Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DE TODO EL MUNDO, PQR CORREO, CABLE TELÉGRAFO Y TELÉFONO DE TODO ¿L MUN DO, POR CORREO, CA BLE, TELÉGRAFO Y TELÉFONO j í i: ¡ai- A i DE LA ASAMBLEA DE AUXILIARAS DE LA JUSTICIA EN ZARAGOZA. Banquete en honor de los asambleístas, celebrado con asistencia de su presidente honorario, D. Basilio Paraíso (X) Fot. BéTtviii: DE NUESTRO CORRESPONSAL A B C EN LISBOA CARESTÍA OE LA VIDA En la plétora de. legislación republicana que tiende á borrar los vestigios administrativos de la Monarquía, ño se encuentra ningún remedio eficaz para resolver de pronto el problema de la alimentación pública. Por el contrario, el proletariado de todas las clases produetoras siéntese cada día más oprimido por el ergástulo de la economía casera y para resistir, no el strugle fer Ufe cotidiano, sino las consecuencias que provienen de la escasa alimentación. La carestía de la vida se acentúa generalmente en las ciudades, sobre todo en la capital, donde caáa día suben más los precios de los géneros de consumo, acarreando constantes inquietudes y peligros que no se resuelven con decretos ni con cálculos sobre el papel. Por otra parte, se hace insoportable la vida al no establecerse el equilibrio de la remuneración del trabajo, al no dar tampoco facilidades para las transacciones comerciales, sean cuales se quiera las considera- ciones políticas determinantes del actual estado de cosas. Las clases trabajadoras están asfixiadas por los impuestos, y como consecuencia, avanza rápidamente el empobrecimiento moral y nos invade la depauperación física y los pobres llegan al descreimiento, por- que la República, que ellos supusieron generatriz de la abundancia, no les ha traído ali- vio alguno material, ni ven por ninguna; parte las felicidades cari que pensaban resarcirse de los prejuicios de la lucha por el nuevo régimen que, al menos, debería proporcionarlas una vida más desahogada. Casi podría expresarse el sentimiento popular con la frase atribuida á Juvenal: panem et circenses, porque las abstracciones de orden moral ó político no se truecan en moneda corriente, imprescindible oara resolver estas cuestiones de economía rudjmentaria, que, por lo visto, son las más difíciles. UN OBISPO RESIGNADO La ley de Separación de la Iglesia: del Estado continúa provocando con ITictos con los prelados, sin utilidad para nadie, El obispo de Ooimbra, en una carta dirigida á uno de sus diocesanos, ha declarado que se resigna ante Roma como penitencia por sus errores y presenta sus disculpas al Papa, á sus compañeros rnitrados y al clero y fieles de su diócesis. Lo ocurrido es que el prelado circuló una pastoral y la sometió previamente- a l a censura del Gobierno, como manda la; ley de Separación. Al contestar ppr telégrafo el ministro de Justicia, respondió al obispo que la oetición del beneplácito implicaba el reconocimiento de la soberanía del Poder civil, y el prelado se apresuró á explicar que la interpretación es errónea, puesto que él solamente recono: ce la autoridad papal. Un periódico de Lisboa dice que el acto del obispo de Coimbra se limita a un easo de conciencia, v oue al sincerarse, lo hace de una falta que no ha cometido.