Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. JUEVES 3 DE MARZO DE IQIO. EDICIÓN 5 PAG. 4. EL MINISTRO DE RELACIONES EXTERIORES Y CULTOS DE LA REPÚBLICA DEL URUGUAY. D ANTONIO BACHIN 1 X) DESEMBARCANDO EN EL PUERTO DE BARCELONA Fot. Baile! El servicio postal se ha reservado por los Gobiernos como monopolio oficial; los derechos á Jos informes que un individuo transmite á otros siguen siendo propiedad tíe los gobernantes para protección propia; es el derecho de vida ante todo ataque sigiloso; general es la idea de la inviolabilidad de la correspondencia privada, y, no obstante, es de derecho internacional admitido que á todo Gobierno le cabe el de abrir cualquiera correspondencia sospechosa de ocultar un crimen, ya sea contra la nación, ó contra sus leyes, ó contra la sociedad que tiene el deber de proteger. Todo Gobierno admite hoy que el servicio postal debe sobrellevarse como una carga del Estado, y por eso presenta generalmente un déficit. I,o s gastos de este servicio en los Estados Unidos en el año fiscal de Junio 1908 á 1909 representan la enorme suma de 221.004.102 pesos; las entradas fueron de 203.562.383; el déficit, de 17.441.719. Este (desfaico) déficit solamente es superior á los presupuestos totales de las siguientes repúblicas Sud y Centro americanas: Bolivia, de unos 13 millones; Costa Rica, de 14; Guatemala, de 15; Honduras y Nicaragua, de 16; Salvador, de 14; Colombia, de 7; Ecuador, de 12; Atacti, de 13; Paraguay, de 15; Perú, de 10; Santo Do mingo, de 15, y Venezuela, de 7. Asombrado queda el ánimo aute lo que esto representa, y más admirable es el hecho gue en esta nación se considere el departamento de Correo el segundo en importancia en el servicio á la nación, anteponiéndose sólo el de la Tesorería. Volviendo ahora á los conceptos con que comenzamos: ¿Quién nos tacharía de exagerados si nos adelantásemos á insinuar que, de los 203 millones de entradas, más del 90 por 100 se han debido á cartas utilitarias, á remesas mercantiles, etc. y sólo escasamente 10 por 100 han sido de esas cartas ansiadas, esos escritos en que se rebosa el afecto, alegran ó entristecen el alma y llevan la expresión de lo que á solas se ha pensado? De ese pensamiento solitario que, por penetrarlo, arrancó á Becquer la oferta: Y de la vida eterna, Si la hubiere, Lo que me toque, Si me toca algo; Por saber L, o que á solas De mí has pensado. M. F. R. Nueva York, Febrero, DE NUESTRO CORRESPONSAL UN MINISTRO URUGUAYO EN ESPAÑA A B C EN SUIZA Todos saben que Suiza es uno de los países más favorecidos por ios extranjeros. Todos conocen al ricachón ó al aristócrata que al llegar primavera viene á pasear un OS EXTRANJEROS. VOTACJON POPULAK fingido hastío, á admirar ló que nunca le importó gran cosa ver, pero que visita por aquello de que es caro placer que no alean za la mayoría de los mortales y que se le despide desde la sección de gran mundo de los periódicos. No saben menos que hay por las Universidades millares de franceses, rusos, ingleses, alemanes, servios, turcos, americanos del Norte y del continente latino y alguno que otro español, aunque en verdad no los hayamos visto nunca; y en cuanto á señoritas, un verdadero jardín. Con ser numerosísima esta población cosmopolita, no merece contarse para nuestro objeto. Estos llegan, admiran, dejan su dinero y escapan en cuanto la playa atrae su tren; los otros se llevan su miajita de ciencia, y las señoritas se alejan llevando sus nuevos atractivos hacia sus patrias, sin de jar gran huella. Pero hay también una importante masa de extranjeros que se establecen firmemente en oposición á los otros, doradas aves de paso, y que es la causa de que por su crecido número hayan llegado á preocuparse los nacionales. L; OS que pasan dejando su dinero no asustan, claro está, ni fuera lógico que engen draran preocupaciones; pero no así los que permanecen. Pues éstos, aunque gozan de cuantos privilegios otorgan las leyes at libre I pueblo suizo, no sufren sus cargas por su carácter de extranjeros, y se encuentran, por consiguiente, en. mejores condiciones que los naturales para la lucha de la vida. fii m r r r ¡i M r m i r n i i n i i n -i t n- ü- n r r i l l l t n i r í n r m i n r r r r n i E r T i i i i t i ü r r i r i f t n í t f n n T r n n i E B í nnniifliiíi n n f i n