Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
l U I J Ui- JVl -YJl rV MJMÍ I J O I. l rt. VJ. 9 pudiese. El Rey contestó coa frases cariñosas. Don Tadeo Soler, por la Junta de defensa del comercio y la industria, dijo al Rey que esas entidades locales se hallan dispuestas á hacer cuanto fuese necesario y contribuir con cuanto fuese preciso para que se realice 1 Jurado que ha de juzgar los trabajos a Exposición. que se presenten ai concurso á que se Don Alfonso contesto en análoga forma sefíere la actual convocatoria lo forman los t ssñores marqués de Pidal, presidente; BeAl bajar los comisionados, los manifestanrvete, Férriz, Herrero, Aviles, Barcia, Pi- tes, que habían entrado y llenaban el patio cón, Pérez de Guzmán y Catalina García, de la montería, les hicieron una estruendotscretario. sa ovación. Los Soberanos se asomaron al balcón, motivando en las masas un entusiasmo deal que SS. LA CORTEEN SEVILLA lirante, sonrientes. MM. contestaban saludando POR TELÉGRAFO Cuando se retiraron del balcón comenzó LU ES 14, 12 M. el desfile de que iban saC l pueblo áe Sevilla ha respondido con liendo por lalos manifestantes, de banderas, puerta del patio absoluta unanimidad al llamamiento durando cerca de una hora, teniendo necefie su alcalde. A las once de la mañana se hallaban ce- sidad los Reyes de asomarse varias veces á rrados todos los establecimientos y las fá- los balcones, correspondiendo á las ovaciones y vítores de qae fueron objeto. bricas faabíaa paralizado sus trabajos. El alcalde regresó al frente de la mucheCerráronse también los cafés y estancos. dumbre al Ayuntamiento. Mientras tanto, la multitud se apiñaba Los manifestantes le hicieron salir al balante el Ayuntí- niiento, llenando la plaza de San Femando, que resultaba insuficiente cón para que les dirigiera la palabra. El Sr. Halcón les agradeció su entusiaspara contener el enorme gentío. En este momento empiezas á acudir al mo y cordura, y dijo que el Rey había expresado ante la comisión su amor á SeviAyuntamiento las autoridades, El arzobispo ha sido recibido por el pú- lla y ofrecido que apoyaría sus deseos. Terminó vitoreando al Rev y á Sevilla, blico con ana estruendosa salva de aplausos. La presencia del alcalde y de la comi- La muchedumbre contestó con entusiasmo. Esta noche se reunirá la. comisión que el sión gestora causó gran entusiasmo en las jueves irá á Madrid en tren especial para 1 masas. La concurreacia llega hasta la plaza de la recabar el apoyo del Gobierno. En todas partes se hacen elogios del éxiConstitución. to de la manifestación, que ha superado á todos los cálculos. I Í ES, 14, 9 N. El acto ha resultado grandioso T espués de las doce se puso en marcha la manifestación, yendo al frente de ella el alcaide, presidiendo el Ayuntamiento y C lt Rey ha anunciado al alcaide que raañaacompañado por el presidente de la Dipu- na le recibirá en audiencia oarticular. tación y todos los diputados, los represensta tarde visitó el Rey las ruinas de tantes eu Cortes, el arzobispo y los presiItálica. dentes de los greoiios y sociedades. La Reina llegó hasta el próximo pueblo Los manifestantes pasaban de 30.000, f igu raudo entre ellos muchos obreros y mujeres. de Burguillos. Un anciano, vecino de dicha localidad, En lr. s calles hubo gran entusiasmo, vivas al alcalde, á los Reyes, á Sevilla y á la ofreció á la Soberana una torta que llevaba una inscripción que decía: ¡Viva el Rey! ¡Exposición. Desde los balcones las señoras aplaudían. Al llegar al Alcázar pugnaban todos por NOTA SANGRIENTA entrar, costanas gran trabajo impedirlo á lias fuerzas apostadas en aquellos lugares. Los diputados convinieron en que, como LA HISTORIA ellos teuían que hacer gestiones directas, DE UN CRIMEN sólo pesaran á ¡a cámara regia las reprePOR TELÉGRAFO sentaciones del Ayuntamiento, Diputación YALLADOUO, 14, 6 T. y otras entidades. Cuando subía la comisión llegaba el se- I os autores del crimen de Canterac há llanse á la hora de ahora convictos y ñor Calvalcaati. ü público que había en el patio de la confesos. Sus declaraciones pertenecen al secreto montería fue entrando poco á poco, haeiendel sumario; pero creo que puede estimarse fio al coronel objeto de una ovación. 1 general Bchagüe introdujo á los comi- como paralelo á ellas el siguiente relato, que, como ya se esperaba- -contra opiniones sionados. El alcalde significó al Monarca el deseo sólo favorables al extravío de la justicia, de que préstala su apoyo para la celebra- aleja para siempre la absurda hipótesis del ción en Sevilla de la Exposición hispano- suicidio. Nicolás Sanz, Mariano Ojero, Miguel Beamericana. -El Rey dijo que vería con sumo gusto que nito (el pardillo) y Julián Oribera ¡prestaban ¡ésta se realizara coincidiendo con la termi- sus servicios en la casa del conde de la! ación de ios trabajos de la corta de Tabla- Oliva. El domingo 18 de Mayo de 1908, al ano, da, y añadió que hablaría con el Gobierno y que se coEgratularía de que pudiera ce- checer, cenaron juntos en la cocina de la casa del primero, que ejercía el cargo de calebrarse. i El Sr, Y asenz, en nombre de los obreros, chicán en la finca. Parece que la idea partió del Pardillo. El agradeció al Monarca las frases pronunciabas, diciendo que era el primer obrero es- Mariano se resistió al principio, opinando que bastaba una buena paliza pañol. Desde luego aprovecharon, para comenI 331 Rey le contestó ratificándose en ella agregando que cada cual trabaja en la es- zar su plan, la ausencia de la víctima, que fera de en que sacialtuente le corres- fue á la estación á esperar á su hijo (el cual, providencialmente, no llegó) ponde. Los criminales se apostaron conveniente El So. Capillas, en lombi e del comercio, lepidio protecuóu para que luciera cuanto í mente para su siniestro propósito. y cuando, ka obra premiada será propiedad de la Jaata de Iconografía Nacional, Los originales se remitirán al señor secretario de la Junta, D. Juan Catalina García, director del Museo Arqueológico calle de Serrano, nota. 13, Madrid, minutos después, regresó la víctima, á la voz de ¡Ya está ahí... ¡A matarle! se lanzaron sobre él. El Pardillo le ordenó imperativamente que fuera á la cuadra á sacar los caballos, y comenzaron á arrojarle piedras. Entonces Julián le asestó un navajazo en el costado izquierdo, y Mariano le golpeó la cabeza con una piedra. El agredido, al verse indefenso, trató de gritar; pero el Pardillo le amordazó y le introdujo en la cuadra. Allí se ensañaron con él ferozmente. Le desnudaron, pinchándole todos y seccionándole miembros importantes, hasta que murió. Con objeto de borrar las huellas, vistieron el cadáver, sacándole por la puerta principal y transportándolo hasta el Jugar donde apareció. Le colocaron al lado una navaja de su propiedad, haciendo descansar la cabeza sobre la americana. Terminada la operación se juramentaron y limpiaran la sangre que había en la cuadra y las navaja De madrugada se retiraron á descansar. Las navajas están en poder de la Guardia civil. Se cree que los criminales ñau coafesado, relatando a í el crimen, excepto el Pardillo, que niega su participación, dando grandes praebas de cinismo. Mariano Ojero dijo al ser conducido á 1. cárcel que sería la primera noche que dormiría, pues desde que cometieron el crimen se lo impedía el recuerdo del muerto. Eí teniente Molina, principal descubridor, ha hecho que se reconozca á los criminales al ingresar en la cárcel para evitar que luego acudan al conocido recurso de que los arrancaron las declaraciones á la fuerza. VALLADOUD, 14, 12 N. E A caba de ingresar en la cárcel de Chanci Hería, incomunicado por orden judicial, el conde de Oliva de Gaitán, en cuya finca se cometió el crimen. CONFUSIÓN DE CADÁVERES MISTERIO POR TELÉGRAFO PAS 1 S, 14, S T, Q ecientemente, el comité encargado de la rehabilitación del cobrador Doby recibió una grave denuncia. Decíase en ésta que en una sepultura del cementerio del Sur se encontrarían juntosdos cadáveres: el del cobrador Doby y el de una mujer cuyo nombre se desconocía. El abogado Tellier comenzó á realizat pesquisas, y pronto averiguó que una joven llamada Luisa Mollin había fallecido en misteriosas circunstancias al otro día de la desaparición de Doby, siendo enterrada en la fosa común de dicha necrópolis. Pretendía el abogado conseguir la exhu mación de este cadáver, cuando ayer se tuvo noticia de un descubrimiento sensacional. El director del cementerio había comprobado en sus libros que el 23 de Febrero de rao 8 un individuo que manifestó llamarse Carlos Leblaac, y tener su domicilio en la plaza de la Nouvelle Aventure, núm. 3, hizo exhumar el cadáver de la joven Luisa para colocarle en una sepultura de su propiedad. La operación se verificó en presencia de un sacerdote y de un inspector de Policía. Al tener conocimiento del hecho, el proeurador de la República encargó al comisario M. Lefebvre de comprobar su exactitud. Monsieur Lefebvre pudo enterarse de que en la plaza de la Nouvelle Aventure no hay ninguna casa con el número 3, ni exa conocido ningún Carlos Leblanc. -Trasladóse el comisario al cementerio fie