Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C MIÉRCOLES. 9 DE MARZO DE 191 o. EDICIÓN PAG. 4. JJ LA SEMANA DE AGRICULTURA EN PARÍS VISTA GENERAL DÉ LA EXPOSICIÓN DE AGRICULTURA INSTALADA EN EL GRAND PALAIS Fot. Delius orquesta da una última ojeada para ver si el íeñor Fulano, su primo, ó si la señora Zujtana, su amiga, han llegado; el director de la compañía, D. Fernando Schütz, desde la puerta de un palco, hace un signo al director de orquesta, y esta última, en fin, ataca las primeras notas de la zarzuela Susse Mci del, de Enrique Reinhardt, uno de tantos campeones de la opereta. g u a n d o vi dicha compañía en el verano V pasado, los principales papeles eran desempeñados por artistas viene. s como lo son siempre durante esta tempotaua. 1 La compañía así podría dar á los madri- leños una idea de las compañías vienesas; pero yo no los he visto hoy. A los que he visto les falta aquello que en Viena se llama fesch, palabra intraducibie, por la simple razón de que esta gracia é particularidad no la poseen las damas de las otras ciudades. He echado de menos aquellos vestidos elegantes y graciosos hechos á la última moda, aquella mise en escene y aquellas mujeres esculturales, rubias como ángeles y llenas de una gracia seductora, que vemos en los teatros vieneses, y lo siento... y los valses de Strauss, cuyos acentos embriagan y hacen la delicia de los oídos; pero han sido reflejo de la manera con que son ejecutados en Viena, la ciudad del vals por excelencia. ¿Es que lo reservan todo para Maárid? Me alegraría infinito. encamino hacia la estación. La noche es negra y en las calles no se ve ni un alma. Las casas, bajas y blancas, me hacen la impresión de tumbas, y tengo la ilusión de pasearme por un cementerio... Entro en el tren eléctrico que ha de conducirme á Viena, y huyo del aburrimiento, la tristeza y quizá la muerte... ¡Cuan triste es Badén en invierno! DXNUB 1O Badén, Marzo. DE NUESTRO CORRESPONSAL ABC ir. Al público eleganocupa las tribuÍTAHANAS n a g d e la Cámara de los diputados; Montecitoiio es invadido por un encantador enjambre de mujeres hermosas; los binóculos se agitan incesantemente; se charla, se discute, se ríe... La animación es extraordinaria. He aquí la causa de todo. El galante diputado Gallini- -un hombre barbudo, del partido radical, -ha presentado á la Cámara un- proyecto de ley sobre la ¡i- arión jurídica de la mujer. Tiende este proyecto á lograr la emancipación del bello sexo, y, en particular, á la concesión del derecho del voto administrativo- -distinguiéndolo del político- -á toda vi. g AS SUFRAGISTAS U te EN Q ROMA mujer- que haya cumplido los veinticinco años. Otro fin del proyecto es conceder á las mujeres el derecho á la obtención y desempeño de los cargos públicos y relevar á las mayores de edad de la obligación de acatar la autoridad marital. Tal es el proyecto que va á entrar en los complicados engranajes del procedimiento legislativo, lo cual explica perfectamente el interés de la femenina concurrencia que llena las tribunas de la Cámara El jefe del Gobierno, haciendo de príncipe generoso, ha declarado que, por su parte, no se opondría á tomar en consideración el proyecto de Gallini. La Cámara, á su vez, ha recibido el proyecto sin hostilidad, lo que le pone en buen caminopara su discusión. De la tribuna de las damas ha partidc una discreta salva de aplausos. A continuación- la señora Martini, en nombre de las sufragistas italianas, se ha presentado con una comisión á s aludar al diputado defensor de sus intereses. No es posible asegurar si el proyecto Gallini conseguirá llegar al Capitolio ó se despeñará por la rocaTarpeya. No obstante, la consideración que la Cámara le ha concedido desde el primer momento hace pensar en un succés destime. Esta cuestión del sufragio, femenino viene reclamando la atención del Parlamento desde hace treinta años; pero nunca ha He ü ¡linn ¡r 7 mTrorrmiinriiminT- nTrrnniiim- iirmnmn