Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. SÁBADO 19 DE NOVIEMBRE DE 1910, EDICIÓN 1. PAG. 8 ás acuerdo; nada, será lícito en el orden cristiano de lo que se. liaga sin contar con Ja Iglesia. La aspiración de vida armónica está per fectamente expresada por un soberano que no os será sospechoso, el Emperador de Alemania, en su visita al convento de benedictinos. (Cita el orador las frases, entre ellas, la afirmación de que deben ir unidos el altar y el trono, á fin de educar al pueblo para los grandes momentos, de la vida. Muy bien, en los conservadores y católicos. El Sr. CANALEJAS, sin perjuicio de recoger la totalidad del debate, anticipa su intervención. Dice que le sorprende la actitud de ciertos elementos parlamentarios, alguno de los cuales, los tradicionalistas, anuncian francamente que van á obstruccionar este proyecto con serie dé enmiendas. En- la alta Cámara, sin componendas ni conferencias misteriosas, habíamos llegado á una concordia. ¿Es que no se quiere ahora esa concordia? Pues el Gobierno no lia de rectificar su política, y si me obligáis é. derribarla, habrá de ser á costa de la responsabilidad de todos los elementos de enfrente, incluso los que os consideráis, tanto como nosotros, defensores de algo que está por encima de nosotros. Frente a l a obstrucción, apelaré á todos los medios reglamentarios. Los que quieran la paz, salven su opinión, lo cual es su derecho y su deber; pero apártense dé colaborar en esa- obstrucción. Lo que deba hacerse, se hará, á despecho de violencias. (Muy bien. El Sr. SALABERRY: En el proyecto de Administración local S. S. presentó muchas enmiendas, y nadie le llamó obstruccionista. El Sr. CANALEJAS: No puede compararse la obra de reorganización interna del Estado- á este proyecto, que es incidental y de mera prescripción. Además, se puede sobrellevar la obstrucción, pero no la imposición. (Muy bien. Contestando concretamente al marqués del Vadijlo, dice que el Gobierno quiere la concordia, y que á ella se llegará por el: camino que se pueda. (Muy bien. El Sr. SALABERRY recoge, la alusión y niega que ios tradieionalistas hayan anun ciado obstrucción. Lo que hay es que queremos oponernos á este primer paso y á todos los pasos de la política anticlerical. Añade, contestando á interrupciones, que el Sr. Canalejas es prisionero de los republicanos, sin los cuales no hubiese subido al poder el. partido liberal. El Sr. LLAGARÍA contesta por la Comisión al marqués del Vadillo. Elogia el discurso del impugnador, pero estima que los argumentos han carecido, de una condición imperdonable, que es la pertinencia. Aquí no discutimos la cuestión religiosa, sino un punto de aplicación. Desdé esos bancos, se ha preguntado qué hemos hecho- en esta mayoría del espíritu de Sagasta; yo pregunto qué habéis he. cho vosotros del de- Cánovas, que implantó la tolerancia y que supo sostener su obra frente á Pío IX, frente al Vaticano, fuerte con el débil y débil con el fuerte. Cánovas fue quien hizo la distinción en- -íre tolerancia dogmática y tolerancia civil, y demostró que la segunda constituía un deber en el Estado. I Qué habéis hecho de ese criterio de Cánovas? Sí él y Romero Robledo levantaran la cabeza, se sorprenderían de vuestra actitud. Romero Robledo dijo, entre otras cosas, contra ios frailes, que venían á las grandes capitales por el dinero y nada más. (Lee frases del Sr. Romero Robledo. Lee también textos para demostrar, clesrniii ieudo lo cute en contra se ha dicho en esta Cámara, cómo el Sr. Montero Ríosno discrepa en este asunto del Sr. Cana- lejas. Afirma que existe la cuestión clerical, y refiriéndose al pacto, no- á las potestades, dice que el gran concordato admirado por el marqués del Vadillo es una deshonra de la legislación, porque está casi exclusivamente consagrado, á fijar cuantías de sueldos, emolumentos, repartos, etc. Sostiene que la gran mayoría de la nación es partidaria de la separación económica de la Iglesia y el Estado. Por eso la opinión liberal empuja é impone la prontitud de la solución. Termina diciendo que el marqués del Vadijlo ha planteado teóricamente una cuestión que es práctica. La excursión histórica huelga; vivimos en el siglo xx, y no son aplicables pensamientos ni normas de siglps ha. (Muy bien, muy bien en la mayoría. El Sr. Canalejas y los ministros felicitan al orador. Se stispende este debate, y á las ocho y media se levanta la sesión. EL DÍA DE AYEK de tener motivos para dar á los techos, tor- cidas interpretaciones, dispónese el Rey á satisfacer su deseo, que varias veces hubo de manifestarme de ir á Melilla á revistar y saludar á las trepas, ver cómo; están instaladas y examinar los barracones y fortificaciones- constritídos últimamente. Este viaie será á mediados: de Diciembre: todavía no se ha fijado con precisión la fecha, ni sé si el embarque será en Málaga ó en Almería. Desde luego acompañan ré yo á S. M. y ahí estaremos: unos dias. -El próximo lunes- -anació el presidente- -queremos irnos á Sevilla. El gobernadas me telegrafió que estaba enfermo, y rogaba, si era posible, que no marchásemos el 20, aplazando un día, el viaje, Su Majestad se alojará en el Alcázar. Allí dará el- Rey una comida, Los tres actos de carácter oficial que se celebrarán en Sevilla durante H estancia del Monarca son: el banquete de la guarnición en honor de S. M. la comjda con que el Rey obsequiará á los coroa eles y la ce- remonia de imposición de la corbata de San Fernando al regimiento, de Caballería de Alfonso XII. Nuestro propósito es regresará Madrid el jueves por la mañana, para celebrar el mismo día Consejo de: ministros. Más tarde, en primavera, continuó el jefe del Gobierno, -cuando los Reyes emprendan su viaje anual á Andalucía 1, tienen dé cidido SS. MM. visitar, además de Sevilla, 1: Granada, y después, no sé si también Sti Majestad la Reina, pero desde luego el Rey, irá á Jerez y á Cádiz; LOS CONSERVADORES BARCELONESES LA LEY Di L CANDADO Tiene la minoría carlista del Congreso el propósito de combatir por todos los medios reglamentarios la ley del candado que se está discutiendo en la Cámara popular. Así lo anunciaron ayer al Gobierno, particularmente primero, y luego en la sesión, al hablar el Sr. Salaberry. Esta determinación obstruccionista fue adoptada por los diputados carlistas en tina reunión que celebraron ayer tarde. Aña- dieron, al dar cuenta á los periodistas de este acuerdo, que habían rechazado- las ofertas que el Gobierno les ha hecho á cambio de deponer su actitud de intransigencia. Lo que no dijeron fue qué clase de ofertas son ésas. Tan excitados estaban á última hora los carlistas, que anunciaban la probabilidad de que su oposición extrema no se limite tas sólo á la ley del candado sino que se extienda á los presupuestos de ingresos, únicos que en el Congreso falta por aprobar. El Gobierno, por su parte, insiste, y así lo declaró el presidente der Congreso al contestar al Sr. Salaberry en aprobar cuanto antes dicha ley. Terminada la sesión, decía el Sr. Canalejas -Yo he de sacar la ley, sea como sea, aunque tenga que apelar á la sesión permanente; pero antes de recurrir á este extremo, quiero cargarme de razón. En una conferencia celebrada entre ¡os presidentes del Consejo y del Congreso se acordó terminar hoy la discusión de la totalidad de la ley dé! candado y desde el lunes reanudar el debate: de presupuestos, dejando para más adelante el articulado de aquélla. Las enmiendas presentadas por lote carlistas á la ley del candado son veintiséis. Las de los republicanos: son muchas menos, y, además, para no entorpecer la discusión, se proponen defenderlas todas en un solo discurso. LOS VIAJES D E L REY El jefe uei Gobierno, al despachar ayer mañana con el Rey, dio cuenta á S. M. de la marcha de los debates parlameEtarios. -Esta tarde- -nos dijo luego- -no voy al Senado, para poder asistir des. de primera hora al debate de la ley del. candado Ahora que la suspkacia extraña no fia. El partido conservador de Barcelona ha. acordado emprender una activa eamgaña ae propaganda y difusión de sus idéales; En junta general extraordinaria al efeoto celebrada sor el Centro Monárquico Con- servador, bajo la presidencia de D. Arcadio de Arquer, por enfermedad del jefe local del partido, D. Guillermo de Boíaderes, se ha acordado la reforma de les estatutos, incluyendo en ellos, como finalidad dfeí centro, entre otros, propagar las soluciones de índole administrativa, mancomuné dades inclusive, comprendidas en el proyecto de régimen local característico de la política del Sr. Maura. Aprobóse también la celebración, en la próxima primavera, de una Asamblea regional conservadora, á la q ue concurrirán los elementos conservadores de las cuatro, provincias catalanas, para unificar la acción de los conservadores de Cataluña en la defensa del orden social. Además tomáronse los siguientes acuer dos: crear una comisión, compuesta de cinco letrados y tres procuradores, encargada de defender á los correligionarios que, desempeñando ó. habiendo desempeñado cargos públicos, sean perseguidos por sus aqtos administrativos; celebrar mítines y ac tos de propaganda en todas las capitales de distrito electoral; reorganización de los Comités; de distrito en la ciudad de Bar pelona; constituir un importante fondo de reserva para los. gastos electorales y de propaganda, y celebrar actos públicos quinv cenalmente en el local social. Pretenden los conservadores de Barcelona atraer á los elementos afines que, pen- i sando en conservador, por tu mal enten- dido amor propio regional, han venido figú- rarido hasta hoy en la Liga regionalista cuya entidad, llegada la hora dé las afirma- t ciones escuetas, atraviesa una profunda criV sis por empeñarse en permanecer neutral indefinida, en todos os demás problemas t. ae, además del orgánico administrativo, íjísíectan é interesan á las regiones español