Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. VIERNES 2 5 DE FEBRERO DE i c EDICIÓN s. P A G OTRO PALACIO D L EMPERADOR GUILLERMO EL NUEVO PALACIO IMPERIAL DE POSEN, QUE EN BREVE SERA INAUGUi ADO PERSONALMENTE POR EL KAISER Fot Deiius DE NUESTRO CORRESPONSAL 1 a célebre grafóloga alemana Elsbeth Ebertin acaba de publicar en Leipzig dos libros muy curiosos sobre el hombre y la mujer en materia de amor. Recomiendo su lectura á todos los candidatos al hime neo que quieran precaverse contra desiluCONSIDERACIONES ¡Nada más que siones y desengaños antes que ya sea tarde. Yo propondría que se distribuyeran aquí 8O BMBLDIVOKC. O J J v o c l gratis aquí esas obras á todos los interesa año de gracia de 1908! Eu 1907, 7.952; en dos, á ver si disminuyen los divorcios. Verdad es que si la palabra nos ha sido dada, 1906, 7- 539, y en 1905, 6.927. ¿Cuáles son los motivot? ¿quiénes los cul- según Talleyrand, para disimular el pensa miento, la máquina de escribir servirá para pables? En 4.840 casos fue declarado el marido ocultar nuestro carácter. La escritura sin afectación, muy inclinacu pable, y la mujer únicamente en 2.096 casos; en 1.217 e s o s nada tenian que repro- da á la derecha, es seña! de una naturaleza charse mutuamente, resultando tan despre- impulsiva, impetuosa en el amor y que no ocupados los unos como los otros. conoce obstáculos; la inclinada á la izquier ¿Motivos? En 1.886 casos, adulterio por da denota, al contrario, un carácter taciturparte del hombre; en 1.573, por parte de la no, acostumbrado á dominarse, capaz de himujer, y en 555 casos, por parte de ambos pocresía y disimulo, poco apto á las tiernas có. nyugts. Por no cumplir con los deberes confidencias. Pero cuidado, dice Elsbeth matrimoniales, 2.735 maridos y 507 mujeres; Ebertin, coa los que tengan una escritura abandono por parte del hombre, en 630 ca- irregular, cuyas letras se inclinen ya hacia sos, y de la mujer, en 390; amenazas de la derecha ya hacia la izquierda; esos son muerte por parte del hombre, n casos, y de carácter eminentemente inconstante y por parte de la mujer, 7. de tendencias poligamistas. Contrariamente á Inglaterra, donde son Y siguen más de 100 ejemplos. absolutamente públicos todos los procesos Leed, leed el libro de lime. Eb es de divorcio, cualesquiera que sean los moti- instructivo y... algo más. vos, contentándose el marido con exigir danos y perjuicios en especie contante y so- TTonterías! diría el profesor Wau, i.o r 1 nante, én Alemania se celebran á puerta de la célebre Graham School 0 Chicago, cerrada. El adulterio aqui es un delito que que en un discurso pronunciado el mes pacae dentro del Código penal, y no es raro sado en el Methodist Womens Club da que el culpable vaya á parar á la cárcel. cuenta de un descubrimiento sensacional ¡Todo se paga en este mundo que acaba de hacer. A B C EN BERLÍN El aumento de los divorcios, dice, no es debido á las desilusiones en el matrimonio, ni al efecto desmoralizador del dinero, ni al carácter caprichoso de las mujeres, ni á la inconstancia, ni á la infidelidad, etc... ¡La calefacción tiene la culpa! El aire caliente irrita, propaga enlartuedades de todas clases, la muerte y todo género de desdichas; sobrexcita el cerebro y predispone á los celos, engendra el malhumor, hace nacer las disputas, provoca palabras violentas, el llanto y la desesperación. El aire caliente es un foco de bacilos, en el cual nacen y se multiplican las bacterias de la incons iencia humana, el microbio del divorcio y del escándalo. Voived á la calefacción normal, si no queréis que la familia se pierda por completo. El efecto producido por el discurso del profesor Watt no deja de ser curioso; parece que desde entonces los matrimonios americanos muestran singular predilección por las habitaciones con calefacción central. En todo caso, el divorcio sigue floreciendo en los Estados Unidos que es una gloria, por los motivos más extravagantes y más fútiles y favorecido por el procedimiento más expeditivo, olthe WoilEs verdad que con igual facilidad se vuelven á casar los mismos cónyuges divorciados, para separarse después otra vez, y así ad La señora Douglas ha pedido el divorcio porque su marido no la lleva al teatro. La señora Beckuian, porque desde el día de la boda se encierra su marido en el íáá infinitum. rT i i m n n m i n n