Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C MARTES i 7 DE ENERODE i 9 EDICIÓN J. -PAG. M. NECROLOGÍA MUERTOS ILUSTRES Bispo, población próxima á Lisboa, falleció ayer la ilustre poetisa Carolina Coronado. La finada, que desde hace años vivía alejada del mundo, había nacido en Almendi alejo el día 12 de Diciembre de 1820. Ha fallecido, pues, á la edad de noventa años. Pero para la mayoría de nuestros lectores, la insigne mujer que acaba de morir pertenecía ya á la historia. Ella misma, poniendo tiempo y espacio por medio, había sellado con el ¡silencio y el olvido su losa sepulcral. Dolores íntimos, desgracias de familia, la llevaron á orillas del Tajo, dejando cariños y afectos en el Madrid de sus triunfos. Sus obras, hoy olvidadas, son muelas y notables. Pero algunas quedarán en nuestro Parnaso como dechado de bien decir y de correcta y suave elocuencia, como La rosa blanca, Tú eres el miedo, Se va mi sombra, pero yo me quedo, y, sobre todo, El amor de los amores, que recuerda las 1 hermosas obras de Santa Teresa y San Juan de la Cruz, t En 1848 hizo su aparición en Madrid Carolina Coronado. Era una muchacha arrogante y bellísima. El poeta Espronceda la saludó como portento de hermosura Los literatos y poetas de aquel tiempo elogiaron con entusiasmo sus poesías. Un ilustre escritor dijo de ella que era la primera poetisa en lengua castellana, y como alguien le arguyera con el recuerdo de Gertrudis Gómez de Avellaneda, justificó su aserto diciendo que ésta era un gran poeta. Por aquel tiempo distinguíase en el Cuerpo diplomático de IVladrid un apuesto secretario de la Legación de los Estados Unidos, cuyo nombre era Justo Horacio Perry. Prendado éste de la hermosura de Carolina Coronado, no tardó en contraer matrimonio con ella. De esta unión nació una hija, bellísima como su madre, en quien la genial poetisa concentró todas sus ternuras. Todavía recordarán algunos viejos la alegre y hermosa quinta en que tuvo Carolina Coronado su residencia en Madrid. Era una linda casa, rodeada de jardín, cercana á la Puerta de Alcalá: en la calle de Lagasca. No creado aún el aristocrático ba, rrio de Salamanca, considerábase aquel sitio como de las afueras de Madrid. En aquella quinta, que fue un verdadero Parnaso de aquel tiemoo, centro de los literatos y poetas de la época, se celebraron muchas agradables reuniones literarias. También fue aquella quinta asilo de políticos perseguidos en los días de la Revolución del 66. Fracasado el movimiento, allí se refugiaron los precursores de la Revolución de Septiembre, perseguidos por eí Gobierno. De esta época datan muchos de los más admirables trabajos de Carolina Coronado. Acompañando á su marido, M. Perry, SLarolina Coronado estuvo largo tiempo ausente de España. En 1873 hizo una de sus ¡Ultimas apariciones en Madrid, en un baile que se celebró en la Legación de los Estados Unidos, siendo ministro Mr. Sickles. La insigne poetisa recorrió los salones del brazo de Castelar, en verdadera marcha triunfal, pues fue justamente aclamada por jsus admiradores. s La desgracia causó poco después hon das amarguras en el corazón de Carolina Coronado, arrebatándole á su esposo y antes su hija. 1- El cadáver de la ilustre poetisa Carolina Coronado será trasladado á Madrid, cumpliendo la última voluntad de la finada, que i Cnha p- sop i- ta. ia rn tierra española. CAROLINA CORONADO En el palacio de la Mitra, en Pozo do D JOSÉ MESEJO A las cuatro y media de ayer tarde falleció en Madrid, á consecuencia de una pulmonía, el veterano actor D. José Mesejo, que había llegado hace tres días de Palma de Mallorca, donde estuvo dirigiendo una compañía en el Teatro- Circo Balear. Don José Mesejo, que desde muy joven se dedicó al teatro, obteniendo grandes triunfos, era un actor excelente, que llegaba fácilmente al público, lo mismo con la nota cómica que con la sentimental. En los saínetes de D. Ricardo de la Vega y de otros autores más modernos, López Silva, Fernández Shaw, Arniches y los hermanos Alvarez Quintero, el Sr. Mesejo creó tipos que se hicieron populares. Fue uno de los más firmes sostenes del antiguo teatro Felipe, que edificó Ducazcal junto á los jardines del Buen Retire, y una de las figuras indispensables en la compañía de Apolo. A pesar de su avanzada edad, pues contaba setenta años, trabajaba con entusiasmo extraordinario, corno en los días de la mocedad. Cuando murió Mesejo estaban en su casa su esposa, doña Carmen Riaza, y sus hijos Emilio, actor de la compañía de la Princesa, y Julián. Su hija Carmen, que se encuentra en Sevilla, llegará mañana á Madrid. La Asociación de Actores se reunió al tener noticia de la muerte de Mesejo para rendir un homenaje á la memoria de su compañero. El Sr. Díaz de Mendoza ha manifestado á la Asociación su deseo de costear los gastos del entierro de Mesejo. El entierro se verificará mañana. Descanse en paz el notable actor. DE ESPECTÁCULOS Fernando Díaz de Mendoza prestó toda la autoridad de su nombre al ductor jurista, ofreciéndonos una prueba Kiiis de lo. flexible y vario de- su talento, que de tan perfecta manera s a b e acomodar- se. Carsí caracterizó muy bien el personaje del viejo judío; Manolo Díaz dio mucho relieve al carácter de Polichinela; Emilio Mesejo, sobreponiéndose á su dolor, hizo un Hostelero inimitable. -Por cierto que Mafia Guerrero y Fernando Díaz de Mendoza, al tener noticia ée fallecimiento de D. José Mesejo, propusieron á Emilio que se suspendiese la obra anunciada ó que le substituyera otro actor; pero Emilio, estimándolo mucho, n j quiso que en nada se alterase el espectáculo. Mi padre- -añadió, -por fatal coincidencia, trabajó la misma noche que tuvo noticia de la muerte del suyo Ayer mismo, María Guerrero y Fernando Díaz de Mendoza, en un impulso noble y generoso, habían acordado proponer á don José Mesejo que entrara á forma- r parte de su compañía, trabajando como y cuando quisiese. Emilio Mesejo, que iba ser portador de tan grata noticia cerca de su padre, recibió momentos antes la doloroso mreva de su muerte. En estas condiciones trabajó anoche Emilio Mesejo, y el público tuvo para él grandes muestras de simpatía. Y completaron la buena interpretación que anoche alcanzaron Los- intereses creados Montenegro, un discretísimo Leandro; Vargas y Martínez Tovar. La obra, espléndidamente presentada. El teatro, brillantísimo. Asistieron á la representación el Rey D. Alfonso y la Reina doña Victoria. Para fin de fiesta, se puso en escena un divertido juguete cómico de Allen- Perkins, titulado Jiierguecita, que divirtió grandemente al auditorio. DE AYFR NOTAS TEATRALES COMEDIA Pasado mañana, jueves, á las cuatro y media de la tarde, séptima matinée, se pondrá en escena la comedia en tres actos El desconocido. El viernes, á las cinco de la tarde, dará un concierto de piano el eminente artista Adolf Borschke, que tan gran éxito alcanzó en el celebrado el mes de Diciembre pasado. El programa es selecto y de obras modernas. PRINCESA. LOS INTERESES CREADOS EL TEMPORAL DE NIEVE LAS COMUNICACIONES El Sr. Gasset ha conferenciado extensamente con los directores de las Empresas ferroviarias, encareciéndoles la conveniencia de que se apresuren los trabajos que se están efectuando para dejar expeditas la? vías. Tales trabajos hállanse bastante adelantados, según los últimos telegramas eme el ministro ha recibido. Los esfuerzos realizados para mantener la constante comunicación entre los diferentes puntos de España han logrado restablecer la normalidad en la mayor parte de los servicios. El de Telégrafos no se ha interrumpido un solo momento, aun cuando el estado circunstancial de algunas líneas haya obligado á buscar medios de transmisión tales, que para cursar algunos despachos de Madrid para Almería y poblaciones del Sur de España se utilizaron hilos de Valladolid y otros del ÜNorte y Oeste de la red. Las comunicaciones telefónicas de la red interurbana han estado, no obstante, interrumpidas. El personal de Correos, por su partí, ha desarrollado ímprobo trabajo en las Centrales y sufrido durísimas pruebas en las oficinas ambulantes, algunas de las cuales. han permanecido cuatro días bloqueadas poií la nieve, teniendo los empleados qiíe 1 servían qr. r. eiecíti; u olsún transbordo! Fernando Díaz de Mendoza ha incorporado, con notable acierto, al repertorio de su teatro esta genial obra del maestro Benavente, bello poema de arte, de luz; formidable ariete de humorismo y de sátira. En su apropiada interpretación, bien se echó de ver el cuidado, el celoso esmero con que la obra fue atendida y ensayada. María Guerrero compuso primorosamente la tierna é ingenua figura de Silvia. Su admirable dicción, el encanto que la insigne actriz sabe poner en los versos, dio á la canción de la estrella, con que finaliza el acto primero, una intensa y luminosa poesía. La señora Cancio fue una Doña Sirena irreprochable. La señora Salvador y la señorita Barcena encarnaron muy bien en sus papeles. Emilio Thuillier tuvo un gran éxito personal. La sagacidad, la astucia, el picarismo de Crispín, encontraron en el ilustre actor la más adecuada expresión.