Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C MIÉRCOLES 3o DE MARZO DE 1910. EDICIÓN -HAü. 6. visitaron las obras que se vienen realizando en la plaza de Oriente con motivo del hundimiento. á Consejo un expediente cuyo detalle no recordaba. El ministro de Gracia y justicia, varios expedientes de indultos reglamentarios: cadenas perpetuas ya extinguidas Manifestó el Sr. Merino que las últimas noticias oficiales respecto de las huelgas eran que las de Bilbao y Gijón estaban ya resueltas satisfactoriamente, y que la de Barcelona no tenía importancia, estando en mayoría los patronos que, en sus relaciones con los obreros, habían conjurado el conflicto. Juntos entraron en Consejo los ministros de Estado y Hacienda, que en este último ministerio se habían reunido previamente y celebrado una breve conferencia. El Sr. Cobián dijo que únicamente sometería á la aprobación de sus compañeros dos expedientes de mero trámite. Algunos ministros dijeron, al terminar el Consejo, que éste había sido puramente administrativo. El conde de Romanones era el que más empeño ponía en quitar importancia á la reunión. Hasta se mostraba el conde como ignorante de la dimisión del general Marina. Otros ministros, sin embargo, fueron algo más explícitos, y, entre lo que dijeron ellos y lo que de referencia se pudo averiguar más tarde, se llegó al conocimiento de que en el Consejo se trató de asuntos de importancia. Uno de estos asuntos, que ocupó bastante tiempo del Consejo, fue el referente á la proyectada reforma del Concordato. El presidente y el ministro de Estado dieron cuenta de la situación en que se encuentran las negociaciones con el Vaticano, á partir de la Nota del Gobierno del Sr. Moret. Entonces, según parece, no se avino el Vaticano á entablar las negociaciones porque aquel Gabinete deseaba llevarlas precipitadamente. Ahora auiere el Sr. Canalej a empezarlas, y de su propósito tiene noticias el Vaticano y el secretario de Estado del Vaticano, Sr. Merry del Val. El Gobierno va á intentar la reforma del Concordato, y para que realice los trabajos de exploración preliminares iia dado instrucciones al Sr. Ojeda, embajador de España cerca del Validan Para ultinar e tas instrucciones celebraron ayer una c Kiferericia los Sres. García Prieto y Ojeda. Los antecedentes que el ministro ae Estado llevó al Consejo fueron muchos, y de ellos dio cuenta á sus compañeros, así como de dichas instrucciones al Sr. Ojeda. La cuestión electoral fue también objeto de largo examen, porque el ministro de la Gobernación llevó un estado del trabajo de acoplamiento de candidatos. Hubo larga discusión acerca de esto, tomando parte en ella el presidente y los ministros de Estado, Gobernación, Hacienda é Instrucción pública, que son quienes directamente intervienen en la labor de la designación de candidatos. La dimisión del general Marín? fue también tratada. El Gobierno procurará que siga este general al frente del ejército de ocupación del Rif, y en caso de no conseguirlo nombrará el que haya de substituirlo. Para ello circulaba ayer el nombre del general Ríos. Fueran tratadas algunas cuestiones de Hacienda, entre ellas la referente al crédito para las atenciones de la comisión que ha de representar á España en las fiestas de la Argentina. Habíase calculado que sería suficiente para ello con la suma de 1.200.000 pesetas, pero seguramente los gastos ascenderán á muy cerca de los dos millones. Examinó el Consejo la comunicación de la Junta Central del Censo acerca cíe la capacidad legal de los diputados á Cortes. Probablemente el Gobierno se atendía en este asunto á lo que establece la ley Electoral. Quedaron aprobados algunos expcdien tes de indulto de cadena perpetua. El ministro de Hacienda dio cuenta de dos expedientes, que fueron aprobados re ferentes á la adquisición de papel para las guías de Aduanas y al marchamo de los guantes extranjeros. El de la Gobernación trató del estado de las huelgas en Barcelona y Bilbao. Y fueron aprobados algunos expedientes de trámite de diversos departamentos. EL GENERAL MARINA DE SOCIEDAD En la Legación de la República Argentina se celebró anoche un banquete, que los señores de Wilde daban en honor del señor Ocantos, secretario de la Legación que ha sido de Madrid cerca de veinte años, y ascendido ahora á ministro en otra capital europea. Además de los anfitriones y del festejado y su hermana, la señorita de Ocantos, asistieron al banquete los generales lAzcárraga y Bascaran, el subsecretario de Estado, Sr. Pina; D. José Moreno Carbonero, D Marcelino Menéndez y Pelayo, el marqués de Gerona, el marqués de Valdeiglesias, el conde de las Navas, D. Juan Antonio Benlliure, el señor La Fuente, secretario de la Legación del Perú; el señor Calheiros, consejero de la Legación de Portugal; el Sr. Vergara Bulnes, encargado de Negocios en Chile; D. Fernando íovía, ministro residente en el ministerio de Estado; el Sr. Rodríguez de la Escalera el Sr. Kolemine, secretario de la Embajada de Rusia; el Sr. Juez, agente comercial del Gobierno argentino en Madrid; el Sr. Barilari, secretario de la Legación Argentina; D. Fernando Jardón, vicecónsul de la República Argentina; el señor Costa Millet, canciller de la Legacióa Argentina, y el coronel D. Manuel J. Guerrero, agregado militar á la Legación Argentina. Se halla en Vergara, pasando unos días con un hijo suyo que se educa en el cojegio de los Dominicos de aquella población, nuestro querido amigo y distinguido compañero en la Prensa D. Agustín Retortillo y Macpherson. Anteayer se cumplieron seis meses del fallecimiento de su virtuosa madre política, y con tal motivo, y en sufragio del alma ce la finada, se dijeron misas en la capilla ¡del colegio citado, en los Trapenses, de Ge tafe, en el Corazón de María, en San Francisco de Borja y en las Capuchinas Jerónimas. Ha marchado á París, acompañada por la señora de Gómez Padín la señorita Carmen Mifsut, hija del magistrado de la Audiencia de Madrid D. Francisco Mifsut. -Por error material consignamos que haíía asistido á la fiesta celebrada en la casa de los señores ¿e Bermúdez de Castro la condesa de Fontao, siendo así que desde Septiembre último, y como consecuencia e haber perdido un hijo en Melilla, los ¡condes de Fontao no asisten á ninguna fiesta. El presidente del Consejo, contentando á preguntas de los periodistas sobre la di- misión del general Marina, dijo ayer: -En realidad yo no tengo noticia directa de esa dimisión, ni creo que tampoco el ministro de la Guarra. Supe ayer 1o que se dec a por un tele grama de Pre i; a dirigido á Balraies ó á Canarias, del cual me üió tonociniento el mmiitro le la Gt berrecióu Yo creo que la noticia no lia teni. lo otro origen que una carta que c! general Marina ha dirigido á un amigo suyo y mío, general, lamentándose de que ias aguas tíc Archena no 1 e hayan mejorado enteramente su quebrantaba sa d y expresando, dada la necesidad de resta olecerse por completOj su deseo de no perjudicar con la pio 1o ngación de la Interinidad presente- -siquiera esté bien desempeñada- -las conveniencias de nuestra acción militar en Melilla y los planes del Gobierno en relación con la cues- tión de Marruecos. Esto es todo lo que hay. sin que se haya llenado por parte del general MariDi ninguna formalidad ó trámne oficial en orden á su renuncia del cargo de general en jefe de nuestro Ejlnuto de ocupación. Hasta aquí las palaivis del Sr Canalejas. Por nuestra parte, ya que luimos los pris meros en dar la noticia basada en informes verídicos, nada tenemos que rectificar. La carta á que el presidente alude es la que el general Marina ha escrito á un distinguido general que ocupa un alto cargo en Palacio. Relacionado con este asumo, hemos oído ayer tarde á persona bien informada que el ministro de la Guerra había aceptado la dimisión al general Marina. Para substituir al general Marina en el mando del ejército de Melilla se indica al capitán general de Madrid, Sr. Ríos. EL PRESIDENTE POLÍTICA CONSEJO DE MINISTROS En Palacio coincidió el ¡efe del Gobierno con los ministros de Hacienda y Go- bernación, á quienes correspondía despachar ayer con S. M. y con ellos cambió im- presiones sobre algunos de los asuntos que habían de ser tratados detenidamente en el Consejo de la tarde. Ea cartera llevó el presidente, y puso á la firma del Rey, ciaco decretos de competencias, una de ellas de ir ¡fiesto. A primera hora estuvieron en la Prcsi- i dencia, conferenciando con el Sr. Canalejas, el ex ministro Sr. Auñón, el ex gobernador de Cádiz Sr. Rosales y una connsió. de Málaga. También visitó al jefe del Gabirctc la comisión internacional del seguro D ra e 1 paro forzoso. Cediendo á la invitación de csios ¡lastre comisionados, hoy se reunirá con e lTj en la Academia de Judisprndcncia y ¡sitar? el Instituía Nacional de Previsión. El Consejo celebrado ayer en la Presijdencia empezó á las cinco de la tarde y terminó poco después de las ocho. Al entrar en la reunión dijeron los ministros que aquélla sería dedicada únicamente al estudio de asuntos administrativos; pero, no obstante esta afirmación, siguió atribuyéndosele importancia al Consejo, por suponerse que en él se trataría de las negociaciones con el Vaticano y de la dimisión del general Marina. Sobre este punto sruardó absoluta reserva e! general Aznar. Dijo que sólo llevaba m-