Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C JUEVES ÍO DE MARZO DÉ 1910. EDICIÓN 1. PAG. l a lucha quitándose las americanas y chalecos. Previo acuerdo de los testigos, ambos fueron autorizados á permanecer con la cabeza cubierta; el doctor Doyen se quedó con un ligero sombrero de fieltro; el capitán, con una gorrilla de viaje. El doctor Edom hizo una observación al notar las plaquitas metálicas de los tirantes del capitán; pero, por fin, se le consintió tirar sin quitárselos. Comenzó acto seguido el primer asalto, actuando M. Duquet de juez de campo. El doctor Doyen adoptó una actitud expectante con el brazo extendido y la punta muy en línea. Su adversario le ataca con enérgicos balires. Casualmente la punta de la espada del doctor choca en la cazoleta de la de su enemigo, y fe dobla. Se suspende el combate para tnbiar la hoja, y se reanuda la lucha. Eí capitán Langerdock atac constantemente, pero se ve que no es un tirador experimentado. El doctor Doyen toma la ofensiva, y desviando sus enérgicos baures en octava, la üoja de su adversario tira repetidos gol pes rectos al brazo. En uno de ellos alcanza á su adversario en el antebrazo, que se cut r e de sangre. Se suspende el duelo, reconocen los médicos al herido, y, á pesar de la obstinación de éste en proseguir, se da por terminada ñ lucha, sin reconciliarte! los adversarios. Ahora se habla de otro duelo entre el doctor Doyen y un diplomático belga, M. de Man, que tomó parte también en el altercado origen del duelo celebrado. I OS padrinos del doctor Doyen no han podido encontrar á M. de Man, el cual ha dejado el hotel donde se hospedaba sin dejar señas ningunas. Afirmó que la primera obligación de todo gobernante es atender á la salud pública. Censuró que las costumbres políticas critiquen los discursos y luchen por causas mínimas, sin atender á lo que debe ser principal para el bienestar de los pueblos: la higiene pública. Gobernante- -dijo- -á quien se le mueren los niños en la proporción en que se mueren en España, no sabe gobernar. Gobernante á quien alcanza un tanto por ciento de mortalidad superior al de muchas naciones cultas, no sabe gobernar. Iva vida- -afirmó- -es la única realidad deque podemos disponer en las naciones humanas de la población ocasional, que asegura los medios de defensa en los días de lucha y los de trabajo en los prósperos días de paz. En párrafos brillantísimos, interrumpidos por los aplausos de los oyentes, hizo la historia de la higiene desde sus comienzos hasta ía perfección más moderna, completada por el análisis y el microscopio. Afirmó que el Ayuntamiento que consiente la edificación de una casa antihigiénica falta á sus deberes. Iva salud pública es la primera condición para todo gobernante que quiera gobernar con rectitud. Ensalzó la grau misión previsora que tiene que realizar la Sociedad Española de Higiene, encareciendo la necesidad de llevar al espíritu público la noción de la higiene, asociada al interés, y que cuando el egoísmo público no es sacudido por la naturaleza debe serlo por la ley. Elogió la gran misión reservada a la mujer, como sublime propagandista de la higiene, afirmando que en este punto no debe permitirse que la mujer se familiarice con el dolor, sino con la práctica de los consejos higiénicos. He venido a nacer política; ¿y qué es política? ¿Buscar votos? ¡Para qué los quiero! ¿Es política buscar adeptos que vengan tras de mí, que me finjan cariño aunque no me quieran, que me simulen respeto aunque no lo tengan? Quiero hacer la política impulsiva, el cultivo hondo de la conciencia y de la voluntad, y quiero practicar una política que al mismo tiempo pueda ejercer una sugestión sobre el contendiente y un influjo sobre el corazón y la voluntad, es decir, que quiero ser expresión de lo que son ios demás. En párrafos grandilocuentes, que el público seguía emocionado, encareció la necesidad de llevar á la conciencia de la sociedad la práctica de la inmunidad. El enfermo es un ser de conciencia, hermano nuestro por naturaleza y relacionado coa nosotros con vínculos materiales y sociales. El Sr. Canalejas terminó su elocuentísimo discurso diciendo que aspiraba á gobernar anteponiendo á todos los egoísmos la piedad humana, el amor al desgraciado y al humilde EX? OS 1 CION ARTÍSTICA 6. Serán considerados con opcloa S la pen sión los que no estando dentro del cuadro de inutilidad para ingresar en el Cuerpo de Inválidos han quedaüo, sin embargo, inútiles para el trabajo al derramar su sangra en defensa de la patria. Iva Exposición terminará el próximo d o mingo, día 13, y el lunes 14 se verificará en los salones de Blanco y Negro y A B C el remate á viva voz, según costumbre en estos casos. Entre las pujas últimamente hechas í ¿ga ran la de 1.4.00 pesetas de C. de A. por el cuadro de Béjar y una de 25, de la señora viuda de Riaza, por el de Isabel Baquero. CONSEJO DE SOCIEDAD ESPAÑOLA DE HIGIENE C s t a Sociedad celebró sesión púbLca el martes, bajo la presidencia del Sr. Canalejas. El señor presidente del Consejo de ministros tenía á su derecha al presidente de la Sociedad, doctor Fernández Caro, y á su izquierda al Sr. Francos Rodríguez, al aldp de Madrid. El Sr. Fernández Caro saludó al Sr. Canalejas en nombre de la Sociedad, sin precedentes y probablemente sin imitadores, agradeciendo en nombre de la Sociedad y en el suyo persaiiaiisirno el acto que realizaba. El Sr. Francos Rodríguez recordó que sus primeros pasos en la vida de la intelectualidad los consagró á cooperar con el doctor Méndez Alvaro á la fundación de la Sociedad Española de Higiene; que apartado de las tareas profesionales médicas, al ocupar un c ¿igo público, vuelve á ellas para imponer, teniéndolo como el más sagrado de sus deberes, las prácticas de la higiene como base de la buena municipalización de Ma dría. Como comprobación de sus palabras recordó la clausuia de los asilos de noche, la captación de sus habitantes y la demolición de un barrio insalubre, habiendo dado dicero á sus moradores para poder habilitarse inmediatamente en condiciones apropiadas. Citó como proyectos de próxima realización la construcción de un matadero, de alcantarillado y de casas baratas. Al levantarse el señor presidente del Consejo de ministros para hacer uso de la palabra fue saludado con una doble salva de aplausos. Empezó su discurso, dando las gracias ai Sr. Fernández Caro por las frases benévolas que le había dirigido. DE LA GUERRA 1 o pujado hasta ahora asciende á 22.000 pe setas; pero seguramente aumentará, porque son muchas las personas que han anunciado su visita y el propósito de adquirir algunas de las obras expuestas. De la suma que se recaude se harán tantas pensiones de 5.000 pesetas como a quélla dé de sí, y una del resto de la recaudación, pues el deseo de la comisión oganizadora es favorecer con una suma de relativa importancia á los agraciados, á fin de qt: e puedan establecer un pequeño negocio ó industria para subvenir á sus necesidades. A las cuatro de la tarde se reunió ayer el Consejo de ministrob en la Presidencia. Según dijeron los ministros al llegar á la reunión, ésta tenía por objeto despachar varios áSuntos administrativos. Ei Sr. Canalejas, que llegó mucho antes de la hora señalada, no dijo una palabra más, respecto á los asuntps que debía tratar el Consejo, á las va expresadas por la mañana. El ministro de Fomento llevaba el expediente relativo á los ferrocarriles transpirenaicos, y manifestó, además, que en el Consejo se trataría de la designación de las personas que han de llevar la representación de España á la Exposición de la Argentina. De éstas se halla descartada, según manifestación hecha por el ministro de Instrucción pública, la ilustre personalidad del doctor Ramón y Cajal, cuya salud es bastante delicada. El ministro de Hacienda llevaba la distribución de fondos del mes y los créditos necesarios para el Congreso de la trata de blancas y la Exposición de la Argentina. El de Marina, el expediente para la construcción del antedique de Cádiz, que quedó pendiente en uno de los últimos Consejos! y otro de adquisición de cuatro lanchas cañoneras para el Reina Regente. El de Gracia y Justicia llevaba tan sólo algunos indultos, pero de escasa importancia El general Aznar manifestó que había conferenciado con los generales Marina y Weyler. Este no marchará á Barcelona basta dentro de dos ó tres días. Terminó el Consejo á las ocho, y de los asuntos tratados en él dijeron ío siguiente los ministros: El de Fomento dio cuenta de sus proyectos para dar impulso á la industria y al comercio y de las medidas que pueden conducir á la expansión comercial Habló tanibién de 8l a Exposición en la Argentina y de la comisión que ha de re- j presentar á España en las fiestas del centenario de esta república, El ministro de Gracia y Justicia so netíd (al examen de sus compañeros un proyecto de decreto, que fue enviado á. la firma del Rey, creando la comisión encargada de armonizar las leyes procesales, criminales y civiles con la orgánica del poder judicial. Dio cuenta también de unos indultos ¿de penas leves, que fueron aprobados. El de Instrucción pública dio cuenta de una invitación á los artistas españoles para que concurran á la Exposición de Bellas Artes de Roma. Examinó el Consejo una instancia de los comerciantes de Fernando Poo pidiendo la rebaja de los derechos sobre el café y el cacao. Informó el ministro de Hacienoa acerca de la situación eeonómica. poniendo de nía TIFimunTíi ¡lliniR n 3 Tri i; rrniiiFTrrrTniinTTnnTiiTTin? iirmriiirTininin! nir nrrmmrniiirn ti n Mwnínr inrinsn nrm- Uii