Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. LUNES 28 DE MARZO DE 1910. EDICIÓN i. PAG. 5. vicio, conde de Re iliagíge ío, y vatios irayordomos de semana. f En la comitiva regia iban, con Sus Majestades los Reyes, los infantes doña María Teresa, doña Isabel y D. Fernando, j el príncipe Adalberto de Baviera. El Monarca llevaba el uniforme del regimiento Lanceros del Rey, con los collares del Toisón de Oro y de Carlos III y la banda roja del Mérito Militar. La Reina Victoria, así como la infanta doña Isabel, vestían también trajes color heliotropo, siendo e de la Soberana de gasa, elegantísimo. El infante D. Fernando, con el uniforme del regimiento de Lusitania, ostentaba el Toisón de Oro y la banda del collar de Carlos III, y su hermano, el príncipe Adalberto, vestía el uniforme de santiaguista. Con SS. MM. y AA. figuraban en la comitiva 4o s jefes de Palacio, la camarera mayor, duquesa de San Carlos; la condesa del Serrallo, dama de guardia con la Reina doña Victoria; la condesa de Almodóvar con la infanta doña María Teresa; la condesa de Aguilar de Inestrillas, con la infanta doña Isabel, y demás personas que tienen puesto en estos actos de Corte. En la función religiosa ofició el señor obispo de Sión, ocupando sus puestos en el presbiterio el nuncio apostólico y el obispo de Fessea, vicario apostólico de Marruecos. La Capilla de música ejecutó la Misa, á cuatro voces, del maestro Zubiaurre; el Sequentia de Eslava, y al Ofertorio el Andante de clarinete de Mozart. Terminada la misa, la Corte se trasladó, con el mismo ceremonial, al salón de Columnas, tocando la música de Alabarderos la Marcha del bautismo, de Duboin. Allí se verificó la ceremonia de la bendi ción del cordero nascual, que probaron después las personas Reales, y que, según costumbre, se regaló á los guardias alabarderos que se hallaban de servicio. Numeroso público presenció en las galerías altas el paso de la comitiva regia. Los carruajes de las damas y grandes de España tuvieron que entrar por la plaza de Armas, á consecuencia del hundimiento que ocurrió en la de Oriente. LOS DRAMAS DEL AMOR Jmiclias veces los carteles de los periódicos. pira hrxer planchas morrocotudas como so dice en España, Así lo comprendió el público en este último caso, tomó á chacota el bromazo del periódico. Londres es tan triste de ordinario, que muchas veces hacen falta motivos para reir y pasar un rato agradable, y aunque así lo comprende y procura hacerlo el Punch, ó sea el Gedeón inglés, no basta en algunas ocasiones su buena voluntad. En cambio, lo que no se comprende, y con esto vuelvo al tema primitivo, es cómo podra enterarse Mr. Balfour de las noticias por la lectura de esos cartekmes. ST. ALBAXS HARMER tando en la cocina oyó una detonación; asustada salió á ver qué pasaba y vio á Enrique Soury que la disparaba un tiro. Las recíprocas acusaciones de los dos jóvenes dan un carácter misterioso al sangriento suceso. Los dos heridos ofrecen pocas esperanzas de vida. DE SOCIEDAD Ayer tarde, á las tres, se ha celebrado en la parroquia de San José la boda de la encantadora señorita doña Isabel de la Serna y Retortillo, hija mayor de los barones del Sacro Lirio, con el ilustrado capitán de Infantería D. José Fernández Macapulac. Bendijo la unión D. Gonzalo Morales de Setién, y fueron padrinos Mrs. Cassidy, hermana del novio, y el padre de la novia. Concurrieron como testigos: por la novia, los generales Tovar y Hediger, don Agustín Retortillo Macpherson y D. Daniel Iturralde, y por el novio, D. Alfredo Martínez Peralta, D. Alberto Cafo, D. Jssús Velasco y D. José Solechaga. Después de la ceremonia, en casa de los padres de la contrayente, fueron obsequiados con un espléndido lunch los concu- rrentes. Los novios, á quienes deseamos muchas felicidades, salieron en automóvil para la finca de D. Federico Laviña, en Villaviciosa de Odón. Se encuentra en París la duquesa viuda de Frías. Los marqueses de Linares han marchado á Guadamur (Toledo) Han regresado de Jerez los marqueses de Albolodúy. La alta sociedad madrileña, retraída de fiestas y saraos durante la Cuaresma, reanudó ayer su vida de animación con un brillante baile en el lindo hotel de los señores de Bermúdez de Castro (D. Ricardo) quienes presentaban en sociedad á su encantadora sobrina Amparito. Con tal motivo, los dueños de la casa habían limitado casi sus invitaciones á aquellas de sus amistades que tienen hijas, y así se reunió en el precioso hotel de la calle de Lista un verdadero plantel de juveniles beldades, que en los salones de los señores de Bermúdez de Castro, alhajados con exquisito gusto y adornados con profusión de camelias, rosas y claveles, hallaban digno marco á su hermosura. Estaban las duquesas de Lécera, Noblejas y viuda del mismo título. Marquesas de Castellfuerte, Valdeiglesias, la Ribera, que presentaba en el mundo á su hija Conchita Sandoval, una preciosa criatura que ha heredado de su madre la belleza y la elegancia; San Miguel de Híjar, Cssa Madrid, Vistabella, Ferreras. Condesas de Esteban Collantes, Caudilla, Peñalver, Pardo Bazán, Santiago, Fontao, Valmaseda, Romanones; vizcondesas del Castillo de Genovés, que era saludada con grandes pruebas de afecto, después de larga ausencia, y Fefmanes, y baronesa del Castillo de Chirel. Señoras v señoritas de Pid? l (D. A. Collantes, Hoces, Castellfuerte, Moreno y Ossorio (D. José y D. Alfredo) Aspe, Allendesalazar, Castejón Caro, Pidal Bernaldo de Ouirós, Cendra, Frígola, Silvestrelli, Núñez de Prado, Le Motheux, Fernández de Henestrosa, Camarasa, Torres Rivas, Cárdenas, Villate Vaillart, Quiroga y Pardo Bazán, Semprún, Barzañallan a, Sacitiago Concha, Silva y Cavero, Figueroa, Aguilar (D. Alfonso) Aguilar y Gómez Acebo, Loresecha, Mocíojo, Trave- MADRID AL DÍA Digan lo que quieran los calendarios, la Pascua presente será Pascua, pero no es Florida. El tiempo es hernioso, pero no huele á primavera. Los árboles no asoman su primer verdor y las flores no nos muestran sus pétalos ni nos brindan sus aromas. Bajo la fe del almanaque y la pauta del termómetro, creeremos que estamos en primavera pero nada más. Eso no quiere decir que la gente desaproveche la festividad pascual. Ayer fue día completo. Concierto de la banda municipal en Recoletos y exhibición de los primeros trapos primaverales; elevación de un globo en la Castellana, con nutrido público infantil; aviación afortunada en Chamartín, con miles de espectadores, quienes el vuelo del á aparato les hace abrir l a boca en signo de admiración y el ruido de la hélice cerrar los ojos en señal de miedo; y por si faltaba poco, toros en Madrid, en Carabanchel y en Tetuán. La solemnidad taurina de nuestra plaza no íué, ni por la gente ni por el trabajo de ios diestros, lo que reza la tradición; pero, en fin, no hubo hule y el debutante, el jo en de los litigios, dio gusto á los señores del margen La corrida de Carabanchel fue de emociones; sobre todo, de coscorrones. Dos espadas cogidos, un sobresaliente, un picador, un banderillero... Los espectadores y los acomodadores, ilesos, sin embargo. La plaza de Oriente tuvo mucho público. Los dos extremos: á aquel lugar, á ver lo que se hunde; á Chamartín, á ver lo que se eleva. La política, en plena Pascua. Sigue el jubileo de cuarenta horas en el santo encasillado. De sucesos, una desgracia en el ministerio de Fomento, donde tuvo la desdicha de caurst una mujer. Hasta ahora allí no se habían caído más que algunos hombres. Por la noche, un excelente concierto en el Real, y en el circo, como la noche anterior, una mediana compañía. TRAGEDIA MISTERIOSA Desde Argel comunican detalles de un drama ocurrido anteayer y que ha causado allí profunda impresión. Estaban en el mess de oficiales del quinto regimiento de Cazadores Mme. Mornis, la gerente del mess, su hija Enriqueta, de quince años, y el soldado Enrique Soury. En un patío próximo estaba el- adre de ía gerente cortando leña. Salió Mme. Mornis á hacer en encargo y los dos jóvenes quedaron SJI. JE. De repente, se oyeron tres detonaciones. Li abuelo de a muchacha entró alarmado en el establecimiento y halló á su nieta tendida en el suelo, desangrándose por la garganta, y á su lado á Soury, inanimado, con una herida en la cabeza. Entre los dos cuerpos había un revólver de pequeño calibre. Trasladados los dos heridos á una farmacia próxima, los hicieron la primera cura. En cuanto pudo hablar, Soury dijo que él y Enriqueta se querían mucho y que no se explicaba lo sucedido, porque cuando estaban hablando tranquilamente la muchacha le disparó un tirj, que le hizo perder el conocimiento. -La muchacha, casi al mismo tiempo, declaraba en otia habitación, y decía que esTOS TCLEGRAFC PARÍS 27, 10 N. DE PALACIO La fiesta de la Psvcua de Resurrección se celebró ayer mañana en el Regio Alcázar con la acostumbrada solemnidad religiosa. A las once se organizó Ja comitiva en las habitacienes de S. M. dirigiéndose á la Capilla á los acordes de la Marcha solemne de Roig, tocada por la música de Alabarderos. Momentos antes se trasladó al templo Su Majestad la Reina doña María Cristina, que (lia asistido á la función desde la tribuna baja. Acompañaban a S. M. la condesa viuda de Torrejóíi, en funciones de camarera mayor la dama de guardia, duquesa de Luna; el mayordomo mayor, marqués de Aguilar de Campoo; el gentilhombre, grande de ser-