Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C MIÉRCOLES 3o DE MARZO DE 1910. EDICIÓN 1. PAG, el juego por su cuenta, vencer él solo, dominar la batalla con su esfuerzo único. En Cambio, los ingleses combaten mecásticainente, sin gran ruido. apoyánd se los unos los otros, cumpliendo cada uno su deber, ¡obedeciendo sumisamente á una táctica preconcebida: parecen las figuras de un ajeíúrez, que se mueven á impulso de una voÜuntad extraña calculadora Y vencen. 4 Es claro que vencen... Como vencen en jas batallas navales, en los combates políticos, en las luchas de la ciencia, en las tguerras del trabajo. Las dos naciones antagónicas se vieron frente á frente en el ifampo de Ondarreta, orilla de la mar. El ¡Mediodía fogoso 3 el Norte encals a ¿o ri ¡jñeron una disputa La Historia, toda en! tera, estaba allí rediviva. Eran la anarquía Jy el individualismo meridiestaiej, ¡ue luchaban con la cohesión y disciplina septentrioítiales. Por donde se infiere, lecteres, que en él simple hecho de una partida de foot- báll ípuede haber una inmensidad de enseñanzas. Brillaba el buen sol, verdeaba la mar soregada, pendían los brotes nuevos de los árboles; la multitud seguía apasionadamente los percances de la lucha; tremendas patadas de los muchachos hacían volar alto 4 a pelota. ¿Cómo ha logrado apasionar tan, fto ese juego rudo y nórtico? Pero es que- ¡estamos en un período de reacción; los esípañoles, que nunca nos ocupamos de los músculos, ahora pensamos en desentumecerlos. Alabada sea la novedad. Los mús culos son c sa esencial, y es preciso desentumecerlos; ácsentUMiezcamos el cuerda español á fuerza de ejercicio. Por no ejercitar los ssúsculos tiene el español ese aire ¡Üe pesadez, de tosquedad en los movimientos, de pereza muscular. Un español, cuantío camina, á es tosco, ó es afeminado: los chulos marchan cosno las mujeres, y los que ho son chulos caminan toscamente. Hasta Convendría que los soldados áe Infantería enarcasen el paso con más lentitud y parsimonia, y que marchasen como hombres, rto como chicos vivarachos. Yo amo el paso Rítmico. segur lento y varonil de los artilleros, cuando van marchando al redoble Siniestro del tambor; corno amo el paso tjargo y balanceante de los ingleses, i ue ¡alargan bien las piernas y dejan caer el cuerpo con seguridad El uso de la capa y la niaata, que obliga fil embozado á llevar los brazos rígidos, nos ¡ha dado ese aire encogido á los españoles; y la afeminación del majo y el chulo mos ha dado esa otra manía de los movimientos Achicados, artificiosos, nada viriles. Por eso he querido elogiar en el presente artículo el juego exótico del foot- báll. Mañana elogiaré al aeroplano, come estimulante de la imaginación. JOSÉ M. a SALAVERRIA trará después de suministrársele á ella otra Compañía. Los Tribunales vieron arias causas: un recurso contra la sentencia que condenó á un procesado por hurto de seiscientos y pico de paraguas, doscientas sombrillas, cien bastones: ¡una bagatela! un? causa seguida á una mujer por intentar pasar un billete de Bi neo falso: otro por estafa, etcétera. Ya que Mamet no oló en la Ciudad Lineal, intentó volar, en la casa de Canónigos, un individuo retenido por la justicia; pero le faltó el motor 5- dio con sus huesos en los calabozos de la propia casa. Hubo denuncia de secuestros j malos tratos á un niño de corta edad; pero esta suerte de sucesos tienen j a poco público, oorque resulta luego que la martirizada suele ser la familia y eme la presunta íctima tenía cuanto quería. rosquillas y decreto de disolución. Un robo estilo Raffles en un almacén de la calle de Toledo. La política, en ebullición. Regresaron los ministros ausentes. Hubo Consejo en la Presidencia y se habló de elecciones y del Vaticano y ¡de la mar! Es más difícil averiguar lo que ocurre que saber or dónde se presentará candidato, al fin. González Besada El tiempo sigue bueno, pero con esas alternativas r cambios que por a 11 í usa á beneficio del cuerpo médico de la localidad. NOTA INTERESANTE LA SEGURIDAD PERSONAL Las declaraciones hechas por el prefecto monsieur Lepine ante el Consejo municipal de París han sido ampliamente reproducidas en todos los periódicos ingleses. Monsieur Lepine había dicho que con 8.000 agentes de Policía no era posible garantir la seguridad personal en París, y un periodista ha publicado hoy un trabajo explicando por qué medio j con qué fuerzas se garantiza en Londres El radio de acción de la Policía londinense se extiende en todas direcciones, desde Charing- Cross (centro de la ciudad) á unas quince millas de distancia, ó sea unos veinticuatro kilómetros; esto es. el triple de la superficie que debe vigilar la Policía de París ¿Cuántos policías custodian la ida de los seis millones de habitantes que viven en los límites indicados? Diez y ocho mil quinientas, baio la dirección de un prefecto de Policía que reside en Scotland Yard. Hay que añadir á esa cifra 1.000 agentes que dependen del alcalde de Londres. De los datos citados resulta que Londres posee 3.500 policías más que el doble de los que París tiene, por una superficie que es cuádruple, y, sin embargo, la seguridad, en comparación de la que hay en París, es casi perfecta. Los ataques nocturnos puede decirse que han desaparecido, á j esar de que las calles de Londres están desiertas desde muy temprano y que en ellas hay lauchas que no sólo no tienen tiendas, que dan luz por los escaparates, sino que la mayoría de sus edificios son hoteles con jardines y esto facilitaría mucho la comisión de atentados personales. Los policías ingleses van siempre solos, de uno en uno, no en parejas, como van en Francia y otros países, y no llevan armasl Según un alto funcionario de la Scotland Yard, el hecho de que los agentes sean útiles en tales condiciones se debe al sentimiento de respeto á la autoridad innato en POR CABLE LONDRES 2 9 10 M, Policía como el representante del poder social, que no necesita de armas. Las imaginaciones primitivas mteroreíar. esa indefensión suponiendo que detrás de sus personas hay una gran fuerza oculta que castigará al que los ataque. Pero aparte de estas razones de orden psicológico, expone el citado funcionario otras de orden material en la interviú quf se publica hoy. En efecto, en Lonares hay una sistema tica persecución de vagabundos, de hooli gans. como aquí se les llama, y que no son mas que apaches en su primer estado. Se les detiene y se les acusa como perturbadores de la, paz pública. Basta que hayan insultado ó empujado á un transeúnte, mucho más á ua agente de Policía, para que sufran condenas de prisión diez veces más severas que en Francia. Se les considera como caní didatos al crimen. Conviene hacer notar que la venta de armas se hace en Londres con severa escrupulosidad y que los armeros sólo pueden venderlas á las personas de reconocida hos norabilidad, pudiendo exigir, en caso de duda, que el comprador les presente una autorización especial del comisario de Policía de su barrio. Pero cuando el alto funcionario interyiu- vado estuvo máa categórico fue al explican cómo la más sólida garantía del orden re side en los castigos impuestos á los autores de crímenes contra las personas y la propiedad. El ataque seguido de muerte se asimila al asesinato premeditado, y su autor ó auto res son ahorcados, á poco de cometer el de- i lato y sin apoteosis de gloria alguna, en el patio de una cárcel. Los periódicos dedican al suctoo dos líneas y el afrache condenado no es un héroe, sino el objeto del desprecio general. Lasen ciedad le suprime como á un animal dañino, con el mínimum de formalidades. Y para los delitos menores, para la fen tathas homicidas, hay el látigo, que es el único castigo que, abarte la muerte, temen los malhechores modernos. El látigo es el instrumento índispensaólt de la Policía, y á pesar de la organización verdaderamente admirable de la Seguridad inglesa, los inspectores aseguran que jamás legarían á mantener en el camino del orí den sin tan precioso instrumento, á. la in aiensa población que vigilan. los ingleses, que coiis. idt. raii a! agetiifi cíe la DE PALACIO Su Majestad el Rey recibió ayer en audiencia á los señores marqueses de Cabriñaña. Villalobar, Laurencín y Velilla di Ebro; condes de Plasencia y Garay; Landeira, Ocantos, G el! Careaga y Flores Calderón. También ofrecieron sus respetos al Mo narca los subsecretarios de Gobernación y, Hacienda. Sres. Fernández Latorre y Ríu, La Reina doña Victoria recibió al mar qués de Santularia, señores de Iturbe (don Miguel) c y comisiones del Sagrado Corazón de Jesú El Rey, acompañado del conde de Sai, Román, hizo por la tarde una larga excursión en el automóvil de 120 caballos, regresando á Palacio cerca de las siete de la tarde La Reina doña Victoria, con sus hermanos los prímeipes Alejandro y Leopoldo, paseó en un automóvil nuevo por la Casa de Campo, recorriendo después algunas calles de la pobla có Los infaates D. Fernando y doña María Teresa y el príncipe Adalberto de Bavieta MADRID AL DÍA Sin toros, sin aviación y sin pretexto de jfiesta alguna, entró Madrid ayer, martes, en su vida ordinaria. No hubo grandes novedades. La dimisión Hel general Marina no lo era. Desde antes de que los barcos de guerra se retirasen á ios arsenales á reparar averías y limpiar fondos, sabía todo el mundo que nos que dábamos sin Marina en Melilla. A la Casa de ia Villa fue el Sr. Sánchez Se Toca con el muestrario de la Cooperativa, y estuvo haciendo el artículo dos horas seguidas. Le pidieron aclaraciones, prueba de que las dos horas de luz no dieron la süficiestte claridad; pero el hombre es una láarpara de filamento en eso de resistir, y dio explicaciones y hasta recuerdos cariñosos para los futuros consumidores del fluido que la Cooperativa suminis-