Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DE TOPO EL MUNDO, POR CORREO, CABLE TELÉGRAFO Y- TELÉFONO DE TODO EL MUNDO, POR CORREO, CABLE TELÉGRAFO Y TELEFONO EL SR. C LBETON (i) ACOMPAÑADO DEL INGENIERO SR. MOL 1 N 1 (2) Y OTRAS DISTINGUIDAS PERSONALIDADES, VISITANDO JLAS OBRAS DE LA CORTA DE TABLADA Fot. Domínguez EL MINISTRO Db FOMENTO EN SEVILLA despertó el pasado año la primera gran semana de aviación de Reims? Esta es la pregunta que me he hecho mientras leía el programa que me envían los señores del Círculo Mercantil é Industrial de San Sebastián. PAN SEBASTIAN! A. Muy intrigados andan ustedes con las coLa primera semana de aviación que se sas de la política para que presten atención celebró en la ciudad de Reims, para gloria á estas pequeneces de la aviación, porque y honor de nuestro buen amigo el marqués claro está que es mucho más interesante saát Polignac, fue el acontecimiento sensa- ber cuándo piensa hacer otro viajecito á cional del año... Bien es verdad que todavía Madrid el general Weyler que ver volar á no se había estrenado Chanteder, ni se ha- Le Blond... Pero vean ustedes lo que son las bía decidido el Sr. Duez i confesar el hurto cosas... Maldito si me acordaba yo esta tarde do que existieran el general Weyler ni el de los diez millones del ala disolución, al atravesar Todo París y toda Francia desfilaron por decreto de la Opera vi cuando Sr. Le Bíond á este Reims, y grandes y pequeños, millonarios y la plaza de burgueses, políticos y comerciantes, se con- hacer locuras en la atmósfera por espacio mientras la gente, sideraron en el deber ineludible de hacer su de tres cuartos de hora, le contemplaba con agolpada en las aceras, pequeña excursión al campo de aviación la boca abierta, y la circulación quedaba inpara satisfacer la curiosidad de ver á los terrumpida, porque cocheros, chauffeurs y hombres- pájaros... Hoy recibo un programa de las fiestas conductores detenían sus vehículos para no primaverales que ha organizado la ciudad perder uno solo de los atrevidos virajes q. e de San Sebastián, y en él veo la promesa de hacía exi los aires el hombre- pájaro. Y hubo momentos en que de las garganuna gran semana de aviación. A los donostiarras no les duele gastarse el dinero, y tas apretadas escapábanse gritos de espanhan querido que sea la linda capital del to... El aviador estaba proporcionándose el Cantábrico la primera ciudad española que place de asustar á ía muchedumbre, y tan presencie la mayor maravilla del siglo: la pronto le veíamos ascender hasta casi perderse de vista, como le veíamos caer vertide ver cómo los hombres vuelan. Despertará este acontecimiento en Es- ginoso y descender, descender de tal suerte paña la misma curiosidad que en Francia que escuchábamos el ruido sordo del motor DE NUESTRO ENvJADO ESPECIAL A B C EN PARÍS y las revoluciones de las hélices... Y enLotí- ees era cuando la multitud gritaba llena de terror... Pero el aviador, de repente, hacía una maniobra y el frágil aparato deteníase en seco; igual que un caballo encabritado, enderezábase hasta colocarse en posición vertical, y de nuevo se hundía en los aires, elevándose... Dos minutos después sólo di- visábamos una raya negra como una golondrina que fuera rayando el cielo cou sus alas abiertas... Créanme ustedes... Si en Esnaña midiera mos darnos con frecuencia el nlacer de contemnlar así, de improviso y naturalmente, este género de espectáculos, hablaríamos mucho menos del decreto de disolución y no nos preocuparía que el general Weyler hiciera la competencia á los viajantes. de comercio de Cataluña. La semana de aviación de San Sebastián ha hecho modificar muchos itinerarios, porque todos los que proyectaban su viaje k España quieren asistir al acontecimiento... Además, oor espacio de algunos días, la gran vida de Biarritz se trasladará á la ciudad donostiarra; hablase del viaje del rey Eduardo, se sabe que irá nuestro Monarca, y los franceses no necesitan más para decidirse... ¡Hay que ir á la semana de aviación de San Sebastián! -se dicen unos á otros- ¡Va a volar Le Blond... Habrá corrida de toros... Oh! Será chic...