Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
B TODO EL MUN O, POR CORREO, ABLE, TELÉGRAFO TELÉFONO i ana dolorosa decepción al leer los nombres de los agraciados... ¡Ni son todos los que están ni están todos los que son! hemos declamado con cierto énfasis. En N GRANDE DE ESPAÑA. C a d a vez esa lista nos ha faltado un nombre; un nom, que el Go- bre que ustedes conocen muy ligeramente, bierno francés hace un reparto general de pero que nosotros, los españoles que en Paconfites, es decir, cada vez que vierte el saco rís residimos, amamos y bendecimos: el pe las condecoraciones y recompensas- -cosa marqués d asa- Riera. -gue sucede por lo meaos tres veces al año, -Con sus ochenta años cumplidos, este por la calle sólo venios caras alegres, y en ancianito millonario emplea sus rentas en los periódicos aparecen columnas enteras socorrer infortunios... A él acuden el espaconsagradas á relatar los merecimientos de ñol sin trabajo, el artista sin recursos, la los agraciados. Entre éstos suele haber re- alumna del Conservatorio sin piano, la viupresentaciones de todas las clases sociales; da miserable, el huérfano desvalido... El t a y políticos, diplomáticos, cómicos, escri- marqués de Casa- Riera tiene montada una tores, fabricantes, obreros, industriales... Y oficina con media docena de empleados que luciendo orgullosos el lazo rojo ó la cinta no se ocupan de otra cosa más que de cla violeta van á hacer las visitas de cumplido sificar solicitudes, enterarse de la justicia ta amigos, deudos y parientes para partici- de lasjpeticiones yi repartir los socorros... parles la buena nueva de la condecoración. ¡Pero qué socorros! El ancianito marqués h E s que en Francia la condecoración no hace las cosas bien, y concede pensiones lia perdido nada de su prestigio, todos la espléndidas, -subvenciona hospitales, abre Irespetan. Cuando, hace dos años, la escritora crédito ilimitado á un inventor, y no hay fde folletines Marcela Tinayre se permitió quien llegue á las puertas de su palacio que ciertas burlas á propósito de la Legión de vuelva con las manos vacías... Honor, que acababan de concederla, el Con- ¿Sabe usted? -decíame noches pasadas feejo Supremo de la Orden se rennió en se- un distinguido diplomático. ¿Sabe usted á feión urgente y extraordinaria para anular cuánto asciende lo que el marqués de Casaaa concesión de la gracia. Y todo el mundo Riera ha dado el año pasado oficialmente aplaudió la determinación. ¡A más de novecientos mil francos! Estos novecientos mil francos son cosa IBl Gobierno recientemente fallecido quiso aparte y no tienen nada que ver con los soL imitar las costumbres francesas, que corros particulares que el anciano marqués por algo el Sr. Moret es un político á la reparte anualmente, en silencio, sin que se ¡europea según afirma Natalio Rivas, y se entere nadie, fuera de los socorridos y los Muedó solo repartiendo cruces, encomien- empleados de su casa. cías y collares. Hizo grandes de España, Un cantante español que se encontró en Sponcedió marquesados y condados, premió situación apurada fue hace algunas horas ¿neritas y virtudes... El Sr. Moret asemejá- á visitar aljoiarqués. Cuando volvió exclabase á esos contratistas de obras que reco- mó radiante de alegría... bren las oficinas donde tienen asuntos pen- ¡Es un barbián! Fui, le expliqué mi sidientes de resolución con su buen mazo de tuación, le canté dos jotas y me dio mil ípuros de quince escogidos francos... ¡Bendita ssa su madre! ¡lábreme Dio de discutirla más pequeña Es la Providencia de los españoles que ¡de las gracias concedidas! No... Al que le tropiezan en los escollos de París, el paño ¡hicieron conde ó marqués, buena pro le de lágrimas de todas las desventuras... Todo haga. Al que pusieron un collar, con él al para los españoles... Las puertas de su palafuello se vea toda la vida; al que consagra- cio abiertas están de par en par para el comron grande, que crezca todavía más... A los patriota desvalido y necesitado... ¿Cuánto ¡pjos del extranjero, todos los españoles so- dinero reparte este hombre al cabo del año? líüos grandes. Fue uti ligero servicio que ¿Dos millones? ¿Tres? ¿Cuatro? Imposible kos prestó Offenbach, haciendo popular la calcularlo... Pero ni Rotschild ni ninguno de ¡canción de una de sus más celebradas ope- los millonarios que en París gozan fama de retas. potentados da tanto dinero eomo el mar II grandirá! qués de Casa- Riera, que además practica la II grandirá! caridad silenciosamente, sin bombos en los II grandtra, periódicos, como un hidalgo cristiano que car ti est espagtiol. no quiere que la izquierda mano se entere Y ¡os grandes españoles son tan popula- de lo que la derecha entrega... res en París, que en la revista de Folies Ber- Y n o hablé jamás con el marqués de Casa (gere, el pagado año, había un cuadro sun Riera... Noches pasadas le vi en una rtuosísimo en el que se presentaban lujosas fiesta española- -que seguramente su bolsi! y desabrigadas unas cuantas muchachas es- llo subvencionaba. -Me hizo el efecto de un culíuralmente formadas... ¡Eran los arran- veterano de los tiempos de Espartero... Ágil cies de España y fuerte, paseaba sus ochenta y pico á las Cuando trabábamos conversación con doce de lá noche, y el público se abría res cualquiera parroquiana del promenoir, al en- petuosamente en dos filas para dejarle paso... terarse de la nacionalidad preguntaba: Un coro de bendiciones acompañóle hasta ¡Ah! Español... ¡Usted será grande! la portezuela del coche... -Regular, regular, nada más... -responSin querer recordé entonces esa lista infiamos. terminable de gracias y mercedes que el Ga, i- -jOh, no! Pero usted crecerá... ¡porque binete Moret vertió como benéfica lluvia, y usted es español! pensé: ¿Qué pueden hacerle á este hombre? ¿Qué recompensa habría que inventar para diabloí (Bien está el reparto de este QÜScias y mercedes! ¡Cuesta tan pocogra- hace simpático ancianito que tan buen uso trade sus enormes riquezas? Seguramenajo halagar la vanidad de las gentes... te lo es todo... Es marqués, es millonario, T ero los españoles de París hemos sufrido será grande de España... DE NUESTRO ENVIADO ESPECIAL Dfc fODO EL MUK DO, POR CORREO, CABLE. TELÉGRAFQ Y TELEFONO Y hoy me entero de que este grande hom bre no es grande de España... El Gabinete Moret creyó no haber olvidado á nadie, y se olvidó del que quizá lo merece más... Es posible que el Sr. Moret juzgara que á los ochenta años el viejo marqués puede esperar todavía... Pero no importa... Para los españoles 10 dos, el marqués de Casa- Riera tienepa mayor de las grandezas; para los españoles de París será siempre el más grande de los grandes de España. Jcc; JUAN CADENAS A B C EN PARÍS U MADRIO AL D I p o r vida del mal tiempo Del mal tiempo relativo, por supuesto; porque tan malo como para que no se pudiese pasear desde la Cibeles á la Castellana, no lo estuvo. No llovió, hizo fresco; pero esto fue todo, y ámenos que los acontecimientos políticos haya que anunciarlos, como las corridas de toros, con la coletilla de si el tiempo no lo impide hay que convenir en que ios organizadores de la suspendida manifestación no son ciertamente unos vicarios de Zarauz. Ni para predecir el tiempo han tenido acierto. Bueno, pues tampoco hubo novillada, a Empresa se sintió manifestante; presintió la lluvia y la falta de público y suspendió la fiesta. La gente se dedicó á pasear su intención política. Con ella paseó Montero Ríos. Habíale entonado una poesía campoamoriaaa D. Segismundo: Escribidme una carta, D. Eugenio y se la escribió. Pero la epístola no gustó. Ni la de San Pablo es capaz de contentarle en los actuales momentos. El memorialista repetirá la prueba. Esto y la marcha del presidente del Consejo á Sevilla fue todo lo que hubo ayer de política. Bien poca cosa. ¡Mejor! Por la mañana hubo un mitin femenim para pedir el servicio militar obligatorio. Hablaron más hombres que mujeres; pero masque las mujeres, jamás de los jamases. Una nota interesante y simpática: la visiJ ta de la Reina madre al Asilo de las Lavanderas, de las que es alma y providencia, y en la cual tuvo nueva ocasión de orobar 1 grandeza de su alma. Asunto de todas las conversaciones en loa Círculos, el duelo de Campollano, el hijo mayor del duque de Tamames, en París. Pocos sucesos; la gente jaranera cumplió el precepto dominical. Por la noche tornó á llover. ¿Para que, si ya no hay manifestación? La segunda Salomé en el Real aumentó e número de los devotos de Strauss. Era de esperar y de desear. ECOS MILITARES on motivo de la toma de la alcazaba d Zeluán, el 27 de Septiembre último, han sido agraciados con el empleo de sargentos los cabos Pedro Gestoso Ponce, don Ramón Gasset Chinchilla, D. Lu s Miguel y de Irizar, barón de Benidoleig y D. Diego Fernández Arias López, que tan bizarramente se portaron en Melilla. Se concede además cruces de plata, ro jas, pensionadas y sencillas, á varias cíases é individuos de tropa que tomaron pa rte eu diclia operación í