Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C JUEVES ¡o DE MARZO DE 1910. EDICIÓN PAG. 8. vaciones de especial interés político. De él hogar. Y esta es arma que otros esgrimen sólo podemos recoger algunas ideas y fraen daño nuestro. Es necesario organizar ias ses, ya que es imposible retener todas las fuerzas sociales en todos los órdenes, de expresiones de su verbo caldeado por la igual modo que se organizan las derechas. emoción y en vena de sinceridad. Hemos de luchar en los comicios y en el s- Comienza diciendo que al rendir tributo Parlamento. Si el partido liberal no confía á los vivos queridos hay que no olvidar á más que en el Gobierno y en las Cortes, ollos muertos amados; y así, en este banquete vidando la obra social, que debe acometer ha de resaltar el recuerdo no borrado para sin demora, no adelantará un paso; nuestros quien, como Sagasta, consagró su vida enenemigos trabajan y rezan. Trabajemos y tera para la noble causa de la libertad. recemos nosotros. Recuerda los días azarosos en que la lu Yo tengo fe en que üaremos una Espacha y el sacrificio salían al paso á todos los ña nueva, acomodada al espíritu de los liberales de voluntad y en que cuantos pro- tiempos, grande, poderosa, más e i la vofesaban estas ideas eran condenados á muer- luntad que en los ¿echos. De nuestro antite ó expatriados. Ellos- -dice- -merecen guo quijotismo ha surgido negro pesimisnuestros respetos, y su ejemplo vivo nos lia mo. Huyamos de él. El partido liberal rede iluminar á todos. Encomia el viejo procuerda á sus hombres de ayer y estimula á gresismo. Se ofrece á los leoneses como un los hombres de mañana. conterráneo más en el afecto. Hace el orador un fervoroso üaüiainíento Habla luego de infundados reparos y di- á las nuevas generaciones, y dice: vergencias entre liberales, y exclama: España joven, resurge y piensa que v No distingáis entre matices y fracciones. pronto te hemos de abandonar; pero te deEl partido liberal no necesita jefe. El re- jamos depositaría de nuestros anhelos. No cuerdo de Sagasta, que fue su símbolo y olvides que si se restauran las monarquías, caudillo, y la fuerza incontrastable de los también se restauran los pueblos. Ju ven cud más altos ideales que informan su credo, le española, tú nos sucederás. ¡OjalJ. puedas abrirán camino. avanzar con horizontes despejados. Socialistas, radicales españoles, dadnos Encargado del Poder, pensé que nadie mejor que Merino podía desempeñar la car- tregua. Ved, ¿cuándo se ha hablado desde el Poder como hablo yo? tera de Gobernación. No me he de preocupar ni ae amenazas Enaltece las virtudes de doña Esperanza Sagasta y brinda por ella, primer amor de ni de las desconfianzas que siembran á toda hora los de la derecha y los de la izquierda, Sagasta y único amor del agasajado. laborando juntos en una obra de descrédito Aun creyéndome indigno de la posición que ocupo- -continúa, -tócame decir lo que y duda, que al fin es obra de impotencia. Si apagáis las energías, si entenebrecéis debe ser el Gobierno. nuestros propósitos y estorbáis nuescros ac Un Gobierno liberal en España deoe ser tos, no os quejéis luego de haber acelerado consagración de la honradez, de la austeridad en el deber, áe sincero culto á los idea- la vuelta de los conservadores. El ataque de los hombres de la derecha nos robustece, el les democráticos, Nosotros somos hombres toruiaies, que de la izquierda nos debilita. Yo un día dije en el Parlamento rnuenas procedemos honradamente y, no estamos supeditados á la benevolencia de los repu- cosas que no sa atrevieron á decir los radi blicanos, ni nos inspiran respeto las ame- cales en lo vi íes, y haré en el Gobierno nazas de las derechas. En realizar la obra lo que QO -cuan capaces de hacer ellos. Si progresiva que nos está encomendada no fracasamos, la responsabilidad será de los que no nos secunden. nos mostraremos perezosos. E 1 Gobierno no hará nada que entrañe Entendemos que no son las huestes del partido las que han de disfrutar el Poder; lo el atropello de ningún derecho ni de ningún queremos para todos los hombres rectos de interés legítimo. Ha llegado la hora del buen España, para cuantos viven dentro del de- sentido, liberales. s Vengan las dificultades que vinisren, el recho, poder difusivo de la idea y el impnl, so de la Nosotros no hemos pactado con nadie: voluntad las vencerá todas. Sólo con nuestra conciencia. Nuestro deber He dicho más quizá de loque debía dees modernizar el ambiente político, desenvolver las ideas democráticas. Tenemos el cir. Concluyo brindando por L. eón, por Cascompromiso de realizar una obra radical, tilla, por España, por los muertos queridos, pero la realizaremos como hombres de Go- por ios compañeros amados, y luego por bierno, como hombres que no han perdido Esperanza Sagasta, por la mujer santa que es alegría de un hogar. (Ovación ruidosísiel sentido de la realidad y que no quieren con utopías perturbar y atajar el paso de las ma y prolongada) Puso término á la fiesta el señor conde ideas. Haremos un partido liberal grande, ro- de Sagasta, hondamente emocionado, expresando en tono de gran naturalidad su busto y disciplinado. E 1 partido liberal necesita mostrarse en reconocimiento. Ponderó el carácter, la resignación y los aquella severa disciplina que no es tributo á los hombres, pero que representa gran en- alientos de los hombres leoneses y el testitusiasmo y acción. Sin lealtad, sin amor, sin monio de su compenetración con ¡as ideas entusiasmo, las masas no serían sino reba- liberales dado en el banquete al recoger las palabras de Canalejas. ños de ambiciones. Dirigió un saludo á la Prensa y evoco el E 1 ideai no es la abstracción, es la realidad. Yo amo todas las realidades corpóreas recuerdo de aquella primera elección que, le trajo al Congreso, después de ser ruday materiales. Si las exaltaciones liberales no tienen el mente combatido y cuando no tenía relapie puesto en la realidad de la vida, queda- ción ni vínculo con níngúu personaje político. rán en mera abstracción I os apiausos coronan y anogau ei tinal Partido liberal, tuviste los mas grandes oradores; mas ¿qué recuerdo Lcin dejado las de su breve discurso. De la fiesta obtuvieron vanas litografías utopías de la Revolución? Es necesario infundir y practicar el res- los redactores artísticos de periódicos i l peto á todos: á los que parecen vencedores trados. y á los que parecen vencidos. E 1 que me combata y sea de los nuestros A ioss ¡seísores fofógpaJRfS le jp so hallará de mi parte ni insidias, ni injuy ú ios a Ielonsdos qae envíen ú. la Í 5 e rias ni deskaltades. No podemos combatir í aeei u de A S C fetogyaiía sobre algún sino como individuos de una mi 111 a familia. a s t u t o íSe lítíerés y zle palpitante arlua, T 21 parüdo Yc. rat ha peca- o muchos li- gi. l s e l e s abonará S H PSíSiSS ASS l d AMOR En la tarde da ayer terminó la vista de la causa seguida contra Ceferino Cachero, José Valero y otros dos individuos que fueron testigos de la boda que referimos en nuestro número anterior. El presidente del Tribunal, Sr. Marquins, 1; hizo un elocuente é imparcial resumen de los debates, y, después de leer el pliego de preguntas, retiróse el Jurado á deliberar Media hora más tarde hízose público el siguiente veredicto: i. a Ceferino Cachero, ¿es culpable de ha berss puesto de acuerdo con otro para firmar, como firmó aquél, el día 17 de Julio da 1908, un padrón de cédulas de vecindad ea el que, como cabeza de familia, afirmaba, faltando con ello á la verdad, que en su casa dei núm. 6 de la calle de Embajadores, de esta corte, vivían domiciliados Joaquín Casas Mas y Eloy Casas Rodríguez, cuyas cédulas de vecindad obtuvo por esle medio? -NO. 2. -El mismo Cefetino Cacnero Pérez, ¿eS culpable de haberse puesto de acuerdo con otro para suplantar, como suplantó, ¡a persona de Joaquín Casas Mas, y presentándose aquél el día 18 de Julio eu las oficinas de la Vicaría de esta corte, en donde se instruía el oportuno expediente, exhibió la cédula que del último había obtenido, y fingiendo que era Joaquín Casas Mas dio su consentimiento para que su hijo, menor de edad, Eloy Casas Rodríguez, se pudiera casar con Andrea Ponsico, matnmoiiio que contrajeron éstos tres días después? -SI. 3. A Dicho Ceferino Cachero, ¿es culpable de haberse puesto de acuerda con. otro para que este último declarara como testigo de euto de los contrayentes eu el expediente instruido en la Vicaría de esta corte el 18 de Julio de 1908 y después en el acto de la celebración ctel matrimonio de Eloy Casas y Andrea Ponsico, á quienes el testigo no conocía siquiera de vista? -NO. 4. a José Valero Rojas, ¿es culpable de haberse puesto de acuerdo con otro para que este firmara el día 17 de Julio de 1908 un padrón de cédulas de vecindad, en el que el firmante, como cabeza de familia, decía, faltando con ello á la verdad, que en su casa del número 26 de la calle de Embajadores vivían domiciliados Joaquín Casas y Eloy Casas, cuya cédula de vecindad obtuvo pos este medio? -NO. 5. a Una pregunta igual á lá segunda paralJosé Valero Rojas. (Suplantación. -SI. 6. Una pregunta igual á la tercera para José Valero Rojas. (Falsedad. -NO. 7.1 Francisco Sánchez Martín, ¿es culpable de haberse puesto de acuerdo con otros para declarar, como declaró, ea su calidad de testigo de conocimiento de los eors trayentes, en el expediente instruido en ¡a Vicaría el día 18 de Julio de 1908 y después en el acto de la celebración del matrimonio de Eloy Casas y Andrea Pousico, á quieaes Sánchez Martín no conocía ni siquiera de vista? -NO. 8. a La misma pregunta para Remigio Ruiz Rojo. -NO. En vista del precedente veredicto, el fiscal solicitó de la Sala que se absolviera libremente á los procesados Francisco Sánchez Martin y Remigio Raíz Rejo, pues ambos resultaban Inculpables por las contestaciones del Jurado del delito de falsedad que se les imputaba, é impusiera á Cslerino Cachero y José Valero, como autores de una usurpación de estado civil, diez anos de presidio mayor, accesorias y pago de costas. El Sr. Vicéns, defensor de Cachero, ¡r. iatmó para pedir al Tribunal que se considerase á su patrocinado cómplice del fr. Yilo previsto y castigado en el art. 4 G 9 u ¡Cúdigo penal, qae diee así: iLl r; -r ¡a M cn t We matrimonio sv. ¡el lr- ji: t 3 L A FUERZA. OEL 11 IBTnTi TliniirTirnrnrcimrTmin -iTTr iiíJTiitTrntinn- im- nmirnrti t