Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Abril, el residente de! C i- u o y el ministro de Marina, DE ELECCIONES El ministro de la Gobuv- dón se ocupa ahora en res fear el encasillarlo de algunas provincias gKua tra? ar lo -i últimos perfiles. Todavía lía de confei nc v el Sr. Merino con algu 8. s gobernadores Ayer llegó á Madrid el de Zaiagoz. i con objeto de recibir instrucciones elecfot? les. MAS F 1 SMA DEL T? EY Por desgracia era tarde, y sus desesperados esfuerzos fueron inútiles. Pocos minutos después, embarcación y tripulantes desaparecieron en el fondo de las cataratas. No ha sido posible encontrar sus cuerpos. DE VALVERDE A las cuatro de la tarde de ayer fue conducido L la última morada, en el cementerio de San Lorenzo, el cadáver del maestro compositor D. Joaquín Valvcrde. A pesar de lo desapacible de la tarde y la gran distancia c, ue existe desde el centro á Madrid Moderno, li coacarrcncia al entierro fúé numerosa La presidencia del duelo la componían D. Juan Vah erde, hijo del finado; D. Sinesio Delgado y su hijo D. Fernando don Julio Valverde v D. Miguel Portóles. Entre las vanas cororas que pendían del carro fúnebre recordamos las siguientes: Una de D. Sinesio Delgado v señora v de su nieta y su hijo Femando; Loreto y Chicote; A nuestro padre, sus hijos de González, de La a v arias más. Al llegar el féretro al teatro de Apolo, los Sres. Cobos 3 Carrión, contador 3 representante de la Empresa, depositaron una corona monumental, compuesta de violetas, siemprevivas y pensamientos, con la siguiente inscripción. A Joaquina Vah erde, la Empresa Asistieron muchos literatos, periodistas y amibos del finado á rendir el último tributo de cariño al maestro D. Joaquín Yal erde. PrOCESO SENSACIONAL Mañana yfcjhciá. el ministro de la Guerra á despaéfeir con el Rey. v llevará á la firma la prepuesta de sargentos por el combate del 30 de Septiembre, y alguna otra, como Je los mores de la Policía indígena. También íLviiA el dt. cn. 10 cicando la medalla conmemora ti vi de h campaña del Rif, y una propuesta reglamentaria de ascensos, en virtud de la cual ascienden dos generales de bridada 5 ires coroneles COSAS DK MADItlD ELÍALQALDE HABLANDO CON EL REY Como en otro lugar décimo el alcalde de Madrid esttrytfincr en Palacio. El Sr. Francos, Rodríguez permaneció en Palacio cerca íle media hora, tiempo imertido en dar cuenta á S. M. el Rey de la marcha de los, asimtos municmales. El Monarca que sigue con gran interés iodo cuanto concierne á los sen icios que integran aquel organismo, formuló prcguutas y juicios qué policn de manifiesto el conocimiento que íienc de la marcha de dichas cuestiones. Satisfizo la pregtm as de S. M. el señor Francos Rodrigue, haciendo relación de tos proyecto actualmente pendientes de aprobación eií- el Apuntamiento Al salir el j r Francos Rodríguez de Palacio manifestó que la inauguración de las obras de la irnn Vía otaba señalada para el último día de este me- A la iuatctUMCión asistná toda la Familia Real. En la caLc k Alcalá se instalarán varias tribunas para, que el público presencie el acto, qtíe se- iá amenizado por la banda municipal. Se dolió cí SV. Francos Rodríguez de que algunos peñpdicos hayan emprendido una campaña gucperjudica el desalojamiento de las casas quejia. de derribarse, pues los incjuilinos, alquilados por lo que dichos periódicos dicen. c niegan á iniciarse de habitación. LA CONDESA POR TELÉGRAFO ¿NECIA, 19, 7 T. La audienci 1 A ¿aver comenzó con la lectura de las cari as de Komarow sky á la condesa Tarnowska, escritas, por cierto, todas ellas con un estilo muy libre. Después, el presidente reanudó el interrogatorio para averiguar la actitud de la condesa después de cometido el crimen. La Tarnov, aka no emprendió el iaje a Venecia en cuanto la comunicaron por telégrafo la muerte de Komarowsky. Fingió ignorar todo lo sucedido y dirigió telegramas al propio Komarowsky y al teniente Ros si. La procesada reconoció estos hechos sin dificultad alguna, y tampoco pudo desvirtuar que pidió instrucciones sobre lo que debía hacer á Prilukoff, y que éste se las dio amplias y categóricas. LTna vez más afirma la procesada que jaEN EL NIÁGARA más excitó los celos entre sus amantes y su marido y rechaza la versión de que Pedro Komarcra sky 3 Stahl se suicidaran por causa suya A petición del defensor de Xaumofr, y POR CABLE contra la opinión del ministerio público, se UIi A YORK, l a T. procede á ¡a lectura de dos cartas de Stahl. En la i iíjT tas del Niágara ha ocurri- Son dos documentos concisos, pero librando un terrible accidente, que no deja de es- tes de pasión. Su lectura produjo gran impresión. tar envuelto en cierto misterio. Dicen así: Unos lefíadorcs que se hallaban, traba Bajo mi palabia de aotior por todo lo jando en lf- orilla del río, cerca de ías grandiosas cfiraxataF, observaron que la co- que en mí ha quedado sin mancha 3 puro, rriente TÍTÍ T- ÁT aba una embarcación ocupa- yo, V. Stahl, prometo á María Tarnowska hacer todo lo que me oidene durante mi c o por tiogtipraforcB que se batían. Viendo ue la barca derivaba rápida- estancia en Kiero. Declaro, además, que liada poligro, los leñadores gri- esta promesa no constituye para mí ningún 1 ra- fi á los combatientes, adv irtiéndolcs el sacrificio ni me produce remordi Tiiciito alrii 3 0 qtíe co vían de ser arrastrados al guno. Siempre obraré cu nombre cl l amor puro que ha IUnad ni i ula entera. á ismo de las dCfiias. Srahl. 1- íjz desconocidos se lan aion aprestiraP. S. lau e r e í 1- pmo y Irí iarun de remon Ba ¡o la fe de lurui. r. io, decíalo qre de lar a c la realización de estas promesas MaiLt T trnowska será para mí sagrada La segunda carta está redactada en s siguientes términos: Querida María: He llegado al anñiuv tro de Anatomía á las dos de la t; n- de en vez de á las cinco. Aun viviré eraren a minutos. Todo se ha acabaelo. Tin mí sólo vive mi amor por ti. Vivo con la esperanza de verte aún pasar una vez en coche Te abrazo y muero. Terminada la lectura de las cartas, la Tarnowska dice que Stahl cst, ib? enamorado de ella, pero que se suicidó por las infidelidades ele su mujer. El acusador privado hace leer la primera declaración de la condesa, en la que ésta manifestó que Stahl se suicidó porque no correspondió á su amor. Verifícale luego un careo enfre la Tarnowska 3 Xaumofi manteniéndole éste con gran firmeza en que la condesa le indujo á asesinar á Komarovsky y que con tal fin le dio instrucciones concretas y el ulano de la casa que habitaba su marido en Venecia. Agrega que en los primeros interrogatorios ocultó la verdad porque ignoraba la diabólica combinación ideada por la Tarnowska para cobrar el seguro de vida hecho á su favor. Contesta después Pnlukoft í los preguntas del presidente, quien le recuerda que la condesa le ha acubado como el autor principal 3 orsanizador del crimen El cómplice de la Tarnowska rechaza la acusación con gran energía, v no sólo se defiende, sino que ataca á la Tarnowska, asegurando que fue la crdadi ra inspiradora del asesinato. Dice que ideó un plan con el fin de cobrar el seguro de ida 3 que varias cees le había pedido que la librase de su marido, llegando á aconsejarle que envenenase la hoja ele un puñal y hasta á ofrecerle un revólver. Termina diciendo Prilukoff que la condesa le quería obligar á que escribiese una carta asumiendo inda la responsabilidad elel crimen. Jamás dije tal cosa declara la condesa replicando con viveza á Prilukoff. UN DRAMA- EN LAS CATARATAS Por ser ayer el día en que celebraba su santo el bra o comandante que fúé del batallón de Cazadores de Madrid, D. José Capapé, muerto gloriosamente en el Barranco elel Lobo el día 27 de Julio del año pasado, rindieron cariñoso 3 piadoso homenaie al compañero inolvidable de dicho batallón los jefes, oficiales 3- tropa oyendo una misa ea sufragio de su alma en el altar mayor de San Francisco el Grande. Asistió la viuda, distinguida señora doña Eloísa Escorial, acompañada de su hermana doña Pilar. Ambas fueron despedidas en la puerta del templo por todos aquéllos cazadores, que tanto lamentan la pérdida del que bajo lodos conceptos füé el prototipo caballeresco del verdadero compañerismo. LA EXPOSICIÓN BENEDITO Concurridísima se vio también ayer ía Exposición de los- cuadros de Benediío eu nuestra casa. Los comisionaelos de Se illa y los alcaldes de aqrelia capital 5- de Bilbao isitaron también la sala, admirando 3 elogiando la labor exquisita del joven 3 laureado pintor. Además asistieron, entre otras iruchas personas, los marqueses de Miranda de Ebro, Sra. de Eiguía, conde de G- nnazo,