Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
NIÑERÍAS I OS CAMINEROS A- los lados del caini no, en la larga y polvorienta carretera, hay unos- cuantos hombres dedicados á la penosa labor de partir el duro pedernal en menudos trozos, rellenando con ellos los hoyos y baches de la vía. Están dirigidos por hombres activos, cuyas tareas son obscuras y poco aprecia das, como la de aquellos humildes obreros. De vez en cuando, cruzan rápidos automóviles, coches, diligencias, levantando nubes de polvo, quejándose los viajeros del menor obstáculo con que pueden tropezar, sin preocuparse de los míseros peatoo es y no agrá deciendo jamás el ímprobo y mal retribuido trabajo de los que velan por la seguudad del caminante. ¿Quién recuerda el monte bravio antes de la roturación? Desde el mísero pastor que apisonó inconscientemente el difícil cami mto llamado de cabras, hasta el ífigemero que trazó, Venciendo inmensas dificultades, la escarpada via, centenares de hombres han regado la tierra con ensangrentado tu dor, santificándola Nadie estima ese trabajo, siempre vendrá aminorándolo la ctítica de los que unagi nan malo ó insuficiente cuanto se realiza en la patria. Y, sin embargo, para no salimos del ca mino trillado (símbolo en el caso presente del estado mental de nuestros conciudadanos) suele ocurrir que los extranjeros, acostumbrados a escucnar las voces destempla das con que proclamamos nuestras faltas, deleitándonos en difundir el descrédito en nuestro daño, esas gentes chpaso ¡henchidas de orgullo vanidoso, suelen hacernos juáticia, y declaran lealmente lo mucho bueno que hallan en sus viajes, y redimen, entre otras cosas, á nuestras carreteras del estigma de oprobio que sobre ellas pesa AJgo semejante ocurre en la esfera inte lectual. Nos llenamos la boca de frases amargas, mald ciendo te do lo nuestro. No hay literatura, s e dice; no hay ciencia, faltan leyes, no se progreta, vivimos tn lamas lamentable barbarie... y cuando la realidad, con sus hechos innegables, se impone; cuando nos enteramos de que existen íostutuciones excelentes, desconocidas para los espíritus vanos, cuando se citan preceptos legislativos de soberano rnterés y se demuestra clara y terminantemente que no faltan hombres de buena voluntad que realizaron ya lo que se pide con insistencia como medida redentora, suele replicarse que todo ello es demasiado bueno, dem siado vasto é ideal y, por lo tanto, irrealizable. Triste condición la nuestra! Me recuerda un cuadro que presencié un día con espanto. Una persona á la cual perversos ejemplos stearon su corazón, despertando malas In chnaciones, vivía en contacto on gente maleante y falsa. El contacto con otros seres buenos y caritativos transformó, al parecer su instinto y se sintió buen a y lo proclamó admirada. Sin embargo, la maldita semilla de antaño concluyó por germinar, y al hallarse ante un conflicto, provocado por su egoísmo y su vanidad en lucha, renegó de todo lo bueno, insultó á los que por ella se sacrificaron, echando de menos los tiempos eu que se sentía ñera Ln propio acaece con los que vuelcan en medio de la carretera, Atnbuien el acciden te á los peones camineros que trabajaron por su segundad No se les ocurre pensar que caminaban locos, con velocidad infernal, expuestos á despeñarse; no recjjerdan los atropellos que cometieron; las culpas y las maldiciones son para los buenos saruaritanos del camino, cuyos servicios nadie apreciará jamás. A pesar de ello, hay que tener paciencia y resignación. La vía del progreso se afirma con las agudas pie 3 ras que se parten penosamente, ensangrentando el rostro, cuyo sudor santifica y endurece la tierra que pisan por igual mártires y pecadores. I A ENSEÑANZA MANO AL Y DOMESTICA EN LOS ANORMALES a- v V Ahora que se ha creado en España, por loable iniciativa del ex ministro de Instrucción publicado Antonio Barroso, un Patronato Nacional de sordomudos, ciegos y anormales, es de interés recordar que exis ten en Francia escuelas llamadas de pre aprendizaje para enseñar sastrería, zapatería y carpintería á los jóvenes sordomundos del Instituto de Asn eres, Habiéndose crea do también talleres de corte, costura y cocina para las niñas, las cuales efectúan con entusiasmo sus deberes familiares. Las aUjuntas fotografías representan es- ESCUELA DE COCINA TALLERES DE CORTE Y COSTURA cenas de dicha escuela. Cuarenta mil niños anormales existen en Francia, cuando se realice la estadística en España es proba ble que la cifra no será menor. Urge, por lo tanto, llevar cuanto antes á la practica lo que la teoría aconseja, á fin de convertir en seres útiles a no pocos desvel turados que hasta ahora ivían de la cari dad pública. LA SALUD DE LOS NIÑOS Con motivo de loS casos frecuentes de tos ferina, las familias consultan á diario á los médicos con respecto á las ventajas del cambio de aires para curar es, ta dolencia, DE AIRES