Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C, MARTES 14 DE FEBRERO DE 1911. EDICIÓN 1 PAG. 6. Ha regresada de Monte- Cario, donde le han sido hechos encargos pictóricos de importancia; el notable artista sevillano don jDiego López. MUERTO ILUSTRE Rl NI TARI O R. CAP DEPON En la tarde de ayer fallec ó en esta corte el ex ministro liberal D. Trinitario Ruiz Capdepón, padre del ministro de Gracia y Justicia, Sr. Ruiz Valarino. El distinguido hombre público se hallaba delicado desde hace algunos días; pero anteayer se agravó en tales términos, que fue necesario administrar 1: los últimos Sacramentos. Los doctores Gimeno (D. Arnalio) y Oscáriz, encargados de su asistencia, habían celebrado diversas consultas, prestándole cuantos auxilios consideraban necesarios, dada la inminencia del oeligro en que se hallaba. En la mañana de ayer se acentuó la gravedad, y á las tres de la tarde entregó á Dios su alma el anciano ex ministro, después de recibir la bendición de Su Santidad. El ministro de Gracia y Justicia y su hermana no se habían separado un instante del lado del enfermo. Los otros hijos del Sr. Capdepón, D. Manuel y D. Vicente, que se encontraban fuera de Madrid, fueron avisados, y llegaron ayer, teniendo el triste consuelo de recibir el último adiós de su padre. El distinguido hombre público que acaba de morir nació en Orihuela en 1836, y cursó con aprovechamiento en Valencia la carrera de abogado mereciendo por su sobresaliente mérito que sus compañeros le eligiesen para pronunciar el discurso de gracias en el acto, que entonces se verificaba con toda solemnidad, de tomar la licenciatura en Jurisprudencia. Se recibió de abogado en 1857, Afiliado, desde luego, á la Unión liberal, dirigió, muy joven aún, el periódico La Unión, y mas tarde, en 1863, El Valenciano, órganos uno y otro de aquel partido político en la ciudad del Turia. Elegido diputado por Játiba, formó parte de las Constituyentes de 1869, en que hizo con fruto sus primeras armas oratorias. Al constituirse el partido constitucional, bajo la jefatura del duque de la Torre y dirección del Sr. Sagasta, de quien siempre fue gran amigo, afilióse á él, y fue nuevamente diputado en 1872 y en las Cortes sucesivas, ó sea en 13 elecciones generales, hasta- 1903, en que fue nombrado senador vitalicio. Su carrera científica y profesional ha sido tan brillante y honrosa como la administrativa y política. Catedrático auxiliar de Derecho durante tres años en la Universidad de Valencia, decano de aquel Colegio de Abogados, fiscal del Tribunal Supremo y subsecretario de Estado, gobernador civil y ministro de Gracia y Justicia, de la Gobernación y de Ultramar en varios Gabinetes que presidió el Sr. Sagasta, á quien siempre sirvió con verdadera lealtad, y posteriormente consejero de Estado y gobernador del Banco, en todos, los cargos que desempeñó dio pruebas de 511 competencia, de su laboriosidad y de una tdnradez á toda prueba. Desde hace algún tiempo vivía retirado de la vida activa de! a política, más que por la edad, por sus achaques, y no hace mucho sufrió una delicada operación á la vista. -Descanse en paz el distinguido hombre público, y reciban sus hijos nuestra más sentido pésame. Los ministros visitaron anoche á su compañero el de Gracia y Justicia para expresarle su pésame por la pérdida que éste ha sufrido. El Sr. Canalejas telegrafió á. los ministros expresándoles su deseo de que asistan al entierro y envíen una corona. Esto último no podrá realizarse porque la familia ha dispuesto no admitir coronas. Varios amigos y paisanos del Sr. Capdepón. han pedido que el cadáver sea trasladado á Orihuela; pero como el cuerpo ha empezado á escomponerse y será difícil su embalsamamiento, el entierro tendrá que verificarse en Madrid, hoy, á las cuatro. LOCALES CONCIERTO LARREGLA Con el teatro Español concurridísimo y brillante, milagro que no logran todos los concertistas, dio ayer su anunciado recital Joaquín Larregla, el ilustre pianista navarro, que tanto renombre y tantas simpatías ha conquistado en honrosa lid. Tiene Larregla personalidad propia. Habrá quienes no encuentren mucho calor en el carácter de este hijo de la montaña navarra; pero como artista, como ejecutante prodigioso, nadie le discute. En la primera parte rindió culto á Beethoven, ejecutando magistralmente el minuetto de la sonata 18; á Mozart, en su Pastoral variada, y á Grieg, en su gran balada, siendo aplaudido con verdadero entusiasmo. En la segunda parte apareció Larregla en el programa, y Larregla pianista tal cual es, de cuerpo entero: inquieto, soñador como compositor; claro y matemático como ejecutante. ¡Qué prodigioso meeamsmgj ¡Qué maravillosa precisión para dar á aquellos torbellinos de notas justeza rítmica y colorido... Tres obras nueva y entre ellas un Minué de las rosas, que es un encanto de finura, de gracia y de lozanía. Ejecutado con ¡a maestría de Larregla, resulta una joya que deslumhra por su riqueza; labor de orfebrería sobre oro de ley. La serenata poética el Saltarelo y Los murmurios de un arroyo preciosas páginas de álbum, fueron objeto de otras tantas ovaciones justas al autor y al ejecutante. La preciosa tarantela, en la que Larregla se ha complacido en amontonar bellezas de inspiración y dificultades de tecnicismo, salió de sus dedos pulida, deslumbradora. El auditorio interrumpía con estremecimientos de entusiasmo aquella portentosa manera de decir. Y al terminar el pianista insigne era aclamado y aplaudido con estruendosa unanimidad. Repitió esta página, 3 las ovaciones se repitieron también. En la última parte interpretó una preciosa suite de aires leoneses, sentidísimos todos, de R. Villar, que mereció el aplauso unánime del auditorio, y los honores de la repetición el último tiempo. Y cerró el programa la jota navarra, también de Larregla, cuya alegría y cuya ejecución levantó tempestades dé aplausos, sólo calmados cuando el gran pianista tocó otra gran jota: ¡Viva Navarra! que contagió al público, haciéndole prorrumpir en vivas y en una ovación formidable al insigne pianista. UNA ESCUELA DE MÚSICA mente distintas de las que hasta ahora estaban en u: -o. Explicando sus interesantes proyectos artísticos, ha dicho eí notable músico citado Me propongo formar una escuela destinada, sobre todo, á formar profesores. En efecto; es en esta materia ocupación, general formar virtuosos y brillantes compositores; adquieren á menudo una gran habilidad en el arte de asombrar ó encantar al público; á las veces, un verdadero genio natural los lleva á las más altas cimas... Pero no saben lo que hacen, y son incapaces de enseñarlo. Nadie se ocupa en hacer profesores, y lo más frecuente es que ellos mismos no se comprenden; enseñan a! alumno lo necesario para que realice lo contrario de lo que piden, de lo que ellos practican, de lo que exige el arte musical. Es, pues, necesaria, una Escuela Normal de Música; no tendrán que luchar coa las escuelas existentes; desempeñará una mi sión que ahora no se cumple. Formará sabios, profesores. Cuando los artistas que sigan sus cursos estén naturalmente bien dotados, su genio, por el estudio lógico de las cosas musicales, se desarrollará de modo sorprendente. La enseñanza habifualmente adoptada es una enseñanza intermedia. No se preocupa de los estudios elementales ni de los estudios superiores. La Escuela Normal será una escuela de enseñanza elemental y superior. En la naciente institución se enseñarán ¡además de los estudios de solfeo, piaña, contrapunto, armonía, comnosición y fuga otras materias, indispensables al artista, como análisis, musicales y estéticas comparadas; historia de la música, música de conjunto y leyes naturales de! a ejecución musical. TJW DESCAKKIIAMIENTO Jean Huzé, el ilustre músico francés, ha fundado en París una Escuela Normal de Música, con bases pedagógicas completa- En el recodo denominado Los Castillejos, situado entre las estaciones de Siguen za y Cutamilla, descarriló ayer de madrugada el tren expreso procedente de Barcelona. Según referencias, el accidente ocurrió por haber chocado el tren expreso con un bloque de tierra y piedras, desprendido de una trinchera á consecuencia de las recientes lluvias. La impresión de los viajeros fue enorme en los primeros momentos, pues la máquina recorrió 400 metros con las ruedas fuera de la vía y atravesó así un puente á la terminación del cual existe una trinche ra, con un gran terraplén sobre el río v con curva pronunciadísima. La serenidad del maquinista ha evitado un día de luto. Valentín Lamorta, que así se llama el referido empleado, sin inmutarse, movió el freno delgado automático y los de husillo del ténder, consiguiendo que el tren parase antes de llegar al terraplén. Algunos frenos del tren no funcionaron, por estar destrozados á consecuencia del accidente. r Como el suceso se desarrolló á dos kilómetros de la estación de Sigüenza, salió inmediatamente un tren de socorro con brigadas de obreros, que en algunas horas han conseguido reparar la vía, á fin de que el tren continuara á Madrid. Las brigadas trabajaron con rapidez ex traordinaria, rivalizando el personal en diligencia y acierto; EL EXPRESO DE BARCELONA