Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C MARTES zz DE MARZO DE 1910. EDICIÓN i.9 PAG. 5, iúla. Si la belleza es la sobriedad, la misara vicia, espontánea y sin adornos inútiles, ludo yo de que haya entre nuestros clásicos un escritor más vital y más esoontáneo que Teresa de Jesús. Santa Teresa es el más alto eicriplo de lo que podríamos llamar la vitalidad española. He hecho observar en im artículo reciente- -publicado en el Diario de Bai celona- -que Fray Luis de León llama elegante al estilo de la santa y que esta Sdea de elegancia no podemos precisar lo que representaría para Fray Luis de León, pero que tal como hoy la entendemos (tal como hi contribuido á crearla la literatura periodística, elperiódisniollamado brillante, considerado como el summum del periodismo, es una idea totalmente falsa respecto á Santa Teresa y que se halla en contradicción con la contextura y esencia- de su estilo. La elegancia hoy, para el escritor de nuestros días, supone sabio artificio, retórica alambicada y sutil, trabajo de técnica, saber hacer, y el estilo de Santa Teresa, en cambio, 1 es todo espontaneidad, franqueza. rudeza muchas veces, incorrección y desaliño. En un escrito maestro, perfecto, se ve siempre el trabajo, la técnica, por encima déla idea, de Is. vida; con Santa Teresa es la vida mis- ma, espontánea y bullidora, la que se percibe brotar y exteriorizarse directamente por encima del estilo; ó meíor, en los escritores literarios se ve el estilo en todo momento; en Santa Teresa el estilo no se ve, no existe, desaparece; es decir, y en resumen, que la insigne mujer de Avila es el menos literario de todos nuestros escritores y que en su obra no hay ni el más pequeño rastro de tiícralvra. ¿Puede llegar á mayor altur. a un escritor? ¿Puede llegar un pintor, análogamente, á mayor altura á craé ha llegado Velázquez en su lienzo Mercurio y Argos? El estilo en un artista está íntimamente ligado á su espíritu; son una misma cosa. Ahora había que estudiar la modalidad, las características del espíritu de Santa Teresa. Habría la bien que relacionar este espíritu con las características dominantes del suelo- -el paisaje de Castilla- -y de la raza- -la ra a de guerreros, aventureros conquistadores que caracterizaron el momento social en que la santa nació y se desenvolvió. De todos nuestros clásicos no hay ninguno que, como Santa Teresa, sea tan representativo jde un medio y de una raza. Santa Teresa, mejor que nadie, representa en el siglo xvi la acción. Su catolicismo es un catolicismo, no de éxtasis y de arrobamiento, no estático (como falsamente se ha creído y se sigue creyendo) sino dinámico, de movimiento, de lucha. En nuestros días- -y aquí está la mo dertidad profunda de su espíritu, -Santa íTeresa sería uno de los más poderosos representantes y propulsores de lo que se llama catolicismo social, y eme debe ser llamado, más propiamente, acción social del catolicismo. El pensamiento fundamental de Santa Teresa, el que domina toda su obra, es el de que se ha de llegar á la perfección, no con el éxtasis y ia contemplación interior, sino con la acción y con la lucha. El aprovechamiento del alma- -dice en las Fundaciones- -110 está en pensar mucho, smo en ornar mucho. Y añade: Y si preguntáredes: ¿cómo se adquirirá este amor? Digo que determinándose un alma á obrar y padecer por Dios I y hacerlo cuando se ofreciere. No puede encontrarse na cita más característica de todo el espíritu teresiano. Nótese el punto de vista vitalista, en contraposición al intellectualisla, en que se coloca la Santa al oponer el amor al pensamiento, es decir, el es píritu replegado y encerrado en sí mismo (que es la actitud de nucsüos pensadores i contemporáneos, actitud venadora, de rebelión, de disgregación, egotista) á la exteriorizacián del yo, al altruís ¡r a la solidaridad soda? y á la aceptación. s Siento, ea el alma que este artículo se vaya alargando. Podría citar orros muchos y típicos pasajes de Santa Teresa que confirman esta su actitud espiritual. Me veo obligado á terminar. El problema de la gran mujer es todo el problema del pensamiento moderno. Se podría ver cómo en ciertos insignes escritores el punto de vista del pensamiento ha constituido toda su obra y toda su vida (ya he citado á Renán) y de qué manera otros que han comenzado siendo puramente intelectualistas han ido evolucionando (como Maurice Barres, como Paul Bottrget) y han llegado á colocarse en la actitud francamente vitalísima de Santa Teresa (que es la actitud de todo nuestro pueblo en el siglo xvi) Concluyo enviando mi más cordial enhorabuena á los fundadores de la nueva Biblioteca de Clásicos castellanos. Sucesos, bastantes, pero poco importantes. Comentadísimo el triste fin de un individuo que apostó cinco pesetas á que en tres horas enía á pie desde Cetiíe á i idrid y vohía a aquella localidad, y lo q le hizo fue un viaje bastante más largo: venir á Madrid y después ir... á la eternidad El empeño hubiera estado más puesto en razón si consiste en venir á Madrid para ir después á Leganes. Por la noche, beneficio de Mendoza en la Princesa: muchos aplausos, pero ningún estreno, para que no se pusiese en práctica el título de una obra dramática: Rcivnr después de morir. DE PALACJO Después de despachar ayer el Rey con el A. ZORIN, jefe del Gobierno y los ministros de Estado, Guerra r Gracia y Justicia, recibió tina numerosa audiencia, que le retrasó la hora ENFERMA GRAVE de sentarse á la mesa hasta cerca de las dos de la t rde. Cumplimentó á S. M. el ex ministro señor Pérez Caballero ara tratar delviaie de la comisión española á la Argentina, y S? OR TELÉGRAFO TUKIN, S I 1O M. concurrieron también el ex ministro de la Lspirase en esta ciudad á la Reina madre Gmrrj, general Luaue; capitán general, sede Italia. ñor Ríos; generales Santiago, Pando y Su venida obedece al alarmante estado Díaz del Río, inspector general del Arma de salud de su anciana madre, la duquesa de Infantería; Parodi, Ruiz (D. L. y Alviuda de Genova, cuya avanzada edad hace f au: contraalmirantes D. José de la Puente, temer fundadamente por su vida. jefe del Estado Mayor Central de la ArmaEl parte facultativo de ayer tarde diag- da, y Bastarreche; coronel de Ingenieros nosücaba la enfermedad de trombus cere- D. Javier Manzanos; coronel de Artillería bral 3- congestión de la base del pulmón de- D. Rodrigo Cabeza de Vaca; coronel de recho, originadas por trastornos circula- Mallorca, D. Gustavo Nogueras: teniente torios. coronel de Infantería D. Luis Carniago, La temperatura de la enferma era 1 as- ayudante que fue del malogrado general tante elevada. Pintos; comandante de Caballería don El- oulso es frecuente é irregular. Francisco Tuero, marciués del Campo de: El pronóstico es de gravedad. Y ...aar: comandante de Infantería D. Fernando Bereneuer; capitán de Caballería Sr. Uriarte; primer teniente de Artillería Sr. Manzano, y el coronel D. Manuel Muy de mañana, á las seis y minutos, J. Guerrero, agregado militar de la Legallegó á Madrid la anunciada primavera. ción de la República Argentina. Después cumplimentaron al Monarca el La pobrecita daba lástima; habíanla cogido en el camino las nevadas del domingo y eximio D Marcelino Menéndez y Pelayo, nuesüo embajadot cerca del Vaticano, sevenía más blanca que una chilaba de nuestros huéspedes vitalicios, los enviados ma- ñor Ojéela, para doípedirse de Sus Majestades artes de salir para Roma; el Sr. Sagasrroquíes. Bien entrado el día, deshizo el equipaje, ta (D Pcinardo el marqués de Bertemasacando, entre otras cosas, un sol muy her- ti. el alcalde de Sevilla y el distingundo acmoso, que hizo su aparición con entera tor Sr. Díaz de Mendoza (D. F. que IT- DSoportunidad y haciendo que casi todos los tró al Soberano la rustica copa de plata, vecinos de la villa nos sintiéramos poetas con incrustac- or. es de oro, que el Club Náutico de San Sebastián regala al de la Arpara decirle lo de: ¡Párate, oh, sol! Pero no se paró. A medida que fue avan- gentira para premio en las regatas que all? zando en su carrera- -á dos pesetas hora, han de celebrai se en el año actual. Dicha copa, que fue muy del agrado de ya se sabe, -salió de la maleta de la recién llegada un cefirillo fresco y molesto. Indu- S. M. ha sido donada por el ilustre actor dablemente debió pagar exceso de equi- Sr Díaz de Mendoza. Finalmente ofrecieron sus respetos a la paje. Trajo también, ¡menos mal! el segundo Real familia los duques de Santo Mauro y y el tercer premio de la Lotería para Ma- los jefes y oficiales de 1 s Escolta Real. drid, que ya echaba de menos estos mimos El Rey pasó ía tarde jugando al polo en de la Timba nacional. El tercero se ha domiciliado en la plaza de la Cebada, que el Hipódromo de la Castellana, y la Reina es barrio alegre. Del segundo no hay no- y sus hermanos, los príncipes de Battenberg. paseando por la Casa de Campo. ticias. En la Casa de la Villa se reunió la Junta Esta tarde, á las tres, se verificará la sode Asociados, aprobó cuanto la pusieron por delante, requirió la espada, caló el cha- lemne ceremonia de presentar sus cartas peo, fuese y no hubo nada. Se acordó en la credenciales el príncipe de Ratibor, nuevo misma casa, y por la Comisión respectiva, embajador de Alemania. celebrar una Exposición de perros en el Mañana ó pasado llegará á Madrid la reiRetiro, allá para Mayo. Mejor ocasión era la presente, por el tiempo, que es de pe- na doña Amelia de Portugal. rros. Mañana, miércoles, á las cinco de la tarde, La santidad de estos días hizo que no hubiese folletín de Tribunales. El de la po- y el jueves, á las cuatro y inedia de la mislítica siguió en el mismo capítulo, en el ma, interpretará la Real Capilla las Lamentitulado: De cómo los descontentos no taciones, del maestro Eslava, una de las! creen en el decreto de disolución y los con- páginas musicales más bri- llantes de aque tentos aseguran que le han visto, le han notable compositor A las doce de la tarde del Viernes Santo, visto, y les ha mirado, x creen en Pios LA DUQUESA DE GENOVA MADRiO AL DÍA