Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C LUNES S DE MARZO DÉ 1910. EDICIÓN t. PAG, sedo, Cfiaves Lemery, Silva, Mitjans, Zuíueta y Marios y Barrios. La gente joven bailó hasta las d ps de ía madrugada; en la magnífica serre se organizaron animadas partidas de bridge y de tresillo, y en el comedor se sirvió un espléndido refresco. En resumen, una fiesta muy brillante, como todas las que se celebran en casa de Jos señores de Bermúdez de Castro, que tantas y tan merecidas simpatías- disfrutan en Ja alta sociedad madrileña. El Exterior vale 97,10; los Nortes, 372? los Zaragozas, 427, y los Andaluces. 259. La Renta francesa gana 12 céntimos y queda á 98,45. El Ruso 5 por 100 sube á 105,80, y el Ruso 4 y medio por 100, á 99,52. El Turco se negocia á 94,35. Las acciones del Crédito Lionés valen 1.448. Se ha celebrado en Lyón la Junta general de dicha Sociedad. Deducidos los gastos generales- el beneficio obtenido ascendió, en 1909, á 37.615.243,25 francos, de los que, deducidps 30 millones del dividendo de 60 francos, queda un saldo de 7,62 milloSe halla gravemente enfermo el teniente nes, que unido á los 15,47 de anteriores ejercicios forma un total de 23,08 millones, de general duque de Nájera. los cuales 15 van á aumentar las reservas, Deseamos el alivio del ilustre enfenño. que se elevarán de ese modo á 140 millones de francos. La Memoria leída en dicha Junta general se muestra muy optimista resREVISTA FINANCIERA pecto al porvenir de la sucursal de Madrid. LA BOLSA D S MADRID Las acciones del Banco de Méjico bajan á 1.160; las del Metropolitano, á 603; las de Durante la emana que acaba de terminar la De Beers, á 491, y las del Riotinto, á no hubo más que tres días de contratación I- 935- en Madrid y cuatro en París. La Tharsis, la Goldfields y la Rand Mines La tendencia ha sido aquí muy firme en los valores del Estado y en las Azucareras, se mantienen firmes y cotizan á 156, 170 que han ganado parte del terreno perdido y 23 dtirante la semana anterior, y al jo floja en Los Fre ¡seres del Porvenir tienen hoy los demás valores. en la pizarra de su domicilio social, EcheHnbo algunas realizaciones, muy natura- garay, número 20, las siguientes cifras: les ante la perspectiva de cuatro días fesXúmero de la última inscripción, 97.920; tivos seguidos. É l Interior cotiza al conta- suma de cuotas en vigor, 182.033; capital do á 87,90 como hace ocho días, y la doble inalienable, pesetas 8.7 5.000. con el próximo es de 30 céntimos. E l Amoríizable antiguo sube cinco céntimos y el nuevo diez céntimos, quedando, respectivamente, á 102,35 y 95,20. Xos aseguran que el Banco de dobles será tin hecho dentro de poco tiempo. Están y a redactados los estatutos y han ofrecido su apoyo directo é indirecto valiosos elementos nacionales y extranjeros. L a nueva entidad no vendrá á hacer la competencia ni á los otros Bancos, ni á los banqueros, sino á servir de regulador. Los iniciadores de la idea tienen el convencimiento de que los particulares, los intermediarios y los banqueros saldrán ganando con la creación del Banco de dobles, porque el negocio aumentará con las facilidades que la nueva entidad dará al mercado. Hace ocho ó diez años, lo doblado en Bolsa llegaba á 120 millones y hoy no pasa de 3 0 las dobles eran entonces de 15, 12 y hasta 10 céntimos, y ahora no bajan de 30 y 25 céntimos. Si se consigue que se abaraten las dobles, es indudable que el negocio aumentará. Y ésa es la esperanza que hace concebir la creación del nuevo Banco. Las acciones del de España pierden cuatro enteros y valen 457. L a Real orden dirigida á nuestro primer establecimiento de crédito sobre la ley de 1902 hace suponer que el ministro de Hacienda prepara el t e rreno para presentar á las Cortes un p r o yecto referente á las relaciones del Banco con el Tesoro. Toda amenaza al statu quo suele producir cierto malestar; pero cree ffios, dados los antecedentes del S r Cobián, que los tenedores no tienen motivo para alarmarse. 1 E l Hipotecario cotiza á 272; el Hispano Americano, á 149; el Español de Crédito, á 139; el Ríp de la Plata, á 526; el Central de Méjico, á 521; los Tabacos, á 380; los E x plosivos, á 328,50; a slas Azucareras preferentes, á 80,25, y 2 Ordinarias, á 24. V Los francos valen 6,75. H a n ido admitidas á la cotización las acciones v obligaciones del Banco Internacio! na! é Hipotecario de Méjico. W LA BOLSA DE PARÍS CONTRA LA TUBERCULOSIS -Poco negocio y pocas oscilaciones. También en esta plaza la tendencia de los fondos del Estado es firme, y la de los valores de Sociedades industriales y bancarias algo floja. Eí 6 de Octubre de 1751, el prudente y bondadoso Fernando VI, en cuyas decisiones tanto pesara el influjo de su apacible esposa, doña Bárbara de Braganza, y de sus ministros Ensenada y Carvajal, que con el P. Feijoo colaboraron en el auxilio que aquel discreto Monarca prestara á las ciencias, á las artes, á la literatura y á la industria, preparando así el glorioso reinado de su sucesor, Carlos I I I en aquella remota fecha, y en el palacio del Buen Retiro, decretó algo que aun persiguen no pocas naciones y que nosotros no hemos conseguido llevar por completo á la práctica, aun teniéndolo ratificado modernamente y f ¿esto en vigor en nuestras últimas disposiciones sanitarias. Ños referimos á ¡a declaración obligatoña de la tuberculosis, de la que deben emanar bienes positivos para el enfermo é inestimables para la colectividad á que pertenece. DR. MALO DE POVEDA De entonces á hoy, la noción de contagio ha sufrido los vaivenes anejos al progreso científico en relación con las causas de enfermedad de índole infecciosa y específica, atribuida á causa viva, y como ésta más ó menos Hmitable, según los medios puestos en práctica por una salvadora y L PRES 1 DENTE bien entendida profilaxis. El Sr. Canalejas pasó el día de ayer en Fiel reflejo de las creencias actuales es el artículo 124 de la Instrucción general su finca de Otero, donde estudió y despachó de Sanidad pública hoy vigente, que dispo- algunos asuntos de actualidad. Regresó á Madrid á última hora de la ne como obligatoria para médicos, cabezas de familia, jefes de establecimientos de tarde, dirigiéndose á la Presidencia parí toda índole y dueños de fondas, hospede- recibir algunas visitas. Dijo el Sr. Canalejas que oy no se cerías, etc. la declaración, al inspector m nicipal de Sanidad, de las enfermedades in- lebrará Consejo de ministros por no haber ningún asunto urgente y estar ausente fecciosas, tuberculosis inclusive. Según la misma Instrucción, en su capí- de Madrid el ministro de Fomento. Añadió que cuanto se ha dicho respecto tulo de Infracciones y penalidades la no declaración de enfermedad infecciosa á la formación del futuro Congreso y de se considerará como falta grave, que será la presidencia de esta Cámara no pasa de castigada con multa de 50 á 500 pesetas ser un entretenimiento, despro %i sto de todo y suspensión de empleo y sueldo, ó desti- fundamento. En cuanto á las eleccliv c- manifestó tución, en su caso Pues bien, quien por su cargo puede y que él apenas se ocupa c pcrqae aun debe hacer electivos aquel artículo y todo lo concerniente á esía c c- i lo ha. NECESIDAD DE LA ESTADÍSTICA esa penalidad, eí inspector general de Srni dad exterior, jefe máximo de la estadística sanitaria de España, duélese, y con razón sobradísima, de la general, por no decir total, orriisión en que incurre nuestra clase médica de toda noticia r dato ó que se refiera á la morb dad po, íubcculosis. Y es ello tanto más de sentir cuanto que no sólo la punible omisión impide que se hagan del modo debirlo allí do d ese servicio está montado las periód c? s desinfecciones, lógica y científica limitación- del contagio, sino qae adcnws nos cierra el único camino de conseguir una buena estadística de morh fidad por tuberculosis, base obligada para la adopcóii de no pocas de las medidasc eñeaecs ci lucha contra esa terrible eu err ieda (l. Discurriendo nosotros acerca de la cansas de tenaz omisión á que aludimos, solo encontramos como verosínnifes laoposjció. i de muchas í? miKas que. por iTeflexióii o por falta de cultura considera. como un estigma la tuberculosis, que equivocadamente. además creen incurable tr? r por herencia, ó eí que los médicos tal vez no se han dado cuenta de la importancia qae encierran para ía salud pública los datos que se les pide con insistencia justificada sobradamente por la necesidad de una organización sanitaria hoy en funciones tn los demás países, y que se mcíó en d nuestro antes que en ningún otro, como decimos al principio. ¿Qué hacer ante el conflicto que lo dicho representa? A nuestro núcio, cumplir cada cual con su deber; ias familias, en general, pensando que a í como no tienen derecho á ocultar de la oficial inspección ni á- sustraer á las obligadas íormalidades apropiadas al caso un depósito de explosivos ó el ejercicio de una industria insalubre ó peligrosa, tampoco lo tienen á la ocultación de un mal dtfusible ó propagable, tan fácil de extinguir en un principio como difícil ó imposible luego de convertido en voraz incendio que nada contiene ni respeta. Y los médicos, cumpliendo sus deberes legales consignados en el artículo 124 de la Instrucción general de Sa nidad, ya por lo que éste tí ere de trascendente para la salud publica, ya para sentir la íntima satisfacción dé- deber cumplido, ya, en fin, para hallarse á cubierto de los rigores legales de esa misma Instrucción de Sanidad; rigores que si hasta hoy, y sin duda por motivos respetables y aun plausibles, no se han hecho efectivos, pueden hacerse, mañana, merced á causas no ríenos plausibles v respetables ni irr iwrr minnn- nrr Tr rr 1 imn iranrrinn n m 1 tiniiíí ItWTn mrir EiriT mu