Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. VIERHEa 4 DE MARZO DE 1910. EDICIÓN s. s PAG. 4. EL EX ALCALDE D. CAYETANO LUCA DE TENA tX) Y LOS OBREROS DE LA COMISIÓN GESTORA AL SALIR DEL ALCÁZAR, DONDE LOS RECIBIÓ S. M. EL REY PARA INFORMARSE DEL PROYECTO DE EXPOSICIÓN OBRERA Fot. Barrera Tal como Gabriel España ha concebido el proyecto de estas fiestas hispanoamericanas pueden ser un grandísimo éxito, y buena prueba de ello es la prisa con que las listas de abono se cubren. Vengan, pues, nuestros grandes literatos á París; imiten el ejemplo de Manolo Linares, que va á iotnper el fuego, y no duden que realizarán una labor beneficiosa para España... Pero no olviden que este público es frivolo, ligero, superficial, que Hay que divertirle y entretenerle... En Madrid acaban ustedes de entusiasmarse con la palabra sonora de un gran orador; los han enloquecido á ustedes los períodos brillantes, las frases anchas, los latiguillos impepinables... Bueno; pues aquí, no... Aquí no hacen fal ta oradores, sino hombres de conversación... El conferenciante de una matinée parisina debe ser un hombre ameno é ingenioso, que entretenga é interese, que hable en voz un poco más alta que pudiera hacerlo en un salón donde le escucharan media docena de señoras... Porque éste es el público que hay que conquistar en París: el de las mujeres. Si las mujeres que asistan á un lunes hispanoamericano han pasado á gusto dos horas, volverán... Es para lo único que las mujeres son fieles: para escuchar al que las distrae... Y habréis adveitido que los oradores las aburren... En materia de oradores, las mujeres los prefieren con música, ya se llamen Caruso. Anselmi ó Titta Ruffo... JOSÉ JUAN CADENAS POR LA EXPOSICIÓN OBRERA DE SEVILLA drid si de vuelta del paseo, á la caída de la tarde, la encontrase repleta de señoras y seABC E N T Q N D R E S ñoritas totalmente cubiertas de plumas. Aquello, más que un establecimiento, parecería una jaula ó una canariera llena de deCHANTECLER Y LA Aunque ya baya liciosas pajaritas. Srá POUTiCA La fiebre, ó, por mejor decir, el microbio q Chanteckr, de maneta rápida como después de la premüre de Chanteckr en Pa- inusitada seque introducido tan Londres, no ha en rís, y á pesar de los centenares de páginas se limita á las modas. escritas acerca de la producción literaria de Rostand, Chantecler ejerce todavía en Lon- En las confiterías y en las tiendas de juguetes hay ya bombones, chocolates y mu dres una fascinación extraordinaria. Parece como si la obra de Edmundo Ros- ñecas Chanteckr. Este famoso personajeque Edmundo Rostand hubiera producido una especie de revolución, no sólo dentro de las modas feme- tand ha llevado tan hábilmente á la escena ejerce también cierta influencia en la poli- ninas, sino en la misma política. Hoy, en los grandes almacenes de Lon- tica británica. Hay algunos periódicos liberales que, coa dres, encuentran las señoras sombreros Chanteckr y Simona, toilettes completas y has- el fin de distraer y desviar la atención del público de la honda crisis que el partido lita guantes, medias y zapatos Chantecler. Una célebre modista londinense acaba de beral atraviesa actualmente, publican verconfeccionar un sombrero extraordinario; sos y todo género de fantasías dedicados á Este sombrero está adornado con las plumas Chanteckr. Ayer mismo, el Daily Chronicle, órgano de todos los pájaros representados en Chan teckr, y la modista, para popularizar su pro- del ministro de Negocios Extranjeros, sil ducción, ofrece ciento cincuenta francos á E. Grey, publica unos versos titulados la persona que pueda sugerirle el nombre Cuándo llega Qhantecler á Londres! y el más apropiado para denominar esta verda- Punch, quizá el periódico satírico más famoso de Europa, recurre esta semana á Chan dera rapsodia de volatería. En las matinées teatrales y en los five o cfoc eteder para su caricatura política. Punch que equivale al madrileño Gedeón tea, las señoras deben presentarse con sombreros Chantecler si no quieren incurrir en representa al primer ministro, Mr. A quith, delito de lesa elegancia, y desde luego pue y los demás individuos del Gabinete, fia de imaginarse fácilmente. el lector el origi- unión del jefe del partido irlandés, Mr. Rednal golpe de vista que ofrecería cualquier mond, y del jefe de la oposición, constituchocolatería ó repostería elegante áe Ma- yen el coro de aves de Chanteckr, y entonan DE NUESTRO CORRESPONSAL r TS TTUíT IBrrní rnuinnrnnTiTrrmn ¡rsnTTTrnttnr- HüiifliTnirw iUTniimiir nrtrmi rTr iiis iiiunnrTrmmni- wi- r i ia