxi- casco del dirigense ahora ansiosas haciatan El liando, á. los ingenieros, está ya. dispuesta. hondo, que acorazado. aletea silencio era. se oía el de las. gaviotas. Losmomentos son de suprema expectación. Pero ésto dura poco. En seguida se ve LLEGADA PE LOS REYES. VISITA al casco avanzar majestuoso y deslizarse AL ASTILLERO. EL LANZAMIENTO suavemente por el plano inclinado de la grada hasta sumergirse la popa -pucs se ha A las tres y ctiárto de la tarde llegan los botado al- revés, de popa á. groa- -despules el Reyes al astillero. Su presencia es acogida centro y por fin la. proa. Al llegar á ésta el agua hizo loque en con- frenéticos aplausos y delirantes vivas, El Rey viste uniforme de capitán general términos náuticos se llama- él saludo- esto de- la Armada, y la Reina, elegante traje es. inclinarse ránidamcBte para erguirse e ¡i negro con pieles de armiño. Luce la cruz s e g u i d a de María Luisa, la medalla de oro y briLa rapidez del iffipulso adquirido Se hace llantes, de la botadura, que le ha regalado alejarse é: uíios 200 metros del lugar de la la Sociedad Española de Construcción Na- botíídatá- Una ola enorme, producida por val; un lazo de pedrería y. un collar de. la rápida inmersión, se levanta en el mac y perlas. sé estrella contra la grada y salpica- de es- Acompañan á SSI Mí los ministros de pumas el puente del acorazado.