Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. S Á B A D O 22 P E A B R I L D E 1911; EDICIÓN 1 PAG. 4. LOS SUCESOS DE MARRUECOS (n e K ¡iuStrat ¡on ¿1 VA CASBAH DE TÁNGER, DONDE SE CELEBRAN LAS REUNIONES DE LOS REPRESENTANTES DIPLOMÁTICOS EUROPEOS todo el Ejército, para volver á su empleo anterior hecha la paz ó normalizada la situación en el territorio. Así, pues, la situación de M. Gersch, que era al mismo tiempo primer coronel instructor, era de las EL CASO DEL CORONEL más prominentes, y lo que llamamos su caso, por esta- razón, evidentemente, grave. Así lo llamamos, bien ó mal. El caso es Monsie. ur Gersch ha perdido su: cargo. de indisciplina, y el coronel, un hombre in- Han motivado- tal resolución. de las autoriquieto, de reales talentos que pudo y debió dades federales unos: cuantos escritos: del llegar á mejores días. Sólo que el coronel citado jefe llenos de- ciencia militar. -pero tasca mal el freno de las Ordenanzas, se también Henos: de acusaciones para BUS jeaviene difícilmente a reconocer grados y fes, y aun fomentadores de la indisciplina, jerarquías y, sin importarle- mi bledo las por atentar en contra del prestigio que. han reglas del Cuerpo militar, con frecuencia de- conservar siempre los diferentes, grados se abre vía libré y se desborda. Es un hom- de la jerarquía. Véase- el fondo: déla obra, bro romántico al fin y al cabo; uno que hu- del destituido- -militar; biese sido revolucionario en cualquier otro Durante la guerra ruso- japonesa, este se país capaz de elevar revolucionarios, que ñor estuvo en Mandchuria. para, seguir; la ha tenido la póca fortuna de nacer en don- campaña. De ella, estudiada escrupulosade sólo el conservador tiene campo y am- mente, sacó en consecuencia la supeítori- biente, porqué las instituciones marcha i á dad de. la: organización; del Ej ércitp ¿apobuen paso y, el país se siente rico y robusto. nes, y su sistema de lucha fue ensalzado Ya se sabe que sólo los ricos- y. fuertes pue- por él en: su: Memoria; a. Jas autoridadessíeden permitirse el lujo, de ser conservadlo- derales al regreso ¿e su misión. Desde enres y prudentes los pueblos pobres y em- tonces ha; pedido aquel sistema para el pobrecidos, corno el hombre. que. tiene de- i- jercitp. de su país. masiado tasada la ración de pan, son los Aquí no encontró ambiente. Cuando ex- capaces de revolverse y enfadarse El co- puso sus ideas ijo se le atendió. Desde este ronel no tuvo suerte al nacer en Suiza. momento; el coronel perdió la serenidad, y Por sus talentos llegó á buena altura éste en sus escritos mezcló la ciencia guerrera y las. faltas de respeto... Es sensible, militar. Ser coronel r en el Ejército de la Confederación, como todo el. mundo sabe, pero es así- Y por mas que en lasmaniohras es llegar al más alto gradó posible de. su. se ha probado que- sus opiniones- eran bien milicia, porque la Confederación no puede fundadas y la superioridad de la organizatener, generales. Sólo en caso. de guerra ó ción del Ejército del imperio oriental inen circunstancias anormales en el interior, negable cómo él: había pregonado, despodría ser nombrado un general, único que truido el eiéctó ue su éxito r or la huraña. asumiría- la -autoridad de jefe superior de y agresiva forma de explicarlo, en lugar: NUESTRO COBRESPONSAT A B C EN SUIZA del triunfo que debió. alcanzar, no logró sino amonestaciones, quejas y ponerse en contra de casi todo- el país, que, aunque le admira, teme que la indisciplina cunda Y el Ejército se abandere. Recientemente, el. mismo coronel ha hecho mucho ruido. Habían de aprobar la. Lamaras un plati de reorganización de tro- pas, eme- en efecto, ha sido. aprobado c. a: i sin discusión. En contra de. este plan ercnpió punzantes folletos el coronel, Calificólo en. los términos más. duros. y tuvo. para sus süpériore y: para lovs autoTés dslareforma las, palabras más desea rnadiiiv itstp. ha sido. eT principio del fin. En l; ¡s mismas Caiííar a. s. se han levantado clamo- resten Contra del inquieto y lenguaraz au tor -délos libelos. Se pidió rigor, energía en. el, castigo. El mismo consejero federal- que- desempeña el departamento militar h; -bló. en ésos térininos, con más pasión erconada que interés por la disciplina. Juzgado- Wi. i Geréch, ha sido privado- de hi empleo y ha. dejado de pertenecer al Ejercitó: -Los muchos, admiradores del coronel 1 Q. lamentan, si bien no es tan seguro qu 2 le sigan. Pero ello no inquieta á M. Gersch. En. un país en. donde, nadie es popular, él lo es, y eso puede bastarle. En cuanto áí triunfo de sus ideas, es otra cuestión. Hemos oído á un muy alto personaje militar que las teorías son excelentes- y que- la niüestra. de su aplicación: eirá aplastante. Entre tanto el prop ágáádista permanece obscuro, la idea afóirá tal vez camino. Y esto es, en resumen, 1; caso del coronel, del que todos hablan. P. M.