Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C VIERNES 4 DE MARZO DE 1910. EDICIÓN j. PAG. 9. Tenencia de Alcaldía más de dos anos consecutivos en un distrito, ni pueda volver á eiercer sus funciones en el mismo hasta que lo haya hecho por igual tiempo en las demás Tenencias de Alcaldía. Para que se instale alumbrado de incandescencia en el paseo central de la Castellana, calle de Leganitos y Postigo de San Martín. Proponiendo la variación de emplazamiento de ios evacuatorios contratados en la Puerta del- Sol. Para que el excelentísimo Ayuntamiento represente contra la Hacienda y preste su Cooperación á los particulares en todos los Casos en que, tasando arbitrariamente en más los alquileres de las fincas, contribuye al encarecimiento de la vivienda. Y para que se abra una información sobre denuncias públicas de defraudación en Consumos, aportar d todos los elementos de prueba del periódico denunciante y llegando á soluciones que dejen á salvo el prestigio de la Corporación. Todos los periodistas que hacen información en el Ayuntamiento obsequiaron ayer con un banquete al alcalde, nuestro querido amigo y distinguido compañero í) José Francos Rodríguez. El almuerzo se celebró en el íeslamant Caserra, y huelga decir que reinó entre los comensales afectuosa confraternidad y alegría, exteriorizándose á la vez el respeto y carino que los reporten municipales sienten por el ilustre periodista, hoy presidente del Concejo madrileño. El deseo de tributar al general del ejército de operaciones en Mehlla un carinóse recibimiento se ha visto defraudado. CÓRDOBA, 4 I M p n el expreso de Sevilla ha pasado Su Ma j estad el Rey. En la estación se nallaDan los gobernadores civil y militar, el alcalde, todas las demás autoridades de la localidad y numeroso público. En el expreso de Málaga llegó el general Marina, que entró en el de Sevilla, saludando al Rey y continuando el viaje á Madrid, Ei público tributó una ovación al Rey y al general Marina. pena Indivisible, según dijinlos en nuestra número anterior, ha heeho uso de las facultades que le concede el Código, y ha propuesto al Gobierno la conmutación de la pena por la de diez y ocho años de cadena temporal. UN PASANTE EL GENERAL MARINA EN MALAGA POR TELÉGRAFO MÁLÍGA, 3 I T. II n banquete. LA CORTE EN SEVILLA POR TELÉGRAFO 3, 4 T C a Majestad el Rey, con su ayudante, ha dado el acostumbrado paseo esta mañana. De regreso recibió en audiencia al ex ministro Sr. Rodríguez de la Borbolla, durando la conferencia media hora. Después recibió al senador D. Edaardo Ibaira y al rector de la Universidad. C 5 u Majestad el Rey ha estado esta tarde en el Tiro de pichón. Auto: izado por el Monarca, nuestro conesponsal artístico Sr Barreta ha obtenido en los jardines del Alcázar varias fotografías del Príncipe de Asturias y de los iuf mtitos. Las fotografías constituirán una nota interesante, pues algunas de ellas representan á los egregios niños montando diminutos caballos. Esta noche, en el expreso, saldrá para Madrid S. M. el Rey. El general Marina es esperado esta tarde. Se asegura que acompañará á D, Alfouso en su viaje á la corte. SU U. A, 3, II N, 1 C 1 Rey y el príncipe Leopoldo, que estu vieron esta tarde en el Tiro de pichón cu Tablada, hicieron tiros muy notables. La pina jugada á última hora estuvo muy disputada, resultando vencedor D. Adolfo onzalez Fragoso, teniente de alcalde de este Ayuntamiento, que fue muy felicitado Sor el Monarca. p n e 1 expreso ha salido pai a Rí? dnd Su Ma justad el Rey, aconip aííaco del general íícha. -12 y de sus ayudantes. En a estación fue despedido por ei principe Leopoldo, elemento oficial y bastante públi o. Ei yeuersl JJUiiu 1 se unliá ó la co: nit va tegui en Córdob U J U CU yo p, no lia salido ii; rc la! ne te auo to- uídiaara. I n banquete. El Ayuntamiento ha obsequiado al general Marina con un banquete. Asistieron á él todas las autoridades lo cales, el comandante de Marina, el del General Concha, el senador Sr. Rein y el diputado Sr. Alvarez. El alcalde, D. Ricarüp Aloerr, entregó al general un precioso pergamino con el nombramiento de hijo adoptivo de Málaga. Terminado el banquete, á las tres de la tarde, el general Marina marchó á visitat el edificio de la antigua fábrica La Autora, destinado al alojamiento de la futura guarnición. La mayor parte del vecindario ignoraba la llegada del general Marina, pues los periódicos de la mañana habían dicho que el General Concha fondearía en Sevilla La noticia del desembarco en Máiaga nt se supo hasta las nueve por un telegrama que recibió el general Villalón I O OVIL En la Sala segunda de lo ciEl alcalde ha publicado un bando lamen ü vióse una apelación inter- tando que por esta circunstancia no haya j. uesta contra una sentencia que denegó la podido Málaga tübutar al insigne caudillo lihs expensas á una señora porque disfrutaba el homenaje de admiración que se merecía, del Dtueficio de pobreza. é nvitaudo al vecindario á que acuda a la Se opuso á la ape ación el conocido letra- estación para despedirle ó se sitúe en lps do Sr. Serrano Calzada. calles del tránsito En todos los Círculos se han fijado tamRESOLUCIÓN JUSTA La Seccióa segun- bién avisos invitando á los socios á que da deja Audiencia baien á la estación á despedir al genera! condei. ó á Uleuterio Sánciiez Esteban á cadena peí jetua por considerarlo autor de un MÁLAGA, 3 t T pamcidio; peio como del veredicto del JuI a despedida. rado ae desprenden tres circunstancias ate En el coche del alcalde se dirigió ei eenuantes inestimables t or traiaise de una neral desde el- Hotel Regina por las calks 7 NTRE PARIENTES Ricardo López Gar: cía compareció ayer en la Sección primera de la Audiencia á responder de un delito de homicidio aue asegura no haber cometido. Él hecho que determinó el proceso se desarrolló en la casa núm. 4 de la calle de las Conchas el día 37 de Mayo último. La víctima del crimen, Saturnina García, prestaba sus servicios como cocinera en la casa mencionada, y, según afirma el fiscal en sus Conclusiones provisionales, atendía con frecuencia á las peticiones de dinero que su. sobrino Ricardo López la dirigía. El día de autos, cansada, sin duda, de las demandas de su pariente, negóse á entregarle la cantidad que le exigió, y entonces éste arrojóse sobre Saturnina y con tín cuchillo de postre la infirió 16 heridas, á consecuencia de las cuales falleció veinticuatro horas más tarde. Por su parte, el procesado niega, como decimos, no ya el delito que se le atribuye, sino que hubiera estado en el domicilio desu tía el día 27 de Mayo, y para demostrarlo refirió ayer detalladamente caanto hiciera desde que salió á la calle por la mañana hasta que fue detenido. Frente á estas afirmaciones ex sten la de la portera de la casa y la de un guardia, pues ambos manifiestan que oyeron á Saturnina asegurar que era su sobrino el autor de la agresión. Citados por el fiscal, comparecieron también ayer tarde el mquilino á cuyo servicio estaba la víctima y un hermano de aquél; pero como ninguno de ellos se encontraba en la casa cuando ocurrió el crimen, nada de éste pudieron decir. Bu cambio, un panadero que tiene su tieada en la calle de las Conchas declaró que el día de autos vio entrar en eliportal de la casa núm. 4 á Ricardo López, si bien- no llegó á hablarle porque el testigo se encontraba conversando con un amigo. Ei representante de la ley caufica los hechos considerándolos constitutivos de un homicidio con la agravante de parentesco. El defensor, Sr. Laquillo, sostiene- que su representado no cometió ei delito que se le imputa. La vista de esta causa terminará probablemente en la tarde de hoy. I allegada. A las once de la mañana un repique general de campanas anunció que se hallaba á la vista del puerto el cañonero General Concha, á bordo del cual venía el comandante en jefe del ejército de Melilla, D. José Marina y Vega Inmediatamente se dirigieron a! muelie de Guadiaro el gobernador civil, las autoridades militares, los presidentes de la Diputación, de la Audiencia y de la Cámara de Comercio, el obispo, el vicealmirante señor Cámara, el senador D. Guillermo 3? ein, comisiones de las Corporaciones y Centros y todos los jefes y oficiales del Ejército francos de servici Inmenso público llenó en seguiua lus alrededores del desembarcadero y se apiñd formando calle hasta la entrada de la Alameda. El general Marina desembarco cuu sus ayudantes los capitanes de Caballería don Jacinto Bascaran y marqués de Martorell, el de Ingenieros D. Eduardo Gallego y el comandante de Estado Mayor Emilio Barrera. Cambiados los saludos y hechas las presentaciones, la comitiva se puso en marcha. El general Marina, desdeñando el carruaje que se le ofrecía, dirigióse á pie hacia el Hotel Regina por la Alameda. La muchedumbre agolpábase di paso del general, rodeándole y vitoreándole. Después los grupos quedaron largo rato ante las puertas del hotel aplaudiendo y dando vivas. Elgeneral Marina vestía traje üe paisano. MALAGA, 3, 3 T.