Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A C. J I Í S Y E B 3. D E M A R Z O DE ICIO. EDICsOK t. PÁS EL FERROCARRIL DE FALENCIA. A V 1 LLALON EL GOBERNADOR, SR. GIRONES (i) Y EL ALCALDE DE PALENCIA (2) EN EL ACTO DE LA INAUGURACIÓN DE LAS OB AS Fot. S. Va! d s Tranquilos, pues, con esta mamiestación, ycasi seguros deque los casamenteros no han de sernos hostiles porque cumplamos nuestro deber, daremos cuenta de un timo nuevo que deja como niños de teta á los muchos portugueses que cu el mundo han sido. Trátase de un individuo, ingeniosillo é! que habiendo visto la flaqueza de la mayoría de las mujeres por la bendita boda decidió aprovecharse de ello, 110 casándose, que bien casado estaba, y aun con varios retoños, sino diciendo que quería casarse. Al efecto mandó publicar que mi joven doctor, de presencia agradable, propietario de una villa encantadora y de una respetable suma en metálico, deseaba entrar en relaciones con señorita ó viuda joven, aun con hijos: hecho lo cual el seudo doctor y real dependiente de comercio esperó. No tardaron en llover bilíetitos perfumados. Más de ciento sesenta corazones comenzaron- -creemos que comenzaron- -á suspirar mientras la respuesta llegaba, y soñaron- -también opinión particularísima- -con el doctor Ernest von Steiger, con su villa y con la suma. El efectivo señor Rotacher contestaba á cada una de sus amantes que podían informarse respecto de su persona y posición en la agencia Unión de Lucerna, que. según él, les proporcionaría cuantos antecedentes preguntaran. Esta agencia, cae no era sino el mismo doctor, decía de él maravillas... y cobraba 10 francos por la consulta, que era lo que se trataba de demostrar. Desgraciadamente para Rotacher, los señores de la justicia se enteraron v acaban de condenarle á dos años de reclusión v cinco años de privación de derechos civiles. Durante el proceso, se averiguó que Rotacber estafó á una señora alemana, tam- bién con promesas de matrimonio, unos 1.300 marcos. Aconsejamos al Sr. Jiménez que añada á sus reclamos: Desconfiad de las imitaciones, porque á este paso, ¡cualquiera lee un anuncio seductor sin denunciarlo al Juagado de anardia! EL AUTOMOVILISMO La Prensa dirige duros ataques al cantóp de Grisons por su obstinada negativa á dejar entrar automóviles en su territorio. Dicho cantón, el único de Suiza y quizá del mundo que se opone declaradamente á este medio de locomoción, impide que el Estado pueda adherirse á la convención internacional de París sobre el automovilismo. Uri y Agovia, que hasta hace poco prohibían la circulación dt los autos, han cedido al fin Sólo Grisons se opone, y como tiene derecho á hacerlo, narece que se le restringirá su esfera legislable respecto de este asunto, á menos que la Confederación se adhiera sin tena le en cuenta. UN PROBLEM 1 TA ¿Cómo le matamos? He aquí una preguntita que trae á mal traer á unos cuantos sesudos varones. Dijeron algunos periódicos españoles, al hablar del fallo recaído en el proceso de las echadoras de cartas de Zurich, que en Suiza no hav la pena de muerte. Esto, que es cierto en el cantón citado y aun en muchos otros, 110 lo es si hablamos de los cantones de Friburgo, Argovia, Schaffhouse, Lucerna y algunos más, donde está en vigor. El aitícu o 6 medicado de la Constitución federal sólo dice que no podrá imponerse en delitos políticos; nero en los llamados comunes, cada uno de los Estados confederados puedo- enerla ó no, según le plazca, entre sus penas. Ahora bien: el 6 id me i próximo sera juzgado el asesino Muíf, y es casi segura, que se le impondrá la pena de muerte, VH gente en Lucerna. La legislación previene! que se ejecute por medio de la guillotina Pero Lucerna, ni ninguno de los cantones, tiene guillotina, á excepción de Schaffhouse, que no quiere prestarla á nadie, porque la última vez que la cedió, hace seis años, se la devolvieron completamente estropeada. ¿Qué hacer? Los únicos que tienen este aparatito son París, Stuttgart y Munich, pero estas últimas no son transportables. I Se traerá la de París? Las autoridades de Lucerna se preocupan seriamente del asunto y se preguntan lo que dejamos dicho: V; Cómo le matamos? Con una de impreata; por una vez... PEDRO MARRADES EN SAN SEBASTIAN EL VUELO MÁGICO DE UN MONOPLANO El hombre es como un niño: toma un juguete y lo mima; luego lo rompe y toma otro nuevo. Antes eran las bicicletas, los automóviles; ahora son los aeroplanos. Este nuevo juguete solicita la pasión de los hombres de un modo supremo. Ayer, para ver volar un monoplano, se congregaron en San Sebastián todos los individuos de los contornos, media población de Bilbao, todos los ingleses de Riarritz y un ministro de la Corona. Sólo quedaren ia asistir los enfermos y los paralíticos. Ver volar, ver elevarse á un hombre sobre la miserable tierra, ¡oh, sueño tentador é inaudito! El espectáculo tenía la grandiosidad de