Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. DOMINGO 27 DE FEBRERO DE 1930. EDICIÓN t. PAG. 5. ea dad i epa aante, no tienen mas que uu ro de altura, habiéndolas todavía más pequeñas. El ilustre explorador terminó su discurso Üiciendo que el viaje duró diez y nueve me es, y que sus impresiones han sido publicadas en I eipzig, en una obra científica monumental. ROÑICA TRISTE El teatro de la Opera fue ayer noche teatro ñe un drama terrible, que causó una impresión muy grande á todos los espectadores. Al final de la represemtación, mientras el público aplaudía para que la donna e niovik le Rigoktto fuese repetida, un joven muy Elegante, vestido de frac, que ocupaba uno de ios palcos, se disparó un tiro en el corazón, cayendo al suelo y profiriendo gritos atroces. No se sabe con certeza los motivos que han inducido al desgraciado joven á obrar de tal triodo. El médico del teatro le prodigó los primeros auxilios, y luego fue llevado al hospital, donde ha muerto esta mañana. ¡La donna e movi ie. T I NA VISITA Ayer tuve el honor de ser L A- -recibido en el hermoso palacio del por D. Fernando Pérez, ininistro plenipotenciario de la República Argentina en esta corle. El Sr. Pérez es una persona amabilísima. Iya conversación, que duró una inedia ñora, versó sobre diferentes asuntos literarios, políticos y comerciales. Las puertas de mi país- -me decía- -esjtán abiertas á todos los hombres de bien, dispuestos á trabajar y á acatar las leyes de la República, -I a República Argentina es como un hada bondadosa, que tiene continuamente las mate nbiertas para derramar el bien á cuanitos le pidan ayuda, si ti distinción de razas ni de creencias. -El porvenir de los pueblos está en el otro lado de los mares, y el de Bspaña, quizá más que el de las otras nación es, Teiiedlo en cuenta, amados compatriotas. Vosotros, los que habéis aprendido algo, los sque estéis dispuestos á trabajar y queráis contribuir á la prosperidad de nuestra España, seguid el camino que desde lo alto de aquella columna situada á la entrada del ípuerto de Barcelona os señala el inmortal polón. J r Vosotros, los guitarristas y los holgazanes, quedaos en casa; para nada os necesita el extranjero, DANUBIO t Viena. Febreyó MADRID AL DÍA cometa Halíey y sus socios de cola podrán ja meterse para nada con nuestro pobrecito planeta, según afirman algunos labios; pero si se metiesen no harían menos (ue loque hacen. ¡Qaé diíta el de ayer, y qué céfiro blando ei que sopló! Por poco Volamos sin aeroplano. L, a Divina Providencia nos tuvo de su mano; si llega á soltarnos, si que hubiéramos podido decir que la vida es un soplo. Sin embargo, correa buenos vientos para ía situación. I o que tiene es que son tan íuertes y es á la vez tan frágil la condición humana, sobretodo en la gente dedicada á ia. cosa pública, que en el ministerio de la Gobernación se arremolinan como hojas caídas llevadas por el viento los aspirantes á futuros facedores de la felicidad nacional. Peste de candidatos. ¡Y las autoridades sin adoptar medidas sanitarias! En Apolo se celebró una fiesta de homeíiaje á la memoria del maestro Caballero. Estuvo bien de gente, bien cié entusiasmo y bien ds sahiieaad. dio de la tempestuosa y arrolladura vorágine, es tachado con mil dicterios, denostado y aun injuriado. Dos periodistas, dos solos periodistas, hubo en aquella ocasión que no disgregaron su conciencia y su reflexión en el frivolo torbellino; uno de ellos fue el Sr. Cañáis; al otro le costó serios disgustos el juicio que sobre la obra formulara. Pero el tiempo pasa; los días se suceden unos á otros; poco á poco se va viendo la irreflexión con que en esos momentos se procede, y lo que se reputó por portento y por maravilla hace sonreír y se conviene en que tal obra que de tal modo hemos reputado no es sino una cosa vulgar y mediocre. No sólo se confiesa que la labor literaria, la técnica, es deleznable, sino que se ve que el pretendido alcance revolucionario, tremendo, pavoroso, resulta de una inocencia y de una ingenuidad verdaderamente infantiles. A mi parecer, hay en estos asuntos dos aspectos dignos de reflexión. Primero es preciso ver, desde el mismo punto de vista en que se colocan los exaltados é hiperbolizantes, si la obra hiperbolizada y exaltada es verdaderamente revolucionaria y trascendental. Los revolucionarios españoles no suelen penetrar mucho en la esencia de las cosas; no costaría mucho trabajo citar algunos ejemplos de obras que han, sido por ellos celebradas como revolucionarias y que en el fondo no eran sino conservadoras. Toda la obra novelística de Galdós, por ejemplo, está inspirada por un aliento, poi un sentimiento francamente conservador; difunta, que unamummemente quedó repro- conservadores son los mejores, los más acabados, los más fuertes personajes- -y á la bada. vez los más espontáneos- -de sus dramas y sus novelas. En otro país, un contrasentido PROCESO RESONANTH tal entre lo que es la obra, la verdadera realidad literaria, y la apreciación que sobre ella hace el público, cierto público, radical sería imposible; es posible en España gracias á la poca densidad cultural, á la frivolidad de los mismos elementos apreciadoPOR TELÉGRAFO ROMA, z 6, 5 T. res y exaltadores. No se ve que lo verdadeY e no surgir alguna dificultad, la vista ramente disoeiador, hondo, radical, no son del proceso seguido contra la condesa los tópicos, las frases, las palabras, sino un Tarnowska y sus cómplices por el asesina- ritmo interior, una idealidad nueva, un sento del conde Kaniarowski comenzará el día tido trascendente de la vida- -como en Car 4 de Marzo próximo. lyle, como en Ruskin, como en Nietzsche, -Se han tomado medidas de orden á causa que falta por completo en esas obras de del gran número de curiosos que piensan nuestros literatos revolucionarios asistir á las sesiones. En segundo lugar, hay que tener en cuenI a defensa ha citado á doce testigos ita- ta que aunque una obra literaria fuera verlianos y á veintitrés rusos, entre los cuales daderamente revolucionaria, si se invoca el se encuentra el príncipe Trubetzkoi, decano derecho para representarla y aplaudirla, no de la nobleza, y un chambelán del Zar. se debe negar por otra parte el derecho para A los debates asistirán muchos periodis- oponerse á ella y hacer su crítica. Derecho tas rusos y alemanes. tal- se negó cuando se estrenó la obra más I, a instrucción de este resonante sumario arriba aludida; y los incidentes en que se ha durado dos años y medio. I, as vistas exi- vio metido uno de los dos periodistas que girán cerca de tres meses. hicieron su crítica lo dejaron bien claraAnte los jueces serán realizadas curiosas mente demostrado. Ello prueba que aquí, experiencias de hipnotismo haciéndose en nuestro país, la intolerancia no está con también sensacionales revelaciones sobre los llamados todos los días intolerantes, sino los delirios eróticos. precisamente en los que á boca llena alardean de tolerancia y de libertad. El fenómeno tiene sus raíces hondas, sus causas lógicas, y, contentándonos con apuntarlo i os elementos radicales españoles se dis- hoy, prometemos ocuparnos de él otro día. I,o s intolerantes, los inquisitoriales en ponen á convertir en una manifestaEspaña son los elementos radicales y avanción política el estreno de un drama. Todo es uno y lo mismo; diríase que no pasa el zados. Reciente está el hecho ocurrido en Valencia. Se han celebrado allí numerosas, tiempo por nosotros. ¿Cuántos años han transcurrido desde que en el teatro Español incontables, manifestaciones y mítines revose estrenó o ro drama célebre del mismo lucionarios. Con toda tranquilidad han poautor? Cuando se mira á distancia uno de dido celebrarse. Pues bien, recientemente estos acontecimientos es curioso- -y muy los elementos conservadores y tradicionainstructivo- -recordar sus detalles. En el es- listas celebraron también una reunión polítreno del aludido drama contemplatno s una tica. Ahora, para protestar de tal reunión, se de las mayores manifestaciones de entu- ha anunciado otra, y en la convocatoria ó anuncio de ella se dice que se realiza para siasmo que aquí, en Madrid, se han produvindicar á la ciudad de la vil injuria que cido. En el púbUco y en la Prensa se lanzaron á propósito de ia obra las mayores hi- se le infirió con la celebración del mitin pérboles, Jos más exaltados ditirambos. conservador. ¿Dónde esta aquí la libertad de que los liberales, radicales y revolucioCuando ea nuestro ambiente se produce narios alardean? uno de estos fenómenos, el observador que Presenciaremos ahora otra en Madrid, conserva su serenidad, su equilibrio, en me- Hubo manifestación de obreros sin trabajo en la plaza de la Villa. El alcalde les prometió trabajo para el lunes en vez de endosárselos á los ediles de la comisión que todo iba á hacerlo y no hace nada. Los socialistas iban á reunirse para ver qué hacían con el estreno de Casandra. Prevalecerá la tendencia de faltar al undécimo mandamiento de la ley de Dios, que es, aun que Moisés no le registró, no fastidiar al prójimo El prójimo esta vez es Pérez Galdós. En los Tribunales comparecieron dos mujeres que se zumbaron la pandereta de lo lindo, hasta resultar una de ellas herida de cuidado. ¿Que quien es él? I a riña fue, aunque parezca mentira, por la política. Cuando las mujeres toman á pechos la política, y claro eS que son ellas las que pueden tomar en esa forma las cosas, se ponen terribles. ¡Qué lección para los hombres, incapaces de sentir en serio semejante mojiganga! Hubo crimen, por si habíamos olvidado la nota sangrienta. Dos jóvenes cuestionaron por dos pesetas y solventaron la deuda á puñaladas. Viajes á precios reducidos, con billete de ida y vuelta á presidio. De los sucesos del día, la odisea de un borracho, que le dio por pinchar primero y por morder á todo bicho viviente. Menú incompleto, en el que sin duda había exceso de beber y falta de comer. Por la noche, beneficio de Santiago en la Comedia, con un estreno de Unamuno: La LA, CONDESA TARNOWSKA.