Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C SÁBADO 26 DE MARZO DE 1910. EDICIÓN PAG, ji ésta en su edificio la bandera catalana á media asta, con motivo de la festividad del día. s Ondeó en la parte de la calje del Obispo. L a bandera española lambién se colocó á media asta sobre la fachada principal de la plaza de la Constitución CÁDIZ, 2 1 X. I Los templos han estado hoy muy concurridos. L El obispo, Sr. Ranees, ha predicado el sermón de las tres horas en la catedral, que estaba atestada de público. f v. -TOTEDO, 2 3 8 N. La procesión del Santo Entierro ha recorrido las principales calles de la capital, rcon gran brillantez. La centuria de soldados romanos, que visten antiguas armaduras, ha sido obieto de Ja curiosidad del inmenso público que presenciaoa el desfile. El prelado y el Ayuntamiento, bajo ma zas, asistieron á la procesión. Una libera llovizna que cayó al anochecer, casi á la salida de las cofradías, fue causa de que aligerasen en el itinerario recorrido. En los trenes de hoy llegó gran número de forasteros. L, IRUN, 2 j 5, 8 X. El tiempo espléndido que se ha disfrutado tía contribuido á que las cofradías que hoy han salido lucieran todas las bellezas que r Francia han llegado muchos espectadores, así como de San Sebastián y otros puntos. i En Fuenterrabía había más de cien automóviles, cifra muy superior á la de otros años, prueba evidente de la afluencia de De distintas ciudades nos comunican que las procesiones salidas en la tarde de ayer recorrieron sus itinerarios con mucho lucimiento, sin que se alterase el orden ni ocurriera incidente alguno. l jDe BiaFrj. tz y mueblo? ír 3 fnC Ü: 0 S de Como el escándalo iba en aumento y resultaban insuficientes las fuerzas de Orden público y Guardia municipal, entró en funciones la Guardia civil, y sable en mano cargó contra algunos grupos, repartiendo golpes. Con tal motivo se reprodujo y se agravó la confusión. Llegaron las carreras hasta el interior de algunos templos. El gobernador, con los jefes de la Guardia civil, permanecía en las calles de San Vicente y Paz, que son las más céntricas, procurando el que no se rehicieran los grupos, aunque sin lograrlo. A primera hora de la tarde fue el gobernador á Teléfonos y celebró una conferencia con el ministro, asegurándole, según se ha dicho, que había tranquilidad. No era esto cierto, pues en todo el día la visita de los fieles á los sagrarios verificábase con evidente y justificada inquietud. Entre los coches que circulaban, iba uno ocupado por la cupletista Conchita Ledesma, la cual llevaba una bandera. Ella y la bandera y sus acompañantes fueron á dar en la Comisaría, aunque después de haberse recreado buen rato en el paseo A última hora de la tarde, cuando más señoras discurrían de templo á templo, seguían por acá y por acullá los coches de los republicanos, reanudando los tumultos y dando origen á pequeñas colisiones con algunos elementos, según se dice, carlistas. Algunos qraciosps derramaron sobre el Pavimento de varias iglesias fósforos de trueno, que al ser pisados y detona! sostenían la confusión. La salida de la gente, después de los sermones, verificóse con orden, pero precipitadamente. Por todas partes patrullaba la Guardia civil. La ciudad presentaba el aspecto de los días de algarada. Y la tranquilidad se ha sostenido sm exceptuar una sola hora. En los casinos republicanos se celebran csia noche bailes y banquetes de promiscuación. Ante la posibilidad de que á la salida de éstos se reanuden los incidentes, mantiénense las precauciones y la Guardia civil patrulla. Las calles están desiertas. Durante la tarde se hicieron, en total, 32 detenciones. Todos los detenidos han sido puestos en libertad. Entre ellos figuraba un católico, joven de la aristocracia, y dos periodistas republicanos. A casi todos les ha impuesto multas el gobernador. Rodrigo Soriano intentó, al anochecer, organizar una manifestación; pero lo impidió la Guardia civil. De la jornada hay varios contusos, entre ellos tres agentes de policía. Son unánimes, entre la gente de orden, las censuras contra el gobernador, que por no haberse decidido á imponer su autoridad, y pretendiendo resolver con eclecticismo el asunto, ha dado lugar á los sucesos. VALENCIA, 25, I T. VALENCIA, 24, 10 N. En efecto, la situación es hoy, no solo igual, sino peor que ayer. No han salido los tranvías, pero lo- coches de los republicanos van rodando por la capital, y por doquier repítense los tu- multo s. A la salida de los Oficios, en la iglesia del Patriarca, un grupo de católicos ha pasado por frente al Calino de Unión Republicana insultando á los socios. Estos han contestado, llegando unos y otros á las manos, menudeando los palos. Por fortuna, un pelotón de giiaidias estaba muy próximo j se ha echado encima, despejando. A elio se debe el que la cosa no haya acabado e n gravísimas consecuencias. Claro que hay vaiios heridos leves y contusos. A la salida del templo de Santa Catalina, un grupo de republicanos ha insultado á las señoras. En defensa de éstas ha salido otro grupo de católicos, y se ha armado la segunda mano de palos, con resultante de 10 contusos. Estos incidentes, en mayor ó menor escala, se han repetido á la puerta de muchas iglesias, con la consiguiente alarma, rápin damente extendida. Los republicanos han tenido arios alv muerzos de promibcuación v tienen anunciados para e ta noche bailes u. itmes en sus casino Entre los actos tumultuosos de ayei hay que incluir el atentado conira la tienda del concejal sonanista Sr. López. La puerta, escaparates, etc. fueron apedreados y destrozados. La opiniofi ser, S 2 í? 1 indignadísima contra el gobernador. A medida eme se iba acercando la nDche, se han redoblado las precauciones por las calles en donde están situados los templos. De las iglesias de San Martín y Sai Bartolomé han salido las procesiones, corriendo un itinerario muy reducido. El capitán general presidió la que salió de la iglesia de San Salvador, por s e her mano ma ior de ella S. M el Rey. Rendía los honores una compañía con bandera, v música. El público aplaudió al Ejército. No han faltado incidentes, debido á las exaltaciones de una parte de público, que, poco respetuoso con los que formaban en. las comitivas de las procesiones, hizo insi- nuaciones provocativas y por demás mo- lestas. De los inevitables choques surgidos han resultado algunos contusos, que recibieron asistencia facultativa en las Casas de So corro. i De tres coches, que iban ocupados por in- dividuos de la Juventud republicana, al pa- sar frente al Círculo tradicionalista, partie- ron frases insultantes. Los socios del Círculo salieron á la calle, entablándose una pedrea entre ambos ban dos, resultando herido uno de los repub! i- canos. Fue curado en la Casa de Socorro de la calle de Serranos. VALEXCTA, 25, 10 i. DESORDENES EN VALENCIA Desde primera hora de la mañana se advirtió el propósito de los republicanos de que circularan vehículos. i- Los diputados Sres. Soriano. Bertrán y zzati paseaban en carruajes descubiertos, acompañados de varios amigos. Como el gobernador, adoptando un tér mino ecléctico, sólo había prohibido el tránsito por determinadas calles, los coches de ios republicanos recorrieron varias del in. terior y aun de las más céntricas. La concurrencia de gente en las calles era numerosa, y frecuentes las muestras Jde intranquilidad por temor á los incidentes, que no tarda f 1 en ocurrir, aunque, 1 afortunadamente, ninguno ha revestido verdadera gravedad. -La inquietud se acentuó después del mediodía. La orden prohibitiva del gobernador, li initada, sin pían, á unas cuantas calles, daba lugar á confusiones. 0 Algunos guardias que pretendían cumplir dicha orden eran increpados y desobedecidos por os republicanos, promoviéndose alboroto? Las primera -detenciones, operadas entre lo3 más exaltados, exacerbaron los ániüirK. srecchéndose los pequeños tumultos. Cn tales momeafos producíanse carreras, f n a cailcs se daba tni espectáculo bien impropio del día. IOR TELEFONO VALENCIA 24. 6 T. Todos los periódicos, como era de esperar, atacan hov al gobernador, desde La Voz, católico, á El Pueblo. Unos y. otros echan en cara al gobernador que no ha obrado con energía y con habilidad. No cabía en este asunto sino suspender el acuerdo del Ayuntamiento, y esto era lo legal, ó respetarlo. Tardíamente, y sólo en peciueíía parte, la autoridad gubernativa quiso rectificarlo. Y así se produjo el conflicto, hoy reproducido. Presididas por los Sres. Prast y Chavarri, visitaron el jueves al Sr. Canalejas las Juntas directivas de las Cámaras del Co- mercio y del Círculo de la Unión Mercantil. Manifestaron al Sr. Canalejas la necesidad de celebrar en Madrid una Expocición internacional ó universal. Le expusieron muv minuciosamente los detalles de alguna de las proposiciones ps, y el Sr. Canalejas uipnifostú EXPOSICIÓN EN MADRID