Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DE TODO EL MUNDO, POR CORREO, CABLE TELÉGRAFO Y TELÉFONO DE TODO EL MUN DO, POR CORREO, CABLE, TELEGRAFO Í Y TELEFONO EL MITIN DE ANTEAYER EN VALENCIA ASPECTO DEL FRONTÓN JAJ- ALA 1 DURANTE LK CELEBRACIÓN DEL MITIN DE PROTESTA CONTRA LAS ESCUELAS LAICAS DE NUESTRO ENVJADO ESPECIAL 7 st. Moy? A B C EN PARÍS SUELTAS El Gobierno francés, alarmado por las notiaa po s tj bli cias que la Prensa extranjera publica, h ha (emprendido una campaña encaminada á demostrar que en París no ha pasado nada y que ya no queda ni rastro de las inundaciones, á fin de que los extranjeros no se alarmen y dejen de venir á gastarse aquisu dinero. Una parte de la Prensa parisiense, empujada por los comerciantes, censura á los periódicos que se complacen en pintar las cosas más negras y, sobre todo, á Jas ilustraciones, que alarman á las gentes con las vistas que reproducen; Y es que París no puede vivir sin el extranjero. Aquí los que gastan, los que compran, ¡os que se divierten son los extranjeros. El francés no despilfarra cinco céntimos en nada. Vive económicamente, muy económicamente, y si puede ahorrar quince tío ahorra diez. Por eso el Gobierno ha advertido á los periódicos que no publiquen noticias alarmantes ai hablen de hundimientos ni de difi- cultades de la circulación por las calles de suelto á hacerse francés para entrar bajo la París. Hay que decir, todo lo contrario, que cúpula. Después de todo, no es el primero... Vícesto es muy lindo, que la plaza de la Opera está libre- ¡cuándo lo verán nuestros ojos! -tor Cherbulier, que era suizo, renegó de stt que las mujeres son ahora mucho más bo- patria, y nuestro compatriota José María nitas, los teatros más interesantes y los me- Heredia tampoco vaciló en renunciar la nañus de los restaurante más exquisitos... Es cionalidad española... Ambos se hicieron preciso atraer al extranjero con todo géne- franceses para que- los eligieran académicos, porque hay qué ser franceses para ser ro de reclamos. Y, después de todo, ¿por qué no ha de ve- inmortal... Verdad es que la inmortalidad bien vale nir el extranjero? Ya tenemos luz otra vez, los relojes han vuelto á marcar la hora, los ese pequeño sacrificio... hoteles están abiertos de par en par... ¿Qué U emos lanzado un suspiro de satisfacción otra cosa pueden pedir los extranjeros que al ver que el Senado francés había voá París vienen? ¿Que no se- puede andar por las calles? Mejor... Así ganaran más los co- tado las pensiones de retiro para los obrecheros... ¡Vamos! Animarse, caballeros... ros. ¡Al fin! Este era un número que figuraParís, después de la crujía necesita repo- ba en los programas de todos los Gobiernos nerse: las modistas esperan, los joyeros franceses, pero ninguno se decidía á sacaraguardan, los restautants se impacientan... le adelante... ¡Tropezaba con tantas dificul ¡Vamos! ¿leñen ustedes, las carteras de bi- tades! lletes, y á París á gastarlos. ¡Bab! ¡Querer ea poder! Al cabo hubo un Gobierno con arranquesque impuso el proyecto, y el proyecto se hizo ley... lodo es eau Moreas se decide... Para poder pre- júbilo, hoy entre los políticos y entre ios sentar su candidatura á la Academia obreros... ¡Ahí esnadf. Contar con el pan setiene que renunciar su nacionalidad y na- gurito allá en los días tristes de la vejez... Yo he devorado la ley entera, leyéndola turalizarse francés... Grecia va á perder su hijo más preclaro... Jean Moreas está re- entusiasmado, aprendiéndomela casi de me- J