Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ENTRADA A LA FACTORÍA POR LA CARRETERA DE PUERTO REAL ya comprendida entre el castillo de Matagorda y el Caño de María. Declarada oficialmente, en Octubre de 1871, la caducidad de la concesión de estos terrenos á Junco, y previos los informes que exigían las leyes vigentes, obtuvo la Sociedad A. López y Compañía la concesión provisional por Real decreto de 31 de Enero de 1872. Entregados en Mayo de este mismo año los planos y proyectos del dique fue hecha la concesión definitiva de los terrenos por Real decreto de 19 de Agosto de 1872, autorizando á la Empresa para construir un dioue seco de carenas, antedique, muelles, talleres, almacenes y demás obras necesarias para el desarrollo del establecimiento. La superficie del terreno concedido era de ocho hectáreas 15 aéreas y 28 centiáreas. A esta superficie se añadió más tarde la de los terrenos concedidos á la Empresa en Abril de 1873, cuando caducó la concesión Diez, comprendidos entre el Caño de María y el muelle de- rolongación de los Ferrocarriles Andaluces, que habían sido pedidos en Diciembre de 1872 para construir ttna vía que uniese el futuro establecimiento con la estación del ferrocarril de Sevilla al Trocadero, y establecer entre ellos depósitos de materiales y accesorios para la explotación del dique. Este terreno mide 17 hectáreas 82 áreas y 4 centiáreas, y, 5 el único sitio á propósito de la bahía de Cádiz que estaba libre de proyectos y de concesiones. La revolución de Septiembre de 1868 retrajo á la C mpañía de emprender tina obra tan costosa y cuya principal razón de ser estribaba en su contrato con el Gobierno. Esto dio lugar á que en Septiembre de 1870 se otorgase á D. Juan Junco la concesión de los terrenos á que se refería el proyecto, lo que obligó á la Compañía á quedar á la expectativa del desenvolvimiento que tomaban éstas y otras concesiones que, pedidas al Gobierno más bien por efecto de ilusiones que con ánimo y elementos para realizar los proyectos en que se fundaban, no podían ser muy duraderas, dado el espíritu de la ley de Aguas de 1866, que tendía á desamortizar aquellas concesiones que fuesen puramente nominales. Con esta esperanza, la Compañía, fijándose en los terrenos de la concesión Junco, encargó á Glasgow el estudio del proyecto de dique y pidió al Gobierno, en Septiembre de 1871, la concesión del terreno y autorización para construirlo en la parte de pla- MUELLE DEL CARBDN como los de la anterior concesión, eran playas inundadas en su casi totalidad en las pleamares Desde que la Compañía obtuvo la conce síón provisional de los terrenos en Enero de 1872, se comenzaron los trabajos del dique. Según el Real decreto de concesión, las obras debieron terminar y el dique inaugurarse el 19 de Febrero de 1877; pero las grandes dificultades que á su ejecución opuso la naturaleza del terreno obligaron á solicitar, en 1876, una prórroga de dos años, que fue concedida. El dique se inauguró el 3 de Julio de i8 v 8 con la entrada del vapor Guipúzcoa, y su explotación fue autorizada por Real orden de 9 de Octubre de 1878, previo reconocimiento oficial. Al quedar en esa fecha terminado el dique, la factoría distaba todavía mucho de reunir los elementos necesarios para su explotación. -Poco á poco fueron realizándose obras y mejoras hasta el año 1889 en que, por iniciativa del actual presidente de la Compañía, se transformó todo el establecimiento para apropiarlo á las crecientes necesidades de la flota de la Compañía y construir el astillero y demás dependencias que constituyen la importante factoría Naval de Matagorda, cuyo estado actual describiremos en sucesivos artículos. GERARDO PARDOS. t- A l MUELLE DEL ESTE Y CABRIA DE SESENTA TONELADAS rr 1 ímirrnrtitim mm i mrrrmn nrnnirmsriH mmixrnnni TI inn minnnir iti- rrtirr- nm 1 pi! irnnwurmil itr II lin 1 BI