Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC V 1 E NES 4 DE MARZO DE 1910. EDICIÓN j. PAG. traMo- en forma bellísima las relaciones que demias, se votó una ley concediéndoles penentre la Poesía y la Ciencia existen; bus- siones. Salvó con sus medidas de la ruina el cando y hallando en las conquistas de la ministro al Montepío de médicos titulares; Ciencia nuevos motivos de inspiración para se le hizo depender del Instituto Nacional de Previsión. Emprendió el Sr. La Cierva el poético numen. Con razón dijo un crítico ilustre, halslan- una activísima campaña contra el intrusiodo de estas obras: Cuando llegue el gran nismo en medicina: el intrusionismo, que poeta del futuro, vaticinado por Sally Pru- tanto daño hace en nuestro pueblo crédulo. dhome, que en poemas sin lágrimas mosUno de los azotes más terribles de las sotrará su conocimiento profundo de la vida y ciedades lo constituye la tuberculosis. Lade las cosas, en lengua sonora y rica, la ge- bor insistente y extensa realizó contra la neración que disfrute de sus versos, al vol- tuberculosis el Sr. La Cierva. Se reorganiver la vista atrás, quizá reconozca en Mel- zaron los Reales Patronatos. Se aprobó el chor de Palau uno de sus predecesores. reglamento de la Comisión permanente anPersona en quien tantos méritos concu- tituberculosa. En los presupuestos anteriorrían fue, además, hombre bonísimo, de co- res á la última etapa del Gobierno conserrazón de oro, compañero ejemolar, modelo vador no se destinaba ni un céntimo á esta campaña. Cien mil pesetas destinó en el de sabios y nobles amigos. Por su talento, por su experiencia y por presupuesto actual el Sr. La Cierva para inisu bondad, juntamente, si admiraba su ins- ciar tan bienhechora empresa. Las 100.000 pesetas fueron invertidas en la creación de piración, beneficiaba su consejo. tres dispensarios en Madrid. Aceptó la faEn el seno del ñor descanse. milia Real la presidencia del Patronato AnCARLOS FERNANDEZ SHAW tituberculoso; á su amparo organizáronse treinta y dos Juntas provinciales. Se crearon dispensarios y sanatorios en diez y ocho provincias. Cuidado por parte del ministro mereció también la protección á la infancia. Se organizó el Consejo Superior de Protección. ni MIG 1 ENE Y SANIDAD La obra del se- Se crearon las Juntas provinciales. Se prestó aa ñor La Cierva concurso á la Exposición de la Infancia cerespecto á sanidad é higiene es considera- lebrada en el Retiro. Se formó un reglamenble. Los hechos, escuetos y limpios, dirán to para la creación del Instituto Nacional más que las palabras. Se dispuso, ante todo, de Maternología. Se dio comienzo á la puque los gobernadores procurasen que en los blicación mensual del boletín Pro Infantia. presupuestos municipales estuviesen con- Proyectaba el Sr. La Cierva al abandonar venientemente dotados los servicios de hi- el ministerio la creación de dos sanatorios giene y sanidad. El Estado, por su p arte, marítimos para niños en La Coruña y en destinó á los servicios generales un crédito Santander. En otro orden de cosas, puso el ministro de dos millones de- pesetas. Se atendió con ellos á la sanidad exterior y á la interior. Se conservador especial ahinco en organizar organizaron estaciones sanitarias en las escrupulosamente la estadística demográfifronteras y en los puertos. Se las dotó de ca. Solicitó la cooperación del Instituto Geopersonal adecuado. Se construyeron pabe- gráfico y del ministerio de Gracia y Justicia. llones. Se edificaron cámaras desinfectan- Se propuso crear una estadística de urgentes. Se compraron estufas, lejiadoras, pul- cia que permitiese conocer, cada veinticuaverizadores. Se hicieron lavaderos. Se ad- tro horas, el contigente de mortalidad, la quirieron lanchas y estafas flotantes. En distribución y la marcha de las infecciones Port- Bou, Badajoz, Irún, Valencia de Al- en todos los pueblos de España. Intervino cántara, Melilla, Alicante, Mahón, Barcelo- también activamente el Sr. La Cierva en la na, La Coruña, Vigo, Málaga, Bilbao, etcé- represión del tifus en Madrid. Se habilitó tera quedaron instaladas estaciones y la- un hospital; se creó en él un tren de desinzaretos. Se proveyeron todas las plazas sa- fección, ¡y se confió la dirección de la camnitarias por oposición y concurso. Se logró paña represiva al inspector general de Saacabar de este modo con abusos y corrup- nidad, doctor Bombín. No hace micho, en telas, que hasían de estos empleos un refu- Ginebra, se reunió un Congreso destinado gio del favoritismo. Se empleó igual selec- á tratar lo relativo á las adulteraciones de ción inexorable con los fogoneros y maqui- las substancias alimenticias. De acuerdo nistas de lanchas y estufas desinfectosas. con lo tratado en aquel Congreso, publicó De los intérpretes de Sanidad exterior se el ministro un Real decreto sobre aboratorios de análisis y adulteraciones Se creó el vio que muchos de ellos no conocían nin gún idioma extranjero; se dispuso que tales Boletín de Estadística Demográfica. Se dio facicargos no pudieran proveerse sin previo lidades para el establecimiento y apertura examen, sin un examen en que se demos- de las farmacias. Se resolvió, de acuerdo trara la aptitud de los aspirantes. Se redac- con los exportadores, el grave asunto del tó un reglamento de Sanidad exterior con sulfato potásico en los vinos. Destinó el miarreglo á lo acordado en la Conferencia de nistro distintas subvenciones á fines benéficos: 25.000 pesetas al Instituto Rubio, conParís. Con respecto á los servicios del interior, sagradas á investigaciones sobre el cáncer; se crearon las inspecciones sanitarias. Se 5.000 para la fundación de Dispensarios anorganizaron las brigadas volantes. Se esta- tivenéreos; 1.500 para premios de propableció que los inspectores de Sanidad fue- ganda contra el alcoholismo; 25.000 al Monsen nombrados por oposición. Se les dotó tepío de médicos titulares; 12.000 á la Caja de sueldo conveniente. Se establecieron las de Ahorros y Montepío de Farmacéuticos; tarifas sanitarias, que antes no existían. Se 25.000 como contribución al sostenimiento adquirió completo y moderno material para de la Oficina internacional de Higiene púdesinfección. Se dictaron escrupulosas me- blica establecida en París. El ensanche y reforma de las poblaciones didas para prevenir y reprimir posibles invasiones. Con reales órdenes, con circula- es algo que directamente afecta á la higiene res, con cartas, se excitó el celo y la diligen- pública. Menciouaremos las Reales órdenes cia de autoridades y ciudadanos. Se cons- relativas á la prolongación de la calle de truyó por orden del ministro un pabellón Preciados y enlace de la plaza del Callao destinado á la elaboración de sueio antico- con la de Alcalá, así como las que se refielérico. Se ordenó que la vacunación contra ren á la reforma interior de Barcelona. En la viruela fuese obligatoria. Accediendo á tiempos del Sr. La Cierva se activaron y ul una justísima demanda formulada hacía timaron estos asuntos. Coronó el Sr. La Cierva su obra relativa muchos años por los huéifanos y viudas de los facultativos fallecidos en tiempo de epi- á esta materia con la construcción de un nuevo edificio destinado á Instituto Nacional de Higiene. Dirige este Centro el doctor Cajal. Se invirtieron ea su edificación. 500.000 pesetas. Se destinaron otras 90- 000 para la adquisición de novísimo y admira- b e material. ¿Qué es lo que faltaba hace? después de todo esto? Publicar una detalladísima memoria en que con toda clase de pormenores se expusiese la- inversión que se había dado en tales obras y servicios al dinero del contribuyente. Se encargó de la redacción de tal trabajo á un disinguido profesional, el doctor Murillo. Quedó admirablemente redactada la Memoria; se la ilustró además con numerosas reproducciones fotográficas. Se enviaron ejemplares de esta publicación al Cuando todo lo que está representado en construcción se halle en función- -contesta el secretario general del Olfite- -tendréis una organización sanitaria tal como no existe en ninguna parte, ni tan completa ni taa bien comprendida, AZORIN Office internañonal d Higiene publique. LA OBRA DE UN MINISTRO EL MONASTERIO 3 Uj ace quince años, en junta magna celefl brada en Cáceres, bajo el patronato de la Reina doña Cristina, se adoptaron dos acuerdos encaminados á fomentar el entusiasmo y la devoción por el Real monasterio de Guadalupe, el templo inmortal de las bellas artes nacionales en los siglos de oro; esos acuerdos fueron: conseguir, como se logró, la declaración de monumento nacional, y al mismo tiempo remover la propaganda, y confiar la custodia del edificio á una Orden religiosa. La segunda parte no se na cumplido has ta hace poco, que se ha encargado del monasterio la Orden franciscana. Ahora esta Orden se propone emprender una restauración completa de aquella joya arquitectóni- ca, y para ello solicita el concurso de les personas religiosas y amantes del arte, mediante donativos que puedea enviarse directamente al reverendo padre superior. POLÍTICA CONSEJO DE HOY f- ay gran expectación por conocer el re a sultado del Consejo que, presidido po el Rey, se celebrará hoy en Palacio. El Sr. Canalejas anunció ayer á los perio distas que hoy, después del Consejo, tendrá algo interesante que comunicarles, y este anuncio, según la opinión general, se refiere á la fecha de las elecciones. No hay que decir que el mundo po íhcc se agita alrededor de este hecho, que lia de dar la clave para ir preveyendo el desarrollo de los acontecimientos. Muchas versiones circularon ayer respec to del decreto de disolución; desde la que supone que hoy será firmado hasta la que cree que quedará aplazado para fines del presente mes. Pocas horas faltan para ver lo que hayi de ocurrir. EL PRES 1 DENT 6 g noticia de carácter político facilitó el presidente del Consejo á los periodistas al recibirlos, después del mediodía, en su despacho. Confirmó el Sr. Canalejas que hoy llega rán á Madrid S. M. el Rey y los g- en erales Weyler y Marina. Dijo que la semana próxima será muy animada, aludiendo sin duda al movimiento que la publicación de las fechas ñe diso- in: m i T ntiiiri trirnMTfTii n ir v tíirf íii T