Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
OÜO EL J DO, POR CORREO, CABLE, TELÉGRAFO V TELÉFONO DE Tpno DO, POR CORREO, CABLE TELÉGRAFO Y TELEFONO CONSEJO DE GUERRA EN BARCELONA LOS PROCESADOS BLANCH (i) Y CUYAS (2) ACUSADOS COMO AUTORES DE LA EXPLOSIÓN OCURRIDA A BORDO DE UN VAPOR GOLONDRINA EL DÍA QUE FUE AJUSTICIADO JUAN RULL Fot. Ballell DE NUESTRO CORRESPONSAL A B C EN CONSTANTINOPLA Después de un período de calma relativa que hacía esperar una solución pacífica de las diferencias que dividen á Turquía y Bulgaria en la delimitación de fronteras, surgen nuevas escaramuzas de carácter más grave, porque se hace uso de la artillería. Aumentan los temores de una próxima guerra entre las dos naciones vecinas, y se teme que, á la postre, el conficto tenga que resolverse por las armas. Ambos países desean ensayar sus fuerzas respectivas. Los Gabinetes europeos se esfuerzan, sin embargo, en calmar los ánimos y mantener el statu quo en los Baikanes. Así se desprende también del discurso pronunciado per el zar Nicolás II en la visita del Rey de Bulgaria. El Emperador dijo que alegrándose de la independencia búlgara, esperaba que Bulgaria sería en los Baikanes un serio auxiliar de la paz, del orden y de la tranquilidad Estas palabras contrastan con fUfiQUIA Y BULGARIA las del Rey de Bulgaria, pues al decir que los búlgaros han acogido la proclamación de la independencia como la realizaoión de una de las esperanzas que el Zar ha hecho nacer en ellos débese suponer que Bulgaria tiene otras aspiraciones ocultas Estas declaraciones, seguidas de las recientes manifestaciones de Soíía, son consideradas por los turcos como una provocación de Bulgaria, y Turquía, al mostrarse pronta á toda eventualidad y consciente de su fuerza y de su derecho, hace notar por su Prensa que ha guardado la defensiva en frente de Bulgaria; que los búlgaros son los que siempre han empezado y obligado al. Gobierno á defenderse y á replicar, mientras burlaban la opinión pública europea, haciéndose una reputación de amigos deí derecho y de la justicia. La Prensa búlgara, en cambio, pretende que Turquía es la que provoca á Bulgaria y la acusa de haber dirigido el fuego de su artillería desde la posición de Totnrache- -donde ocurrieron los últimos sucesos- -contra el cuartel de Caballería de Philipopoli. 1 A CUESTIÓN DE ORIENTE La tensión i ¿e relaciones entre Turquía y Bulgaria puede hacer estallar el conflicto de Oriente. La cuestión se subdivide en cuatro ó cinco cuestiones que le son vecinas. La cuestión de Macedonia, la cuestión balkánica, la cuestión búlgara y la cuestión cretense. La cuestión de Macedonia es germina mente otomana, y aunque aquellas regiones se hallen en plena anarquía, Turquía se siente capaz de pacificarlas. La cuestión cretense queda sometida á la acción de las cuatro potencias protectoras de la isla. Quedan, pues, la cuestión balkánica y la cuestión búlgara. La primera es muy compleja. Entre AuS tria y Rusia se han entablado gestiones que sólo pueden tener un sentido pacífico; pero una inteligencia entre las dos potencias no puede realizarse sin admitir como tercero a Turquía La cuestión puramente búlgara no exige, como muchos piensan, una solución bélica. Hay en Bulgaria un partido de la guerra que desea correr una aventura, porque dispone de un Ejército numeroso, disciplinado, que aspira á batirse y al que la inacción cuesta caro; pero hay que tener en cuenta la intervención personal del Rey de Bulgaria, que es opuesto á una guerra, sobre todo ahora que ha logrado la independencia de