Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
B C. JUEVES 24 DE MARZO DE Í 9 Í O EDICIÓN i. PAü. 9. Terminada la lectura de estas declaraciones, que parecían pronunciadas por una fez de ultratumba, se presentó como tesfigo el doctor Magno, que cuidó al conde bi 1907 de una herida que recibió en la tierra ruso- japonesa. fs- -Cuando me enteré del crimen- -agregó- -corrí á visitarle. El mismo me refirió e 4 suceso en la siguiente forma: Vi á jNaunioff y me dirigí á saludarle; sin decir liada me disparó seis tiros de revólver, de algunos de los que pude librarme cubrién ¡dotne con el brazo izquierdo y huyendo. JEu mi alcoba caí en el suelo, y Naumoff se- echó sobre mí. -Querido, ¿por qué me quieres matar; que te he hecho? -le dije. jfgn- Xo os debéis casar con la condesa Tariíówska- -me respondió. Jíf, -Está bien- -k repliqué; -pero- no piensas en que tengo un hijo de ocho años, que feo tiene madre y le vas á privar del padre. 55- Entonces Naumoff rompió á llorar v me pidió perdón- -Querido- -le dije- ¿qué ha ¡ces? ¡Huye! Envíame un médico! V j ¡Tal fue el relato que me hizo Koma írowsky- -dice el testigo, cuyas palabras lia escuchado profundamente emocionado -Por mí no se molesten ustedes en Í J perar. Tengo que hablar con el jefe del Gobierno sobre el viaje á la Argentina. -Y agregó reparando en la presencia de algunos reportéis: Desde que soy persona importante no me importa que los periodistas PIANOS ORT 1 Z me vean que hablo con los- ministros. Y efectivamente, Su Alteza, la popular Y CUSSO S. F. H. A. Estimado amigo señor Cussó: Os doy infanta, conversó unos minutos con el segracias por el piano del jueves; es inútil re- ñor Canalejas. petiros el factor inapreciable que fue para mi concierto el magnífico instrumento así como lo fue eí que pusisteis á mi disposición LA GRAN VIA para la audición de Iberia en mis últimos conciertos de Madrid. La Alcaldía ratificó ayer la noticia de que Vuestro buen amigo, el día 31 se inaugurarán los derribos para Joaquív Malats. la Gran Vía, iniciándolos, con piqueta de 14 Marzo, 1910. plata, en las dos casas de la calle de Alcalá, esquina á la de Torres, S. M. el Rey. han convenido de que era más conveniente que se presentase ante los jueces vestida con sencillez. NOTAS MUNICIPALES día siguiente- -agrega el doctor Magirio- -volví á visitar á Komarowsky. Fsta! (ba delirando. Para ver si le hacía recobrar la razón, ¡le grité: ¡Komarowsky, la Tarnowska está ahí! Y al oirme, el herido, volviéndose á finí, exclamó: ¿Dónde está? ¡Quiero verla! 3 Esas fueron sus últimas palabras- -termina diciendo el testigo, á? El marqués de Pateras, agente de la Compañía de Seguros, consideraba á Ko tnaro- vsky como un hombre bueno, de ca ¡fácter demasiado sencillo. Varios testigos afirman que vieron á Naumofí muy agitado y lloroso á poco de cometer el crimen, y un tal Vigauruti dice que le oyó exclamar á los pocos minuitos de sonar los tiros: ¡Pobre madre mía! -í VEl capitán Rossi relató cómo conoció á (Komarowsky, y afirma que éste le anunció su boda con la Tarnowska. Agrega que las ¡primeras sospechas recayeron sobre ésta Iporqre á los telegramas que se la dirigieron participándola la desgracia contestó jque no pod a ponerse, en camino. E 1 gondolero que llevó á Naumoff despe el hotel á casa de Komarowskjr y luego á la estación declaró que le notó muy (preocupado, que no hacía más que pedirle ¿que se apresurase y que por ir de prisa le d; ó varios billetes de 100 francos. L 3 sesión concluyó con el relato del co ínisano de Policía, que contó cómo se hatea detenido á Naumoff. Aparte de los comentarios de la sesión, ¿e hacen otros muchos de diversa índole. Entre ellos figura el rumor de que la pro esad- i. que lleva cerca de dos años en una cárcel de mujeres, se halla en estado intefi- esnute. V li: diidablemeníe la condesa es mujer sugestiva, de un nocleroso espíritu d seducIiÓ f Sin duda cre 3 éndolo así, se han dado órdenes de que se cambien todos los días los gendarmes que la escoltan ante el Tribunal, y se dice que los carceleros han urdido un complot para dejarla en libertad $i es condenada. Por lo menos, disfruta ya hace tiempo de privilegios extraordinarios en la prisión. Sólo en perfumes gasta unos 70 frángeos ni me? y al año, su cuenta en la cárcel asciende, por gastos extraordinarios, á- lo jejue gastaría una persona en doce meses Mientras se tomaban los coches, la infan (di un hotel de primer orden. ta doña Isabel hizo una frase que prueba -Tara las sesiones se había randado ha- una vez más su ingenio y buen humor. cer sic c vestidos elegantísimos; pero no Dirigiéndose á algunas personas conocise los ha puesto c: e sus abogados la ¡das que tenía cerca, las dijo: Nír En el sudexpreso llegó ayer tarde la reina doña Amelia de Portugal. Bajaron á recibirla á la estación del Norte el Rey. que vestía uniforme de Lanceros; las Reinas doña Victoria y doña Cristina, las infantas doña Isabel y doña María Teresa v el infante D. Fernando. Acompañaban á SS. MU. y AA. la duquesa de San Carlos, las marquesas viudas de Martorell y de Nájera y la condesa de Mirasol, los marqueses de la Torrecilla, Viana, San Felices y Aguilar de Campoo, y el duque de Santo Mauro. También se hallaban en el andén el presidente del Consejo y el ministro de Estado, la marquesa de Santa Cristina, el ministro de Portugal y la condesa de Tovar de Lemus. los condes de Esteban Collantes y sus hijas, el conde de San Luis (ministro dimisionario de España en Lisboa) y su esposa, el consejero de la Legación de Portugal, Sr. Oliveira Calveiros, y la suya, el secretario Sr. Navarro y su señora, el oficial mayor del Senado, Sr. Gil y Lozano; el gobernador civil, Sr. Requejo; el teniente coronel del Cuerpo de Seguridad, Sr. Echevarría, y algunas otras distinguidas personas. A la llegada del sudexpreso, que entró en agujas con cinco minutos de retraso, cruzaron SS. MM. y SS. AA. con su séquito y el elemento oficial al segundo andén, por donde aquél tiene acceso. Al apearse del tren la augusta viajera, los Reyes se acercaron á recibirla, y las Reales personas se saludaron cariñosamente. Con la reina doña. Amelia llegaron los condes de Figueiro, damas y jefe de su Casa y el conde de Maceda y San Román, que fue hasta la frontera francesa, y estará durante el tiempo que S. M. permanezca en Madrid, como grande de España, á sus órdenes, por designación del Rey. La reina doña Amelia vestía sencillo y elogiante traje de paño negro y sombrero y velo negtos también. La egregia dama, tan bella y de gentil porte como siempre, saludó después con su afabilidad acostumbrada á cuantas personas conocía y á las que le fueron presentadas, y después, del brazo del Rey, subió en un lando de la Real Casa con D. Alfonso y la Reina doña Victoria. En otros coches y automóviles se dirigieron al regio Alcázar las demás personas Reales y sus respectivos séquitos. La estancia de S. M. doña Amelia será, como ya hemos dicho, de riguroso incógnito. LA REINA AMELIA EN MADRID EL AHORRO ESCOLAft. -Propónese el Sr. Francos Rodríguez presentar el sábado á la aprobación del Consistorio un proyecto de ahorro escolar, á base de cartillas del Monte conferidas á los alumnos más aplicados de las escuelas municipales. LAS CASAS BARATAS Ayer celebró laboriosa sesión, bajo ia presidencia del Sr. García Molina? la co- j misión que estudia el pensamiento de construir casas baratas. Parece ser que ahora se presentan nuevos proyectos y que cada autor defiende co: 1 empeño su idea. Es de esperar que en sucesivas reuniones se llegará á unificar estos proyecto- y que los ediles no perderán más tiempo. El asunto es de gravedad y de urgencia; no convienen las precipitaciones, pero tampoco es tolerable que se malgasten las semanas, dando motivo á que la malicia pú blica suponga que hay algún oculto interés en malograr tan excelente iniciativa. Veremos lo que la comisión resuelve en la sesión del sábado y miércoles próximos. LA BANDERA DE LA BANDA La banda municipal celebrará en el tea tro Real un concierto cuyos productos se -i viran para confeccionar su bandera. El dibujo para el escudo lo hará Berv lliure. FIRMA DEL REY Terminado el Consejo, S. M. el Rey ha firmado los siguientes decretos: De Guerra. -Destinando á los coroneles D. Fernando de la Sota, D. José Belmonte, D. Arturo Camillén, D. Juan Ugarte, doa Francisco Moya y D. Ricardo del Pozo y á los tenientes coroneles D. Ricardo de Navascués y D. Francisco fiayane, todos del Arma de Artillería, al regimiento cuarto ligero de campaña, á la segunda secsión de la Escuela Central de Tiro, á los regimientos montados 1, 3, y 12, á la comandancia de Cádiz y á los depósitos de reserva 10 y, 12, respectivamente. Confiriendo el mando del tercer regimiento mixto de Ingenieros al coronel don Miguel Lópse Lozano. De Marina. -Disponiendo se declare pensionada la cruz del Mérito naval concedida al teniente de navio de primera D. Francisco Llano. Concediendo el mando del cañonero María de Molina al capitán de fragata doa Ángel Carlier. Ascendiendo á tenientes auditores de tercera á D. Manuel Navarro y D. Isidro Romero. ídem al subinspector de segunda de Sanidad D. Gabriel Rebellón, ai médico mayor D. Francisco Corona, al médico de primera D. Ramón Díaz, y disponie ii: o ry