Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
COMPAÑÍAS NAVIERAS ESPAÑOLAS LA TRANSATLÁNTICA En la Factoría naval de Matagorda sostiene la Compañía, en edificio construido ad hoc, dos escuelas de primera enseñanza elemental para ambos sexos, perfectamente separadas ent e sí y regidas por distinto y competente personal, á las que concurren los hijos de los obreros y los huérfanos también de ambos sexos, recogidos en el Asilo de que vamos á ocuparnos seguidamente. El sostenirhiento de ambas instituciones representa un gasto de 20.000 pesetas al año. Bajo la dirección de un señor capellán, tiene establecida también en la repetida Factoría de Matagorda un Asilo para huérfanos de los empleados obreros de la Compañía, á los que costea en absoluto todo lo necesario. A la edad reglamentaria pasan los niños á los diferentes talleres ó ramos diversos de sus servicios, según las aptitudes y condiciones físicas de cada asilado, sin cesar su tutela hasta que quedan totalmente instruidos y capacitados para el trabajo ó ejercicio de su profesión, conservándolos la Compañía á su servicio si por su conducta y aprovechamiento lo merecen. Es verdaderamente extraordinario el emplazamiento de dicho Asilo desde el punto de vista de higienización y amenidad, pues se halla rodeado de hermosos jardines que permiten saludable solaz y recreo, y en un ambiente saturado de las tonificantes brisas del mar que lo rodean. Hay situada entre las dos anteriores edificaciones, Escuelas y Asilo, una hermosa Capilla para las prácticas del culto. Para fomentar los provechosos hábitos de economía entre su personal, la Compañía Transatlántica tiene establecida una Caja de Ahorros y distribuye semestralmente 1.000 uesetas en oremios entre sus servidores imponentes de ella que se distinguen por su constancia en el ahorro, así como por su laboriosidad y otras virtudes. La práctica del ahorro, á que llega el individuo á acostumbrarse casi sin sentir, previene muchas contrariedades de la vida. Esa previsión tan beneficiosa para el obrero es la que ha querido fomentar la Compañía entre los que á ella pertenecen, y en su interés por cuanto puede contribuir al bienestar de los mismos creó hace tiempo la Caja de Ahorros, dando todo género de facilidades para las imposiciones en ella y estableciendo premios para los obreros que se distingan por su práctica en el ahorro. El reglamento por que se rige la Caja particular de Ahorros de los empleados y obreros de la Compañía Transatlántica contiene, -entre otras, las siguientes disposiciones: No podrán hacer uso de la misma más que los empleados y obreros ocupados en las diversas dependencias, talleres y buques de la Compañía. Los que cesen en el servicio de la misma retirarán sus fondos á más tardar tres meses después, cesando al terminar ese plazo el abono de intereses. ¿eran admitidas imposiciones de cualquier cuantía, por insignificante que sea. Las sumas depositadas devengarán interés de 3 por 100 anual desde el día de la imposición y se capitalizarán el día 31 de Diciembre de cada año. Todas las imposiciones v reembolsos se anotarán en una libreta que quedará en poder del imponente hasta que retire el saldo de su cuenta. Se proporcionará la mayor comodidad para hacer las imposiciones, á cuyo efecto, los pagadores de la maestranza están autorizados para admitirlas en el acto de hacerse el abono de jornales, así como los sobrecargos de todos los buques, que las admitirán en cualquier momento á los tripulantes que quieran aacerlas. Los premios establecidos páralos obreros que se distingan por su práctica en el ahorro se distribuyen semestralmente y por sorteo en la siguiente forma: A la maestranza del dique: uno de pesetas 250; otro de 100; tres de 50 y 20 de 25. Cantidad semejante para las tripulaciones de los buques En estos sorteos entran los grupos si- guientes De individuos que se distingan por su práctica en el ahorro. De individuos que se signifiquen en hechos meritorios. De individuos que se distingan por sus virtudes. De individuos que se señalen por estabilidad en los buques y perseverancia en el trabajo m La Compañía tiene también establecido el régimen de participación especial de beneficios obtenidos por el buen régimen implantado en los servicios por sus empleados, estimulando así en ellos el espíritu de orden y economía bien euteil- dido. Esta participación, que se extiende á buena parte del personal á flote y alcanza al de fondas á bordo de los barcos, ha ller gado á proporcionar ingresos en un año por. pesetas 3.000 al mayordomo, y í. 500 al primer cocinero, y iqo á cada Uno de los camareros de un buque, por econor CAPILLA, ASILO Y ESCUELAS EN LA FACTORÍA NAVAL DE MATAGORDA