Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. VIERNES 1.0 DE ABRIL DE 1910. EDICIÓN i. PAG. 8. NOTAS MUNICIPALES LA GRAN VIA Se lamentó ayer muy vivamente el alcalde de que algunos periódicos- -no aludía, por supuesto, á nosotros- -contribuyan á sustentar ciertas resistencias con que dos 6 tres vecinos de las dos casas que se han de demoler el lunes pretenden entorpecer la inauguración de los derribos. -Yo- -dijo el Sr. Francos Rodríguez- -no tengo nada que ver con las indemnizaciones; no entro en el fondo de ello; no me opongo ni me dejo de oponer. Lo que digo es que el Ayuntamiento es dueño de esas casas, que he ordenado se desalojen, y toda resistencia sistemática constituye un delito de desobediencia que se castigará. 1 El lunes iniciará S. M. el Rey los derribos, por encima de todo. 1 Sé que por alguien se trata nada menos que de promover una algarada. Conozco á ese alguien y conozco el plan. Y no digo más. A última hora de la tarde los dueños de la taberna y la carnicería de la calle de Alcalá, esquina á las de las Torres, empezaron á desalojar sus respectivos estableí cimientos. JURA DE LA BANDERA disponer hasta de 20.000 caballos regularizados por una gran presa de embalse, con distribución en parte muy importante construida, con cuyos elementos auxiliaría eficazmente á la Cooperativa para que ésta pudiese cumplir sus compromisos en plazo mucho más breve que cualquier otra Sociedad que 110 disponga actualmente de dichos medios. UN POETA MENOS MUERTE DE POR TELÉGRAFO JUAN MOREAS Acaba de fallecer el ilustre poeta Juan Moreas, de cuya grave enfermedad se venía dando noticias hace unos días. Este ilustre poeta francés era griego de nacimiento. Había nacido en Atenas, el 15 de Abril de 1856. Su nombre verdadero era Papadiamantópolis. Hizo su primera visita á Francia en 1872, cuando sólo contaba diez y seis años; pero no llegó á fijarse definitivamente en París hasta 1877, para comenzar sus estudios- de Derecho. Al poco tiempo comenzó á bullir en el mundo literario, entre la juventud innovadora, formando en el grupo de poetas simbolistas que la gente bautizó con el nombre de decadentes título que ellos aceptaron erigiéndolo en bandera de su estética. En 1876 Moreas publicó dos libros en prosa (en colaboración con Paul Adam) y algunos cuentos; pero su gran éxito lo obtuvo en 1890, al aparecer su Peregrino apasionado, que Anatolio France, en Le Temps, y Mauricio Barres, en Le Fígaro, ensalzaron como una obra extraordinaria. Todos los poetas de Francia, presididos por el famoso Mallarmés, agasajaron entonces á Moreas con un banquete. A partir de esta fecha, la labor de Juan Moreas, consagrada por un buen éxito continuo, fue magistral. En sus libros posteriores fue señalándose una evolución paulatina hacia una nueva estética clásica en que su gran espíritu helénico culminó extraordinariamente. En 1898 empezó á publicar una hermosa colección de sus obras completas. Hace poco, Moreas se nacionalizó en Francia para poder formar parte de la Academia, que deseaba declararle inmortal Juan Moreas era hoy, y á partir de la muerte de Verlaine, acaso la figura más excelsa de la poesía francesa. PARÍS 3 1 M. Por la Alcaldía se dieron ayer las órdenes para la colocación de las tribunas que en la Castellana se han de emplazar el día 10 con motivo de la jura de la bandera. LA COOPERATIVA ELÉCTRICA -De este asunto hablóse mucho ayer en la Casa de la Villa. Entre los republicanos existía alguna divergencia de parecer; mas, al fin, han llegado á un acuerdo y votarán el dictamen. El Sr. Aragón, que se apercibía para impugnarlo, parece que no asistirá á la sesión, pues se sintió ayer indispuesto. LA OTRA COOPERATIVA El presidente de la Cooperativa de Santiilana, de agua y electricidad, cuyo funcionamiento se suspendió por no haber conseguido oportunamente el apoyo municipal, ha presentado al Ayuntamiento una instancia, manifestando que enterado de la posibilidad de lograr esa protección en forma de concierto económico, como el proj ectado por la Cooperativa Eléctrica Madrileña, que detalladamente conoce, tiene el honor de hacer saber al Ayuntamiento que dicha Cooperativa de agua y electricidad empezaría á funcionar inmediatamente, no sólo para la energía eléctrica, sino para el agua potable, si obtuviese, no ya el concierto qye se proyecta, sino otro mucho más beneficioso para el Municipio y para el público, según demuestran las siguientes condiciones: i. Aceptar todo el concierto tal y como resulta de la ponencia de las comisiones. 2. Mejorar el art. 2 de las mismas, rebajando á 0,50 pesetas el precio máximo de 0,60 que fija para el alumbrado privado. v 3: 1 Mejorar el art. 8. aumentando al 60 por 100 la economía que éste fija. 4. a Fijar en un 30 por 100, en vez del 20 por 100 ofrecido por la Cooperativa Madrileña, la rebaja sobre el alumbrado público, para el día en que venza el contrato actual acon la Empresa del gas. Facilitar para el funcionamiento de esta Cooperativa el suministro del agua potable en Madrid. El firmante garantiza todo lo ofrecido, no sólo en nombre propio, sino como presidente de la Sociedad Hidráulica Santillaua, única que al presente da servicio hidroeléctrica en Madrid, que tiene en explotación desde hace años los tses saltos de agrá más próximos á Madrid, pudiendo JBE PADRE A PADRE Hace tiempo publicó A B C el relato de las desdichas de un sujeto, contra quien se presentó una denuncia en el Juzgado por el delito de sustracción de menores. Alberto Lumbreras, que así se llama el aludido individuo, habíase trasladado desde París á Madrid en compañía de Ana Daumard y de dos niñas gemelas, Lucienne y Bené, hijas de Marguerite Gerard, legahnente de su esposo, Edmundo Louis Henrich. Al poco tiempo de instalarse en esta corte, presentóse, como hemos dicho, una denuncia, y Alberto fue procesado por los Tribunales españoles por suponer que había huido de Francia con una mujer que En la Sección tercera continuó la vis no era la suya y dos niñas que ambos arre- de la causa seguida contra Antonio Gó i bataron del hogar de sus padres. por muerte de Quintín Díaz, Declaró en primer término el encarga El denunciado manifestó, al ser sometido por el juez á un interrogatorio, que las dos de la cochera Hermenegildo Martínez, niñas eran hijas suyas, aunque no llevaran de los dos testigos presenciales; el- ved su apellido, y que no existía delito de sus- que le acompañaba el día de aittos y vari tracción porque habíala recogido con consentimiento de Henrich y precísame para evitar que éste las Uevasa á un cstí bíecimiento de Beneficencia, donde qaerí recluirlas. A pesar de estas manifestaciones, Juzgado no se dio por coaveíicido y cont nuó el sumario, que ayer tarde se vró e la Sección segunda de la Audiencia. El procesado es hombre joven, de p quena estatura y modales correctos; e: présase con facilidad y sencillez, refirienc con acento sincero cuanto comprende qt sus jueces desean averiguar. Fiscal. ¿Usted tuvo dos hijas con Ma; guerite Gerard? Procesado. -Sí, señor. F. ¿Y llegó usted á inscribirlas en Registro como hijas de usted? P. -No, señor, porque entonces me r veló Marguerite su estado civil. F. ¿Es que usted ignoraba... P. -Sí, señor. F. ¿Vivió usted con iiarguerite y esposo, auxiliando pecuaiariameníe á es matrimonio? P- -Sí, señor; hícelo por dos razone una, por miedo á lo que Heiinch pudiei intcaíar contra mí, pues yo desconocía h leyes francesas, y otra, por cariño á m dos hijas F. ¿Henrich tenía otro hijo? P. -Sí; tenía un hijo, á quien quer mucho. F. ¿Llevaba á las ni- as con él en guna ocasión? P. -Nunca; no las hacia caso ni se pr ocupaba jamás de vestirlas ni educarlas. F. ¿Esto lo hacía usted? P. -Sí, señor. F. ¿No sabía usted que el padre lcc ¡de las pequeñas podía redamarlas cuan usted decidió traerlas á España? P. -Lo sabía; mas como Kenrich nun había manifestado interés por las niñas, Ana Daumard, con quien hice el viaje, j: aseguraba que no tenía yo responssbihd; de ninguna clase, pues eüa era herma: política de la madre de aquéllas, y en concepto le estaban ambas encomendad; no vacilé. F. ¿Y á qué atribuye usted la denunc que en Madrid presentó Henrich? P. -A la codicia de las dos famili 3 s, -pu tanto Henrich como su cuñada Ana y esposo de ésta pensaron en quitarme de medio para aprovechar los pocos bien que con mi trabajo de ocho años he co seguido adquirir en París. Después contesta á otras preguntas su defensor, y á contiguación comenzó prueba testifical, que se redujo á la lectu de las declaraciones sumariales, pues ni guno de los citados per el fiscal ha co; parecida. Informan en seguida e representar Je la Ie 5 Sr. Esteve, sosteniendo la ex: 1 encía del delito de sustracción de men íes, y el letrado de Alberto, Sr. Rodrígr c el Llano, para negar su realización; y t cho el resumen con su habitual maesti por el ilustre magistrado Sr. Marquina, liberó el Jurado breve rato y emitió, cor era de esperar, un veredicto de absoíiinculpabilidad. El Tribunal dictó sentencia absokttor y anoche mismo habrá sido puesto en bertad Alberto Lumbreras, Este ha estado ocho meses en prisión. CONTINUACIÓN DE UN JUiC imiWHITininillMlt i II! nniMII l! 1 I M I I I I I I I H T i r i n i n m r i n! i m n i H i m i r i n H i i i i i i i i i i i m i t m t i m u i n M i i s n i n n