Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C MARTES 5 DE MARZO DE I 9 J O EDICIÓN i. PAG, n La llegada de la reina á la aldea produce y así se mostró ea toña la plenitud de su ta- cha... Asombro. He aquí al sueco, ai exlran en sus habitantes un movimiento de temor, lento, desde la visión trágica, desde el sen- jero, que sonríe afable, coge mi mano, resde espanto. Aquella gente armada que pre- timiento idílico, á Ja frivolidad agradable y ponde algunas palabras en esperanto y yo cede al cortejo de la reina, ¿qué tratará de mundana de la comedia, en todos los tonos le comprendo; ¡podemos cambiar alguna? hacerles? y en todos los temperamentos; ó, por mejor frases. El pavor se pinta en los rostros de los pa- decir, toda la lira, amigo Carlos. La costumbre viene rápidamente. Destriarcales aldeanos, felices en su ignorancia El joven Allens Perkíns, que substituyó á pués de tres días charlábamos con gran fluiáe todas las cosas, sia alcanzárseles qué Fernando Díaz de Mendoza en sus papeles, dez, y conduje á mi nuevo conocido al hospueda suponer sobre la tierra la soberanía por hallarse ligeramente enfermo, cumplió pital, en donde hablamos de enfermedades, de un rey. enfermos, procedimientos curativos suecos á discreción y rendimiento del público. Contemplan á la reina vieja con el mis- Y esto es cuanto tu amigo Mondo? puede y franceses; siempre en esperance, le puse en mo asombro que á un bicho raro; pero ante comunicarte del beneficio de María Gue- relación cou ios estudiantes y doctores que nos rodeaban cou general asom jro. la afabilidad y la dulzura que pone en sus rrero. palabras la soberana, van poco á poco acerAsí, pues, yo, francés, desconocedor de la cándose á ella y dejándose interrogar. lengua sueca, que empecé á aprender el esCONTRA UN PATRONO 1 peranto, so! o, en el campo, por medio de un De cuanto con infantil afán demanda la reina, nada saben; todos los de su tiempo í pequeño libro, conversé coa un sueco que murieron, la casa por la que ella pregunta imSLGUISTAS como yo lo había aprendido con otro hbnto ya no debe existir. por el estilo, y nos comprendimos sia ningún esfuerzo. ljd. reina está á punto de lamentar su in. OR TELÉGRAFO Desde aquel día soy esperantista, y se útil y acariciado viaje, cuantío Miguelón enPAIÍ 1 S, 14, 10 W. comprenderá por qué me encoio de hombros cuentra en su memoria un recuerdo que trae á la soberana una ráfaga de alegría y oiniinican de Saint Etienne que á las cuando leo en ua periódico ave no p sede ser de juventud. Sí, uno de los de su tiempo doce de la noche última se oyó en U igua vna cteatwn aríificiai. Por ía cop ¿vive; es el buen Serní, precisamente el ama- Chambón Fengerolles una fragorosa detonación que alarmó grandemente al vecinROMÁN AYZA. do compañero de su infancia. La reina se siente dichosa al estrechar su dario. Según se averiguó después, habían estamano, al oir su viejo cantor. Pero Serní, ciego, no puede verla, y únicamente guia- llado dos cartuchos de dinamita en casa del INFORMES TAMRiMQS do por el recuerdo de su juventud recons- fabricante de tejidos M. Besson, á quien sus truye poco á poco en su imaginación la obreros atribuían la causa de su huelga. p n Montevideo se celebró ei domingo la La explosión sólo produjo desperfectos niña de entonces, y la reina y Serní van corrida de betieficio de Fuentes y des, en la finca, no ocurriendo desgracias perso- pedida de toda la cuadrilla. evocando idílicaments los años lejanos y sus nales por hallarse deshabitada la casa. tiernas escenas infantiles. Se lidiaron seis toros de Miura, de los La reina quiere recorrer los antiguos lucuales cuatro salieron buenos y los otros gares, y el ciego la condece á la vieja casa dos cumplieron. NOTAS ESPERA; JSTAÜ donde vivieron, al árbol que plantaron, y Figuró como único espada Antonio Fuenque se conserva vigoroso y iozano, á la tietes, quien tuvo ana de las mejores tardes, rra que semillaron jiantos. Todos estos reCRÓNICAS en la que iix ¿o faenas de gran mérito, como cuerdos parecen por el momento prestar las fueron las ejecutadas en los toros primero, DE alas de su juventud al corazón de la reina, cuarto y quinto. que charlotea con las mozas, que preside la c S U T I L EL ESTUDIO Sí, señores; lo Banderilleó dos toros de manera inimitafiesta de la siembra y que por un instante r OEL- áPfcR NTO? p r u e b a el si- ble, y el público no cesó de vitorearle e retorna al pasado vivir. guíente sucedido, toda la corrida. Pero, ¡ay! que tantas emociones rinden Componían las cuadrillas los espadas Jaid. Pablo Frustier en la SU cuerpo, y ante el cuadro virgílico de paz que relatalos capitanes esoañoles carta que rana, Minuto, Padilla y Corchaíto, y todos dirigió á Sres. Iny ventura patriarcales entrega su alma á Duyos con motivo de la publica- los banderilleros contratados por la EmpreDios. Los aldeanos se arrodillan y musitan glada y los vocabularios esperanto- español sa. Todos escucharon muchas palmas. ción de una ardiente oración por su reina buena, y español- esperanto, de la cual carta extracIva entrada fue uu c- asi lleno, y el benefi por su reina santa. to solamente la parte concerniente al ob- ciado obtuvo machos regalos y un producto He aquí el poema sencillo, dulce y simlíquido que algunos hacen ascender á más bólico de Guimerá, de La reina vieja. Los di- jeto. Estaba un verano en casa de unos ami- de 13.000 duros. seños musicales de Morera dan mayor real- gos. Por desgracia, los veranos no son siemse á la poesía de sus cuadros. pre tan vuestro país exu- ¡Jj eraos recibido ei programa anunciador El público ap audié, aunque con menos berante hermosos como en momento el cielo de la corrida que se va á celebrar en de sol; en aquel entusiasmo que en la obra anterior, levan- se obstinaba en permanecer obscuio, cubier- San Sebastián el día 27, Pascua de Resutándose la cortina tres veces. rrección. de nubes; el dueño de la María Guerrero interpretó de modo ad- to consiguiente aburrimiento finca, temiendo Lidiarán seis el del hombre de ría ios diestros reses de Moreno Santa Mamirable la protagonista, comunicándola ciudad que se alberga en una casa de camMachaquito y Vicente Secuanta delicadeza y noble poesía tiene. po, me dio un puñado de libros para dis- gura. Nieves Suárez, María Cancio y los señoel Ehzetcaio, del res Allens Perkins, Palanca y Cire- ra die- traerme; entre ellos estaba famoso maestro, pjl sábado 12 falleció en Sevma D. José doctor Zarnenhof, nuestro ron al desempeño de esta obra gran interés. y la gramática esperantista, compuesta por Moreno Santamaría, dueño de la conoY cerró tan artística solemnidad el estre- el marqués de Beaufront. cida ganadería que faé de D, Rafael José no de un paso de comedia, original de los Casualmente les dirigí una mirada; pron- Barbero, de Córdoba, y más tarde de don hermanos Alvarez Quintero, titulado Herida to me encantó la simplicidad de la lengua, Rafael L ff ¡te y Castro. de muerte. Era el finado uno de los más inteligentes y continué sin reflexionar más la lectura de Es la aventura de una linda muchacha, los libritos. Recuerdo cuánto me admiró la labradores de Sevilla, y persona de estimaan poco histérica y un poco caprichosa, que fácil comprensión de La Teino- compues- dísimas cualidades, por lo que su muerte descubre al hermano de un doctor, loca- ta por ei doctor referido; por esta simple habrá sido muy sentida entre todas las clamente enamorado de ella, sus terribles en- lectura aprendí en seguida de memoria to- ses de la sociedad. fermedades y preocupaciones, creyéndose dos los afijos de la lengua, y me entretuve Descanse en paz. que habla con el propio galeno. traduciendo con más ó menos desembarazo así todos los años, por ahora, está hecha El galán se aprovecha del quid pro guo algunas frases sencillas, la combinación de toros para curarla de sus aprensiones con un pian Al cabo de seis semanas, á mi regreso á las corridas de San Fermín, y toreros para en Pamplona; magnífico, todo á base de amor y de cons- Paris, visité á un esperantista, cuya direeea el actual andaban las negociaciotancia. oión había encontrado en cierto anuncio, y peroretrasadas á causa de la solidaridad de Y la rnuciiacha sale completamente cura- le pedí más informes sobre el estado del nes da de la consulta, porque la pobre no tenía asunto; mas no necesité muchos detallas; Empresas, en la que parece que están unimás que eso, dieta de novio. en su casa hallé á un extranjero esperantis- das las de San Sebastián, Bilbao, SantanSI paso de comedia, escrito con la jugo- ta, médico de Estockolmo, á quien el pari- der y Salamanca, y se decía que estaba sidad de diálogo peculiar en los Quintero, siense me presentó. En el primer momento también la de Pamplonat El Ayuntamiento de la capital de Navaíué aplaudido, y los autores salieron dos me quedé entre la espada y la pared. Haúnico empresario y organizador de taveces á escena. blar en francés á un señor que, al parecer, rra, corridas, se reunió hace pocos días, y el María Guerrero fue muy felicitada. Su no conocía esta lengua era inútil por lo les cuarto era un imponente bazar de artísticos menos. Por otr- a parte, hablar en sueco... asesor declaró que el Ayuntamiento no ha y valiosos regalos. érame imposible. Recobré alientos, y recor- adquirido compromisos de ninguna cíase y La celebrada actriz quiso darnos ayer la dando algunas palabras del ekzercaro probé puede con absoluta libertad contratar toremasco rapista extensión de sus facultades, 1 á decir balbuciente: Sinjoro mi estas feli- ros y toros para Jas corridas de San Fermín