Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Empresa seis nuevos vapores con arreglo á las condiciones del contrato, que, en unión de los que ya poseía, la floFactoría Naval de Matagorda. -Su ori- ta con que la Empresa constituyeronservicio comenzó el gen y desenvolvimiento. -Descripción. -en los primeros meses del año 1862. Para las reparaciones que esta flota exiBuques construidos en ella. -Grandes repagía, estableció el año 1863, en terrenos raciones. arrendados á la Compañía de los FerrocaLa especialísima situación geográfica de rriles Andaluces, en la estación del Troca 3 a bella ciudad gaditana, que la constituye dero y próximos al caño de este nombre, en puerto avanzado del Atlántico, y el es- una pequeña factoría que, cuando fue trastar unida por la línea férrea á todas las ladada á Matagorda, en 1881, comprendía: naciones europeas, hacen que aquel puerto un taller para la reparación de máquinas, sea el más indicado para el desembarcade- un taller de fraguas ó herrería y varios tinro de todo el pasaje que llega á Europa glados y cobertizos para almacenes y taprocedente del Centro y del Sur america- lleres de carpintería y botes. nos, así como del que procede del África Para las carenas y reparaciones de alguna occidental y meridional. Y si á esto se aña- importancia, así como para la limpieza y de las ventajas privativas de su puerto, pintura de los fondos, en que es preciso pomuy seguro y cómodo para los buques, que ner los buques en seco, la Empresa podía encuentran en él fácil y segura entrada y utilizar, en virtud de su contrato con el Gotin fondeadero á todo abrigo, se compren- bierno, los diques del Estado, y utilizaba, derá la importancia que siempre le ha sido en efecto, el llamado dique grande, del Ar concedida por pasajeros y comerciantes, senal de la Carraca, que era el único que asi como por las Compañías navieras al había en España capaz de recibir sus valijar la ruta de sus barcos en el tráfico his- pores, pues en aquella época no existían panoamericano y aun en las líneas extran- aún ni el flotante de Cartagena, ni el de jeras que hacen sus escalas en España. la Campana de El Ferrol. También utiliAtenta á estas razones, la Compañía zaba el florante, de propiedad particular, Transatlántica eligió la hermosa bahía ga- que entonces había en la bahía de la Haditana para establecer en ella su factoría bana. naval de Matagorda, que es hoy el más Las dificultades que, naturalmente, se precompleto establecimiento de esta índole que, sentaban para ocupar el dique del Estado de propiedad particular, existe en España. en el momento oportuno, los elevados preCuando en 10 de Septiembre de 1861, y cios que en la Habana tenían todos los traen subasta celebrada en Madrid, fue adju- bajos, las trabas que á las carenas en el dicado á la Empresa A. López y Compañía extranjero ofrecía la Real orden de 19 de el transporte de la correspondencia pública Abril de 1859, entonces vigente, y el au- ntrela Península y las islas de Cuba, Puer- mentó del tráfico, debido al transporte de to Rico y Santo Domigo, adquirió dicha las tropas destinadas á la guerra de Santo LA TRANSATLÁNTICA Domingo, que se había contratado con el Gobierno á fines del año 1862, hicieron ya pensar en aquel año, primero de la Empresa, en la construcción de un dique particular de que pudiese disponer libremente para la reparación y carena de los buques de su flota. Como en aquel momento la Comoañía no podía aún confiar en absoluto en el éxito de una empresa que acat aT a de inaugurar, pensó primero en la construcción de un dique flotante, más fácil de enajenar que uno fijo, y solicitó del Gobierno un emplazamiento con suficiente fondo y abrigo para establecerlo en la bahía de Cádiz. Concedido que le fue éste, y determinado el emplazamiento en la poza de Santa Isabel, la Empresa encargó el proyecto definitivo del dique, que le fue presentado en Marzo de 1865, con el compromiso de entregarlo en el plazo de un año y por el precio alzado de 75.000 libras esterlinas. Pero la Compañ; a, ya más segura, el año 1866, del éxito de su empresa y de que su centro de operaciones había de ser Cádiz, por las ventajas que su posición geográfica le da sobre los puertos de Barcelona y Santander, pensó en las ventajas que un dique seco en la bahía de Cádiz podría tener, y encargó al efecto á Liverpool el estudio de un dique de manipostería. Previo estudio de la bahía de Cádiz, le fue presentado á la Compañía, en- Noviembre de 1868, un proyecto- en el que se indicaba marcada preferencia por la parte de costa comprendida entre el castillo de Matagorda y el muelle de prolongación de los Ferrocarriles Andaluces, situado á la entrada del caño del Trocadero, emplazamiento que, aparte otras ventajas, tenía la de ser VISTA GENER L DE LA FACTORÍA NAVAL DE MATAGORDA (CÁDIZ)